mayo 8, 2021 7:03 PM

Abucheo y honor

abucheo
Un lugar común en política es decir que gobernar a la larga desgasta: Sea ésta porque el que lo practica tiene que tomar decisiones en condiciones siempre de mucha demanda y recursos escasos; sea éste por estar constantemente en los medios de comunicación justificando el día a día lo suyo y lo de su equipo; sea porque hay que opinar de todo hasta de lo que no se sabe; sea porque la vida privada se vuelve pública y se conocen o inventan detalles; sea porque no les dio el gusto a todos; sea porque su trabajo resultó deficiente o la deslealtad que nunca falta entre sus antiguos aliados; sea, vamos, porque el cargo en sí mismo es frágil, desechable y sustituible.
Pero en el caso de ejecutivos como Malova, que han cogobernado con poderes fácticos y amigos a los que ha pagado facturas, favores y querencias, el desgaste adquiere una dimensión mayor pues se ha dejado de hacer lo que debe hacer un gobierno que pretendió ser el “mejor del país”.
Es decir, formar un equipo de gobierno capaz y eficiente que esté por encima de ese grupo de ambiciosos que están pensando en sus chequeras, antes que en el servicio público o en que le vaya bien a su estado.
Y en ese sentido, el de Malova fue un poder disminuido desde el primer momento, cuando decidió hacerlo de cuotas y “cuates”. Cuando no ejerció su liderazgo ganado ampliamente en las urnas y como Fox, lo dilapidó rápidamente, sin ninguna consideración ética o política.
Y lo peor, si sigue así lo llevará hasta el final, sigue gobernando con las mismas políticas y los mismos “cuates” desde el primero de enero de 2011, muy a pesar de errores, errores, corruptelas e incapacidades.
El abucheo contra Malova y Arturo Duarte durante la inauguración del Centro Usos Múltiples (CUM) de Ahome, donde estaban congregadas más de 7000 personas que asistieron a ver la pelea entre Jorge Travieso Arce y Jhonny González, fue estruendosa, espontánea, inquietante, contundente.
Un signo inequívoco del declive de la popularidad de Malova, pues ocurre en el municipio que gobernó y donde hasta obtuvo una buena calificación como el “mejor presidente municipal del país” y donde logró la mayor cantidad de votos en 2010.
Y este abucheo llega en el peor momento, cuando se ha adelantado el proceso sucesorio y el presidente Peña Nieto está moviendo sus piezas, que no son las del gobernador. Más aún, son dardos envenenados que le están quitando el sueño a todos los del equipo malovista y muchos de ellos ya están viendo como bajarse del barco para no ser los que tengan que apagar la luz del sexenio.
Quizá, con esos indicios preocupantes, hasta la pelea podría haber sido co-organizada desde el poder para demostrar que Malova sigue teniendo músculo. Que no está agotado. Y los paisanos lo hacen fuerte y lo sostienen contra viento y marea. Pero, como dice el refrán, la confianza mata al hombre. Como sucedió al mismo Travieso Arce, que confiado sucumbió ante la juventud y la potencia de Jhonny González.
Y un gesto del final de la pelea que no debe soslayarse por su lectura entrelíneas, fue cuando ya derrotado el Travieso Arce, lo vemos angustiado y desesperado por ir con “mi gobernador” seguramente para justificar su derrota, pero aquel ya había abandonado el recinto boxístico. No era el momento de la máxima, “muera el rey, viva el rey”; quizá el gobernador se sentía igualmente derrotado y se había ido para evitar una nueva andanada de gritos molestos, ahora más por la derrota de su ídolo de las siete coronas mundiales.
Y es que lo sucedido en el CUM podría volver a ocurrir en cualquier lugar del estado, de manera que el aura de simpatía populista que le ganó mucho apoyo y confianza entre la gente estaría llegando a su fin.
Malova se encuentra en un momento muy sensible de su gobierno; el tiempo, como a Fox, se le está agotando con extraordinaria rapidez; los tiempos y ritmos políticos se operan desde el centro del país, sin saber qué hacer con esto que lastima su dignidad y que otro gobernante más atrevido podría jugarse el todo por el todo.
Quizá como lo hizo el Travieso en los últimos rounds. No importa que le paren la pelea, al final lo que importa en política es con que actitud termine. La masa es noble con quien se juega el honor hasta el último segundo.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 953
02 de mayo del 2021
GALERÍA
Colapsa puente de la línea 12 del metro de CdMX, al menos 23 muertos y decenas de heridos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.