mayo 11, 2021 2:57 PM

Anuario 2014 de Ríodoce: Empieza bien, termina mal

portas
El 2014 inicia con la captura de Joaquín El Chapo Guzmán y termina en medio de la crisis de Enrique Peña, sin solucionar la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa y con medio país movilizado en marchas y protestas.
chino
ENERO
* Y cayó el Chino Ántrax
Antes intocable y poderoso, y recientemente perseguido. La célula criminal que comandaba, los temibles Ántrax, lució en años recientes bocabajeada y golpeada, luego del asesinato de varios de sus destacados líderes. Ahora el grupo delictivo está sin jefe y en franca extinción.
José Rodrigo Aréchiga Gamboa, de 33 años, pistolero al servicio del Cártel de Sinaloa, fue aprehendido por la Policía de Ámsterdam, capital de Holanda, durante la mañana del martes 31 de diciembre de 2013.
Pasó más de seis meses en Europa y en julio lo trasladaron a San Diego, California, donde enfrenta una acusación federal.
* Parte Liberato Terán en medio de una Universidad-botín
A más de alguno incomodó la bandera del Partido Comunista sobre el féretro de Liberato Terán Olguín. Dirigente estudiantil, catedrático, ex funcionario universitario, luchador social, activista en movimientos de izquierda dentro y fuera de la institución educativa, la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), que lo homenajeaba.
* Yerno de Pedro Avilés es nombrado Secretario de Seguridad Pública en Culiacán
—¿En esas evaluaciones [de Control y Confianza] no le afectó el parentesco político con Pedro Avilés Pérez?
—En ningún momento. Esa persona falleció hace 35 años. Yo tendría 3 años de edad. Yo he conservado esa estadía en la procuraduría desde hace 14 años. Mi esposa tiene 16 años trabajando en la misma institución. Saben la trayectoria limpia de ella. Y que siempre se ha demostrado así, en las áreas que ha estado.
chapo
FEBRERO.
* Adiós al mito
En un operativo en el cual no se disparó un solo tiro, cayó en Mazatlán “el narcotraficante más buscado del mundo”. El mito quedó atrás. El Chapo Guzmán es de carne y hueso y tan grande como su fama es el impacto de una noticia que le dio la vuelta al mundo en diez minutos. Detenido en 1993, fugado en 2001 y buscado por tres presidentes y cinco procuradores, estaba dormido en un condominio de la Avenida del Mar cuando fue despertado por el estruendo de los soldados de la Marina que tumbaron su puerta al amanecer del sábado. Empieza una nueva historia para el capo, pero también para el país en materia de narcotráfico. Y para Sinaloa.
Las primeras versiones empezaron a llegar a México a través de funcionarios del Departamento de Estado de los Estados Unidos, quienes afirmaban que el sábado por la mañana la DEA había detenido a Joaquín Guzmán y que más tarde el gobierno mexicano haría el anuncio.
Fue imposible que la denuncia no se filtrara. A las 9:20 horas la agencia AP ya estaba poniendo en circulación una primera información preliminar donde anunciaba que “el capo del cártel de Sinaloa, Joaquín el Chapo Guzmán, fue detenido durante la noche de este viernes en un hotel de Mazatlán, Sinaloa, por autoridades mexicanas y de Estados Unidos”.
En la habitación, de apenas 50 metros cuadrados, no había nada mal acomodado, salvo en la recámara. Los elementos de la Armada tumbaron la puerta, aprehendieron a Guzmán Loera y salieron con los dos hombres para subirlos a una camioneta CVR blanca, para ser directamente llevados al Aeropuerto Internacional de Mazatlán.
* Hasta luego… Federico Campbell, la dulce y tímida vida de un hombre generoso
Tímido, solitario, generoso, impecable como escritor y esposo y ciudadano, amante de la música clásica y especialmente de la italiana, obsesionado con el misterio neurocientífico del cerebro y la memoria, tierno, dulce, discreto, solidario y comprometido con su trabajo y sus letras. Así fue Federico Campbell.
Carmen Gaitán, su compañera, esposa y cómplice, lo conoció el 9 de noviembre de 1985, durante la cena del noveno aniversario del semanario Proceso, en la Ciudad de México. Ella, editora. Él, periodista y escritor: llegó, preguntó si ella era ella y le preguntó si le interesaba publicar un libro sobre Fidel Velázquez.
“Él no hacía gala de ostentación de sus conocimientos, siempre como que andaba despistado, como que decía las cosas de lado. Pero lo mismo sabía de teatro, cine, muchísimo, música, y empezamos a compartir muchas actividades que a los dos nos fascinaban, porque yo he estado siempre en el mundo de la cultura y compartíamos cine, teatro, viajes. Él tímido y yo sociable: lo jalaba a un mundo de amigos, cenas y reuniones”.
* Melo, Coordinador
Apenas acababa de aplaudir su jubilación cuando, ocho días después, Mario López Valdez anunciaba la integración del Gral. Moisés Melo García al gabinete. El cargo: Coordinador General de Seguridad, adscrito a la Secretaría de Gobierno.
amarillas
MARZO
* Los Amarillas a juicio
Mario López Valdez es asiduo visitante a una finca propiedad de la sinaloense Gabriela Amarillas López, boletinada por el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, como socia de Juan José Esparragoza Moreno, el Azul.
La finca, llamada La Huerta del Abuelo, se encuentra en la cabecera municipal de Mocorito. Vecinos del lugar aseguraron que el gobernador llega en helicóptero “muy seguido” y que hasta duerme en el lugar.
Gabriela Amarillas es hija del subsecretario de Administración y Finanzas del Gobierno del Estado, Gildardo Amarillas.
El Tesoro designó en su lista de personas vinculadas al narcotráfico con las que se prohíbe sostener relaciones financieras, al mexico-colombiano Hugo Cuellar Hurtado, señalado como uno de los principales colaboradores de Juan José Esparragoza Moreno, el Azul.
* Las macabras y cínicas marchas a favor del Chapo Guzmán
Se reunieron alrededor de las cinco de la tarde en las escalinatas del templo de La Lomita. Eran alrededor de mil 200. Pocos con paliacate y muchos mensajes en uno solo: “Sinaloa es tuyo, Chapo”, decía la espalda de una camiseta blanca portada por un secundariano.
A los lados, bellas mujeres en vehículos de lujo. Todos de blanco, hasta los automóviles y las mantas y pancartas, con letra de imprenta. Letras grandes e inmensas como el miedo colectivo a los criminales que todo ciudadano padece en la capital sinaloense, como primer y casi siempre único sentimiento.
Era el narco nuestro de cada día, ese de todos los días congregado ahí, mostrándose diáfano, retador, potente, festivo y exigente. Liberen al Chapo, decían, gritaban, bailaban. Su paso por la avenida Obregón fue seguro y sin vigilancia policiaca, y apenas uno que otro agente de Tránsito se asomó para facilitar el de por sí estropeado tráfico en alguna bocacalle.
pena
ABRIL.
* Acota EPN los tiempos de Malova
En visita presidencial, Enrique Peña Nieto hace comentario sobre la sucesión.
“A mí me da mucho gusto que aquí está David López, quien es sinaloense, pocas veces ocupa el presidium”, comentó el Presidente.
“Él es el coordinador de prensa, pocas veces tiene lugar en el presidium, pero me hace el favor de apoyar y creo que cada vez que viene, señor Gobernador, los políticos sinaloenses se inquietan mucho, pero no hay razón para ello”, dijo Peña Nieto entre risas ahogadas por los aplausos.
“No debe haber razón, porque David está en lo suyo, trabajando en la Comunicación Social y apoyando a la Presidencia de la República…”, aclaró con aparente seriedad.
“Pero nunca mates esperanza alguna, mi queridísimo Gobernador”, sentenció Peña Nieto, sin dejar de reír.
* Rastreadores de cuerpos
“San José, Ahome. Cinco cuerpos en avanzado estado de descomposición fueron exhumados de cuatro tumbas clandestinas localizadas y excavadas por civiles… tenían meses buscando tumbas clandestinas, hartos de la ineptitud de la PGJE de Sinaloa para encontrar a personas desaparecidas.
Aunado al dolor de haber perdido a familiares, ese grupo de civiles, ya organizado en equipos, lo mueve también demostrar que el procurador Marco Antonio Higuera Gómez es incapaz de proporcionar justicia a la sociedad agraviada por la violencia…”
* Muere Auditor Marco Antonio Fox Cruz
La muerte de Marco Antonio Fox despertó muchas especulaciones por el papel que estaba jugando al frente de la ASE. Pero todo indica que murió accidentalmente. Un agricultor culichi que viajaba como casi todos los días a La Cruz de Elota, iba detrás del auto en que viajaba Fox y miró cuando de repente se salió de la carretera, volvió a subir estrepitosamente, atravesó los 16 pasos de asfalto y cayó clavado de punta en una cuneta, entre eucaliptos y tabachines.
No llevaba puesto el cinturón de seguridad. Casi al instante Marco Antonio Fox quedó inconsciente por un golpe demoledor en la cabeza. Y ya no se recuperó.
cazada
MAYO
* Saña incomprensible
Desde que su hijo desapareció, Sandra Luz Hernández lo dijo una y otra y otra vez: las personas que lo tenían en sus manos o que sabían su paradero son los hermanos Gabriel y Joel Valenzuela, con domicilio en la comunidad de Paredones, al norte de esta ciudad capital.
Y a pesar de su insistencia después de aquel 12 de febrero, en que fue visto por última vez Édgar Guadalupe Félix Hernández, nadie los detuvo. Ni siquiera fueron citados a declarar ante el Ministerio Público, con todo y que son sabidas sus actividades ilícitas en el Cártel de Sinaloa, supuestamente en una de las células de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, ex líder de esta organización criminal y hoy preso en el penal de máxima seguridad del Altiplano.
Sandra Luz lo dijo. Lo gritó. Golpeó las puertas, los escritorios, retumbó paredes y muebles de las frías oficinas de la PGJE, el Ministerio Público, la Policía Ministerial del Estado, y cuanto servidor público estatal o federal la escuchó: fueron ellos.
A Sandra Luz Hernández la mataron en la colonia Mazatlán, a pocos metros de la transitada calle Constitución; una camioneta blanca se les emparejó, de ésta descendió un joven de mediana estatura, quien rápidamente se puso una capucha, sacó un arma y disparó en contra de Sandra Luz. Fueron 15 las heridas de bala. Saña inaudita, para que no quede duda del remitente, ni de la firma, ni del mensaje. Todavía en el suelo, ya sin vida, siguió recibiendo balazos.
* Farándula mortal
Algo tienen en común estas mujeres que corren con prisa hacia la muerte: son artificiosamente hermosas, lucen prendas y joyas baratas y caras, se mueven en autos de lujo, suyos o ajenos, y tienen amigos, novios, esposos o amantes narcos.
Tienen el vicio de autorretratarse —ahora que están de moda las selfies— y se dejan fotografiar, vestidas, semivestidas, en trajes de baño, en la recámara de su casa o en los baños de los antros, solas o en grupo, con amigas y con amigos. Y algunas se destrozan entre sí en las redes sociales, acusándose de “robamaridos”, “nacas”, “putas”, “reputas”, “putísimas”.
Les encanta la red, ahora infinita. Por eso empezaron a lucirse en los blogs; más tarde se trasladaron a los metroflogs, luego a Facebook, después a Youtube y ahora se exhiben en Instagram.
azul
JUNIO
* Vida y muerte de bajo perfil… el Azul
La especie empezó a correr en Culiacán: Murió el Azul. Primero que en Guadalajara, después que en la ciudad de México. Pero había un dato que no se movía: murió de un infarto. La información, desde que llegó a Ríodoce, siempre fue imprecisa, dudosa. Por eso se requirió la confirmación de fuentes diversas, amigos de la familia, gente ligada al cártel de Sinaloa —Culiacán es una ciudad muy chica y están por todas partes— y algún policía. Todos coincidieron: murió. Tuvo un accidente y después de varios días de convalecer sufrió un infarto. Los restos, dijeron las fuentes, fueron cremados.
Pasó una semana y ni en México ni en Estados Unidos tocaron el tema. La DEA, en contacto con Ríodoce desde Washington, reviró que se enteró el lunes de la presunta muerte del Azul y que ya su oficina en México estaba investigando el caso. Tampoco volvió a decir nada. En medio de la especulación por la falta de elementos contundentes, el Gobierno mexicano estaba entrampado.
Más allá de lo que ocurría en la ciudad de México, en diversos círculos culichis se reforzaba la versión de que, efectivamente, Juan José Esparragoza Moreno, uno de los narcotraficantes más poderosos de este país en las últimas dos décadas, había muerto.
* Asesinato anunciado
Ramón Corrales Vega, ex comisariado ejidal de esta comunidad y defensor de la mina Cuauhtémoc, despojada a los comuneros naturales por la chihuahuense María Hermila Márquez y la empresa de capital chino Paradoux Global Resources, fue asesinado a sangre fría y por la espalda. Siete meses antes, él y sus 17 compañeros ya temían por sus vidas.
Antes de ser asesinado, Ramón se había ocultado en su rancho, en Buyachapa, a unos cinco kilómetros sierra arriba de esta comunidad. Había llegado ahí 20 días atrás de ese fatídico 22 de mayo, escapando de la Policía Ministerial del Estado, que en dos ocasiones fue a su casa, en la colonia La Higuerita, para aprehenderlo. Ramón tenía pendiente de ejecución una orden de aprehensión por el mismo delito por el que sus hermanos y 12 de sus compañeros estaban presos, aunque él nunca estuvo en el bloqueo y jamás se pronunció a favor de él, pero resultó culpable del cargo por invención del entonces director de averiguaciones previas, Arturo Arellano y sus auxiliares, que manipularon las declaraciones para incriminar al líder ejidal. Por eso, porque sabía que era un objetivo a silenciar por el gobierno malovista, Ramón se ocultaba. Durante 20 días lo consiguió.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.