agosto 11, 2020 3:59 PM

Ningún pinche cinco me robé: Zenén Xóchihua

Zenén Xóchihua. Que no se hagan…
Zenén Xóchihua. Que no se hagan…

“Nosotros solo continuamos la herencia priista”, dice contrariado el ex alcalde panista de Ahome
No era el panista de siempre. Ahora estaba rojo de ira. Molesto. Tanto que hasta la figura y el buen decir perdió: “No me robé ningún pinche cinco”.
Era el ahora ex alcalde de Ahome: Zenén Aarón Xóchihua Enciso, quien así hablaba. Estaba flanqueado por su gabinete, y ahora ex funcionarios puestos en la picota pública, desacreditados socialmente, ácidamente criticados por obtener un finiquito de cuando menos 80 mil pesos cada uno por trabajar tres años en el gobierno municipal, periodo que ya sabían termina el día último de diciembre del 2013.
Se habían cuidado de todo, para darse la liquidación. Estudiaron los errores de administraciones anteriores, para no repetirlos y evitar ser llamados a rendir cuentas ante la Auditoría Superior del Estado o a devolver los pagos.
Analizaron que en periodo de Policarpo Infante Fierro se pagaron liquidaciones por 10 millones 845 mil pesos, y que en el de su antecesor, Esteban Valenzuela García se erogaron 15 millones 805 mil pesos por el finiquito a personal de confianza. Zenén se cuidó de no descobijar al gobernador Mario López Valdez, en tiempos de alcalde.
Con los montos en mano, entonces urdió: ¿por qué ellos no habrían de autoliquidarse? Cubrieron todos los agujeros legales. Elaboraron el presupuesto, cabildearon la aprobación entre regidores, y guardaron el dinero religiosamente, mes tras mes.
Llegado el momento llamaron a los interesados, a sus incondicionales y a sus cómplices en las jugarretas palaciegas. Fírmele la póliza, ordenaba la pagadora. Y aquel funcionario al ver las cifras nomás la sonrisa se le veía en el rostro. Eran cheques a su nombre por dos y tres cifras. Dobladito, el papel fue guardado en los bolsillos, y luego canjeado en ventanilla. La billetiza voló de una cuenta oficial a una privada. Y ahora sí, calladitos a entregar las oficinas.
“No liquidamos con depósito en efectivo porque después no firmaban. Y entonces tendríamos un problema, una llamada de atención de la Auditoría Superior del Estado. Eso le pasó al Chino Esteban, pero a nosotros no. Nos cuidamos”, recordó el propio ex alcalde.
El ex presidente municipal entraba ya caliente, y ni las ganas de vaciar la vejiga lo detuvieron. “Para qué tanta pinche crítica, si ningún pinche cinco me robé. Que chinguen a los de atrás, que ellos nos dejaron el caminito andado. Nosotros lo que hicimos fue nada más seguir una costumbre priista. Nos quieren hacer aparecer como los malos, cuando los anteriores se llevaron más. Tanto escándalo por unos pinches centavos”.
Ya entrado, y corriendo salivazos, prosiguió: “que los priistas no se hagan de la vista gorda, que no critiquen porque a ellos también le tocó. A ver qué dice Nora Arellano, que a mí me tocó liquidarla cuando fue de Cultura con el Chino Esteban. A ver qué dice la Tamayo con su pensión de 72 mil pesos. Ellos son incongruentes cuando piden que los funcionarios regresen las liquidaciones, y ellos ¿las van a regresar?
Zenén afirmó que la campaña de linchamiento contra su persona “no se vale”.
Y aseguró que al dar su posición ante el escándalo que ha generado la liquidación de funcionarios, prefiere dar la cara. “No busco la confrontación, sino aclarar. Nosotros sólo continuamos la herencia priista”.
Y a esa herencia priista afirmó que también la respetaba, la respaldaba y la apoyaba porque yéndoles bien a los priistas y a la administración de Arturo Duarte García “nos va bien a todos”.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 915
09 de agosto del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos