Convicción y consistencia: Raúl Ibáñez

raul-ibanez1
Era el inicio del año 2003, habían transcurrido escasos dos años de la alternancia en el nacimiento de la democracia mexicana.

En un clima de esperanza y en un contexto de anhelos en proceso de consolidación, nace Ríodoce.

El grupo de iniciadores de este proyecto se había encontrado en el seno del periódico Noroeste, en Culiacán, Sinaloa, donde ya daban muestras de ser verdaderos reporteros de investigación.

Por desavenencias irreconciliables con el estilo de dirección del periódico, se escindieron Ismael Bojórquez, Javier Valdez y Alejandro Sicairos, amigos míos desde entonces.

Dada la inquietud innata en el empresario José Lichter Salido, en materia de medios de comunicación (mucha gente no sabe, que Lichter fue coordinador de Comunicación Social en el gobierno de Sinaloa de Alfredo Valdez Montoya), nos planteamos la posibilidad de apoyar el naciente esfuerzo de Ríodoce, y así junto con otros empresarios, profesionistas y activistas sociales; se formó Reporteros en S.A. de C.V.

El día de la aparición pública de Ríodoce, me hacen el favor de pedirme que dijera algunas palabras, recuerdo que al sentarme a escribir el mensaje, lo primero que se vino a mi mente fue preguntarme que define a un grupo como este de periodistas, al margen de la calidad de sus textos.

Llegué a la conclusión que era su convicción y consistencia.

En mi mensaje que se publicó en el primer número de Ríodoce y que Ismael Bojórquez intituló: “lo que vale… duele”. Decía yo en dos fragmentos del mismo:

“No podemos dejar de reconocer logros, sin embargo todavía existen en nuestra sociedad; lacras e inercias que continúan constituyendo amenazas muy graves contra el principio de justicia y contra las bases éticas en que se fundan la democracia y el estado de derecho”.

“Hoy quiero decirles a los de Ríodoce, que sé que este esfuerzo bien vale la pena, si se está dispuesto a:

Que duela la injusticia!
Duela la verdad!
Duela la denuncia!
Duela el compromiso!
Duela y cale hondo… la defensa de la libertad de expresión!”

Tanto ayer en ese 2003 ya lejano, como hoy en este desconcertante, triste y frustrante 2017,  Ríodoce sigue firme, incólume, de espíritu libre, desinteresado, y a pesar de la lamentable partida de Javier, firmes en la convicción, desinterés y consistencia, sin mezclar ni compromisos, ni intereses.

Periodismo de convicción y congruencia… eso es Ríodoce.

La partida de Javier no debe de significar qué hay una derrota moral, ni física de lo que Javier buscó en vida, habemos muchos que lo acompañamos en su lucha por lo que creemos es el estado de derecho, la defensa de la democracia y el acompañamiento a su familia; hijos, esposa, familiares y amigos es total y absoluta.

La última vez que vi a Javier fue en un avión en enero de 2017, en viaje de la Ciudad de México a Culiacán, lo saludé, como siempre me contestó afable, comedido y directo… le pregunté, en tono de broma: “¿Oye Javier se acerca mi época de retiro. Como socio de Ríodoce, que puedo esperar, para poder retirarme?”.

“Sígale taloneando, Bato”, me dijo… definitivamente gente de convicción y consistencia.

Descansa en paz, Querido Javier!!

Raúl Ibáñez Márquez

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Aseguran 50 toneladas de crystal en Alcoyonqui

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Zona de contacto » Fernando Ballesteros

El arreglo entre Sultanes y Rieleros

Desde los 11 Pasos » Arturo González

Kalusha suspendido por FIFA

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: El enemigo

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

Los nuevos escenarios para el narco

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

La llama doble

» Ñacas y Tacuachi

188996

La fuga

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com