Cine: ‘Close’

cine close

En la casa de uno o del otro, Leo (Eden Dambrine) y Remi (Gustav De Waele) hacen todo juntos: juegan, comen, platican y duermen la siesta; se acompañan al ir a la escuela y reciben clases en el mismo salón. Sus familias no solo están de acuerdo, sino encantados de que los adolescentes tengan esa amistad tan profunda. El problema se presenta cuando sus compañeros cuestionan el tipo de relación que tienen, porque eso hace que Leo dude de Remi, lleguen a los golpes y terminen separados, sin la posibilidad de dar marcha atrás.

En varios sentidos, Close (Bélgica/2022), dirigida por Lukas Dhont, es una de las películas más entrañables, conmovedoras, tristes y frustrantes a la que se pueda tener acceso. De la misma manera, con un poco de disposición de parte del espectador, la nominada al Oscar a mejor película extranjera en 2022, podría propiciar el cuestionamiento de cómo debe vivirse la amistad, qué se podría permitirse y no entre los amigos, cómo debería expresarse el afecto entre ellos, y por qué el cariño en una relación así se piensa “en otro sentido”.

El planteamiento anterior es uno de los logros más importantes de la cinta escrita por Dhont junto a Angelo Tijssens, porque deja claro que, de haber un problema, no está en los personajes que llenan la pantalla con una amistad sana, transparente, honesta, libre y leal, sino en los que están a su alrededor, incluidos los sentados frente a la pantalla, quienes, de seguro y muy pronto, juzgan y ven “lo que no es”, por lo que Close bien pudiera ser un “instructivo” de cómo funcionan los estereotipos y de las trágicas y lamentables consecuencias que acarrean.

El filme disponible en MUBI se da el lujo de contar con las naturales, verosímiles y precisas actuaciones de los debutantes Eden Dambrine y Remi Gustav De Waele, quienes muestran una enorme capacidad histriónica al interpretar a Leo y Remi, los adolescentes envueltos en una amistad profunda, solidaria, cómplice y empática, de esas en las que solo basta una mirada para comunicar con exactitud a la otra persona lo que siente y piensa; en la que se disfruta realmente la compañía; y que son la prueba de que este tipo de relación es de las más significativas que se puedan tener.

Otro aspecto interesante de la película del realizador de la muy destacable Girl (2019) es que posee varios momentos realmente disfrutables, como el correr de los protagonistas en un campo de flores, las inocentes expresiones de cariño, los imaginativos y creativos juegos y los recorridos en bicicleta. Sin embargo, otros aspectos también impactan, conmueven, estremecen y provocan un sabor amargo: la desgarradora y liberadora carrera de Leo para “expiar su culpa”; y el regresar a la casa y al cuarto del amigo, tras un contundente hecho, por ejemplo.

Indiscutiblemente, la cinta es agridulce: las actuaciones son excelentes; la música a cargo de Valentin Hadjadj se disfruta mucho; la fotografía de Frank van den Eeden es estupenda; la narrativa es fluida; y su temática principal es por demás encantadora y oportuna. No obstante, su final, mínimamente provoca frustración e impotencia. Además, es inevitable que se apachurre el corazón y llegue una tristeza que traspasa la duración del metraje, los días y las semanas. Véala… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 24 de marzo de 2024 en la edición 1104 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.