mayo 11, 2021 9:07 PM

La guerra de las dietas

CARBOHIDRATOSCarbohidratos, grasas y comida chatarra
Daniela Medina/ Sin Embargo
La reducción en la ingesta de carbohidratos proporciona un beneficio mayor al peso y salud de las personas, que una dieta baja en grasas, de acuerdo con un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Tulane, en Estados Unidos.
Para llegar a esta conclusión juntaron a un grupo de 148 adultos obesos, sin problemas de diabetes o cardiacos, la mitad se sometieron a un régimen alimenticio que sólo admitía un límite de 40 gramos de carbohidratos al día, mientras que al resto se le limitó la ingesta de grasas al 30 por ciento de su consumo diario de calorías.
Tras el paso de un año, el primer grupo perdió en promedio 5.5 kilos y más grasa corporal, además de una mejora en sus niveles de colesterol y triglicéridos, en contraparte del resto, que sólo redujo 1.8 kilogramos.
En el caso de los mexicanos, la dieta se inclina a los carbohidratos, sin embargo, casi siempre van acompañados de grasa, sal y azúcar y se dejan a un lado las proteínas (carne de res, pollo, pescado, huevo, etc.) debido, en gran parte, a su costo elevado, de acuerdo con la nutrióloga María de la Paz Gutiérrez, de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).
La doctora menciona que los carbohidratos son lo más fácil de obtener y conseguir, como un bolillo, una tortilla o una bolsa de pastelillos empaquetados.
“Es mucho más nutritivo y mucho más económico […] las empresas no fallan en ponerte cuánto es una porción, pero a la gente no le importa, si vienen seis galletas, se comen seis galletas y luego se comen otro paquete”, dice.
“Entonces la gente se quita el hambre y se alimenta únicamente con carbohidratos”.
Y continúa, “la proporción normal para un dieta promedio (50 por ciento de carbohidratos, 30 por ciento de grasas y 20 por ciento de proteínas) es un equivalente a seis rebanadas de pan o tortillas al día y mucha gente sobrepasa estas cantidades por mucho”, dice.
En el caso de las grasas el problema es el mismo, además de que hay una “satanización” a su alrededor, “el punto es conocer cuáles son los distintos tipos de grasa, están las saturadas, que son las de la carne; las monoinsaturadas como la del aguacate y las poliinsaturadas, como las almendras y las nueces, pero no conocemos las raciones y caemos en circunstancias de abuso.
“En una dieta normal, suponiendo que ya fuimos con el nutriólogo, que nos ofrecieron una dieta balanceada, el punto es saber incluirlas todas en nuestra dieta y poder eliminar un poco el producto animal unos cuantos días a la semana”, señala la experta.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.