INE traba candidatos independientes

LUIS MANUEL RIVERA. ¿Cuál democracia?

Luis Manuel Rivera Villela acusa trámites fiscales insalvables y plataformas digitales inoperantes

Cuando al profesor Luis Manuel Rivera Villela se le cerraron todas las puertas de Morena, donde fue iniciador, para obtener una candidatura a diputado federal, decidió irse por la vía ciudadana, pensando que el Instituto Nacional Electoral (INE) era institución democrática, pero dice estaba en un error.

De ello se dio cuenta cuando su aventura democrática podía enviarlo a la quiebra y perder el patrimonio de su familia, porque el INE comenzó a pedirles las cuentas bancarias personales, de las empresas y hasta de parientes que estuvieran en su equipo de campaña. Cuando preguntó cuál sería el destino de esa información, le respondieron que era para garantizar el pago de una multa eventual. Se puso en alerta y terminó desinflándose cuando se enteró que las causas para ser sancionado podrían no ser su culpa, sino de la plataforma de fiscalización, comenzó a dudar.

Y finalmente, se armó de valor y decidió truncar su aventura democrática. La burocracia y los intereses de los políticos por frenar todo ímpetu ciudadano a participar en las elecciones, lo habían derrotado.

“Definitivamente, la política en México es de partidos. No hay cabida para el ciudadano, menos para el que busca un cambio en los procesos. El INE es prueba de ello. Será lo mejor de lo mejor, pero lo que no es, es ciertamente, ciudadano. Sirve a los partidos y a sus élites, y nada más. Quizá cuando un partido se abra de verdad a candidaturas ciudadanas, podría servir. Pero ahorita, en este momento, no es viable”, dijo Rivera Villela.

Él estaba mostrando su carta de renuncia a la candidatura independiente por el segundo Distrito Electoral, con sede en Ahome. Antes, anduvo jubiloso porque había logrado reunir 9 mil 700 firmas que representaban el 2 por ciento de los seccionales del padrón electoral. Lo consiguió trabajando arduamente a pie tierra. Hechó mano de su familia que le regalaron tiempo, porque no tenía financiamiento disponible. Y entonces, pensó que eso era una buena opción.

Planeado, cumplió los requisitos que el INE le impuso, y entonces le dieron una aplicación para tomar fotografía a la credencial de elector, al particular, recabarle firma y autorizaciones de uso de datos personales. Y resultó que la plataforma funcionaba a capricho y reconocía lo que le podía y lo que no lo negaba. “Imagínate hacer firmar a un adulto mayor en un teléfono, o decirle que mire fijamente a la cámara, que no se mueva, y repetir eso mismo tres o cuatro veces. Al final, la persona te tiraba todo el trabajo”.

Luego subirlo para validación, y allí se quitaban trabajo porque si la foto estaba borrosa pues no la aceptaba; si la fisonomía no concordaba entre las fotografías te eliminan. Y peor aún, cada semana aumenta el padrón de electores, así es que el 2 por ciento va aumentando, y nunca sabes si ya cumpliste o no”.

Y cuando te dicen que ya tienes las firmas, de sopetón te sale que ahora va la fiscalización y que deben presentar informes de gastos, que tendrán una asesoría para llenar los formatos, pero la apertura de las plataformas te la fijan ellos, en sus tiempos, expuso. “A mí me la abrieron un sábado, después de un mes de pedirla y de evasivas para darla. Cuando la abrí, resultó que ya estaba extemporáneo y que estaba en proceso una multa por omisión que podía ser de 180 mil pesos o la cancelación del registro. No hubo explicación ni justificación que valiera. Nadie resuelve nada. Es así y nada más. El colmo pasó cuando el INE pretendió imponer un costo por cada firma. Mi equipo hizo entrevistas personales, pero el INE quería que por cada entrevista presentara factura de gasolina, de teléfono, vehículo utilizado, kilómetro recorrido, gasto de alimentación, y otros”.

Para entonces, ya el patrimonio familiar y hasta el pago de la pensión por cesantía laboral estaba en riesgo. “Y decidí cortar todo. Mi aventura democrática terminó allí”.

Jaime Beltrán, que aspiraba a ser candidato independiente para la alcaldía, viendo lo que a Rivera Villela le estaba ocurriendo decidió entonces truncar sus aspiraciones. “Es imposible cumplirle al INE. Fiscalista de profesión, puso a su despacho contable a ayudar a Rivera Villela, pero es tal la trama burocrática que en el tiempo que te dan es imposible cumplir. Quizá lo puedas hacer cuando ya tengas experiencia, pero habrás pasado dos o tres procesos electorales, no antes”.

Beltrán aseguró que de haber continuado el proceso, habría terminado con crédito fiscal y en riesgo la empresa por posibles embargos de cuentas fiscales. “Fue todo un proceso que desestimuló nuestra participación. Democracia, cuál”.

Artículo publicado el 03 de marzo de 2024 en la edición 1101 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Se desató el caos en los Emiratos Árabes Unidos después de que el país fuera testigo de las lluvias más intensas de los últimos 75 años, registrándose en algunas zonas más de 250 mm de precipitaciones en menos de 24 horas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.