Malayerba Ilustrada: Huéspedes

Hasta la madre de su casa y de comer frijoles, decidió irse con el novio. Apenas lo conocía pero tenía una escaleid del año: dorada y grande, imponente y brillante como un sol, ruidosa y de motor alterado, sonaba La cucaracha cuando el joven novio iba por ella y aplastaba el claxon. Ella salía brincando, liberada de las cadenas de la miseria en que vivía su familia.

Iba por ella a la prepa y de ahí se salió cuando él le propuso que se fueran a vivir juntos. Le puso una casa grande, de seis recámaras. Es tuya, le dijo. La compré para ti. Y al otro día, mientras los cargadores metían los muebles y los obreros hacían arreglos y detallaban, ella se instaló en sus aposentos.

Ese mediodía que decidió irse de su casa, a sus dieciséis, su padre le había puesto una pela. Hija de tu chingada madre, te crees riquilla cabrona. Pero yo soy más cabrón. Y le pegó varias cachetadas y le dejó muescas de los cintarazos en la espalda. Órale, pa que te eduques. Ella no chilló. Orgullosa se puso de pie y miró a su madre, como despidiéndose de ella. Agarró el plato de frijoles y lo estrelló en el piso. Gritó trágatelo tú, dirigiéndose a su papá. Y se fue.

No tenía ni dos semanas de novia pero al joven de la Colt en la cintura le fascinó la idea de llevarse consigo aquella chaparrita morena, cuyas ondulaciones brincaban cuando usaba faldas cortas y voladas. Era su novia, su morra, su amor, su trofeo. La idolatró, la puso en un altar y la encerró en esa casona inmensa en la que ella era todavía más diminuta y conservaba esa belleza, con todo y ese bebé recién parido.

Una noche llegaron cinco suburban y quince hombres. Todos encuernados. Se metieron a la cochera e ingresaron seguros a la mansión. Ella salió a la sala, espantada. Quiénes son ustedes, qué quieren. El de gabardina hizo señas y bajaron cajas con botas de avestruz, hieleras con carnes y mariscos y cerveza, paquetes de droga. El hombre la miró y se acomodó en el sillón más grande.

Otro de los empistolados bajó y le lanzó un piropo a la mujer. El de gabardina lo castigó: te quedas en la suburban por faltarle respeto a la señora de la casa, pídele disculpas, pendejo. Se dirigió a ella y le explicó que era el jefe de su esposo, que les había dado permiso para quedarse unos días porque necesitaban esconderse.

Dónde duermes, preguntó el jefe. Le dijo que en el cuarto de servicio. Eres muy lista, respondió él. A partir de hoy yo duermo ahí. Repartió las recámaras y le pidió que no se preocupara. No le va a pasar nada. Ahí permanecieron quince días. Al esposo le encargaron que custodiara la entrada, mientras el bebé bailaba entre colillas de cigarros de mota, hilos de polvo blanco y botellas vacías de bucanas.

Columna publicada el 23 de septiembre de 2018 en la edición 817 del semanario Ríodoce.

Los comentarios están cerrados.

» Riodoce tv

Firma del decreto presidencial para el Acceso a la Verdad en el Caso Ayotzinapa

» Impreso

Christian Villanueva tomó la mejor opción

  Podrán decir misa, pero Christian Villanueva hizo la mejor jugada de su carrera de 10 años en el beisbol profesional: Firmar un contrato de 2 millones de dólares —podrían ser 3— para la temporada 2019 de la Liga Japonesa. Y es que a pesar de sus 20 jonrones este año con los Padres de […]

Chivas ¿quién tiene la culpa?

La cima se pinta de ‘Guinda’

Mi vida dentro

Columnas VER MÁS PUBLICACIONES

Impreso » Fernando Ballesteros

Christian Villanueva tomó la mejor opción

Desde los 11 Pasos » Arturo González

Chivas ¿quién tiene la culpa?

Malayerba » Javier Valdez

Malayerba Ilustrada: El pastel

Altares y sótanos » Ismael Bojórquez

La Guardia Nacional, una apuesta temeraria de AMLO

Alfabeto QWERTY » Andrés Villarreal

Unas cuantas mentiras desde Nueva York

Opiniones VER MÁS PUBLICACIONES

Ernesto Hernández Norzagaray

AMLO y los mass media

Ernesto Hernández Norzagaray

Blancarte en su encrucijada

José Antonio Ríos Rojo

La Vida y la Muerte

Ernesto Hernández Norzagaray

El delirio neoliberal

» Ñacas y Tacuachi

203328

La estrategia del Ñacas

» Policiaca

Ejecutan a tres jóvenes en Villa Universidad

Tres jóvenes fallecieron al ser atacados a balazos con fusiles tipo cuerno de chivo la noche de este domingo cuando circulaban a bordo de una camioneta modelo reciente sobre el boulevar Las Américas y calle Pitágoras en la colonia Villa Universidad. Durante el ataque, se informó que otro joven resultó gravemente herido y fue trasladado […]

Se incendia casa en Villa Unión que almacenaba clandestinamente combustible

Muere mujer arrollada en zona industrial de Los Mochis

Matan a desconocido en Los Mochis

Interlucion, +Vector - Autores: Marco Antonio Castillo Del Rincón, Pedro Ricardo Estrada Medina - http://www.interlucion.com http://www.masvector.com