junio 14, 2021 1:21 PM

Iguala los iguala

Navarrete y Aguirre
Los trágicos acontecimientos de Iguala, Guerrero, se dan en un ambiente de descomposición que comprende a la mayor parte del país. Tiene también rasgos característicos de la región que pueden rastrearse en la historia reciente y antigua de aquella parte del territorio nacional. Algo parecido a Michoacán, con el que comparte vecindad. Pero también es cierto que hubo varios avisos que de ser atendidos pudieron evitar la infamia. Lo supieron el PRD, el gobierno estatal y el gobierno federal. Los paralizó, a los tres, el pragmatismo, las complicidades y la simulación que se ha ido convirtiendo en el deporte favorito de los gobernantes de México en todos los niveles.
Hoy se sabe que el presidente municipal prófugo, José Luis Abarca, estaba casado con una mujer cuya familia, en gran medida, ha estado inmersa en el crimen organizado. Se sabe también que cuando fue postulado no era miembro del PRD, por lo que fue candidato externo y que coqueteaba con el PRI con tal de apoderarse del gobierno municipal.
Igualmente se ha revelado que pertenece a la corriente Nueva Izquierda (NI), más conocida como “los chuchos”. La misma que lo impulsó como candidato, puso a Carlos Navarrete en la dirigencia nacional y se benefició de los apoyos que les otorgó quien anda ahora a salto de mata en la reciente elección interna perredista.
La tragedia amenaza también con tocar a MORENA, un desprendimiento del propio perredismo. Con el paso de los días se ha ido conociendo que su prospecto a la gubernatura de Guerrero, el exsenador y actual funcionario estatal Lázaro Mazón, está estrechamente relacionado con Abarca, cuyo suplente es hermano de Mazón y con el también prófugo secretario de la policía de Iguala. Lázaro ha sido acusado de haber sido el impulsor de Abarca hacia la candidatura a presidente municipal. Al parecer los nuevos candados para evitar la contaminación están mostrando muy pronto sus deficiencias. El caudillismo, como el presidencialismo, no es un buen sistema para gobernar ni para dirigir partidos. No existen vacunas para estos males, sólo controles y más controles como sigue insistiendo sin cansancio Buscaglia.
Estos horrendos crímenes también recibieron abono de un pragmatismo, “obsesión electoral” le llamaba Monsiváis, que ha conducido a las complicidades de quienes controlan al PRD con los gobiernos priístas y panistas, al generalizado clientelismo interno, a generar fracturas que no han terminado ni con la desastrosa escisión encabezada por AMLO, a la desorganización y a la entrega de candidaturas al mejor postor menospreciando sus propias fuerzas y propuestas.
En este deterioro NI tiene un alto grado de responsabilidad. No es que todos los defectos partidarios hayan surgido con su llegada a la presidencia nacional pero si se agravaron y se institucionalizaron. Y, por añadidura, se fueron perdiendo las virtudes que se habían salvado. En esto no hay casualidades. Su responsabilidad es ya ineludible y no debe quedar impune, lo que suena bastante difícil porque la correlación interna los favorece, no por sí mismos sino por las complicidades de otros grupos internos.
Ante los espeluznantes acontecimientos de los últimos días el PRD ha sido colocado ante el reto de refundarse o morir. Para lo primero se ocupa un golpe de timón, pero éste no vendrá de Navarrete ni de NI, como ha quedado claro con sus primeras definiciones. Reconocer solamente el gravísimo error de seleccionar a un candidato monstruoso a una alcaldía queda muy lejos de una verdadera autocrítica y del inicio de una reconstrucción. Para sus aliados internos ha llegado el tiempo de reconsiderar. Después será demasiado tarde.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.