‘Jueves negro’ en la Clínica Culiacán

enfrentamiento-clinica-culiacan

Entra un comando, dispara, es enfrentado y en el fuego cruzado muere un doctor

Hospitales de Culiacán vivieron su “jueves negro” con balazos dentro de sus instalaciones y el asesinato de un médico.

La noche del jueves pasado se registró un enfrentamiento dentro de la clínica Culiacán y hubo disparos durante un forcejeo en el área de urgencias del hospital General.

El saldo es de tres presuntos sicarios y un médico muertos, y una mujer lesionada.

Las víctimas colaterales son el médico urgenciólogo Otniel Montoya, originario de Angostura, quien trabajaba en la clínica Culiacán y en el hospital del IMSS de Guamúchil.

Otra víctima circunstancial es una mujer que recibió un balazo en la mano.

Entre los sicarios muertos se encuentra Édgar Isabel N, el 22, quien fue escolta de Rafael Caro Quintero.

Imágenes de las cámaras de seguridad de la clínica Culiacán establecen que el tiroteo fue a las 20:08 horas.

En la clínica se encontraba internado un hombre que fue baleado junto con dos más en Santiago de los Caballeros, Badiraguato, el sábado 23 de septiembre.

Los tres resultaron lesionados y fueron trasladados a un hospital en Guamúchil, donde uno de ellos murió y otro fue intervenido con éxito; pero al tercero, por la gravedad de las lesiones, lo trajeron a Culiacán.

El hombre venía custodiado por sujetos armados que también lo resguardaban dentro de la clínica.

Al lugar llegaron sicarios presuntamente a intentar asesinar al baleado, pero los escoltas les dispararon y se inició un tiroteo.

En los videos de las cámaras de la clínica se observa cuando se rompe el cristal de una puerta, aparentemente por disparos y del fondo del pasillo salen un hombre vestido completamente de negro y con una mochila y otro hombre con playera azul, ambos corriendo con una pistola en la mano hacia la puerta.

En uno de los videos se aprecia que al mismo tiempo un segundo hombre vestido de negro y también armado, corre en un pasillo de otra área de la clínica.

Segundos después vuelven a aparecer el hombre con mochila y el de playera azul, quien va lesionado.

El herido camina por el pasillo y cae al suelo e intenta levantarse, pero vuelve a caer.

El de mochila negra le quita la pistola, le revisa debajo de la playera y la bolsa del pantalón y se va.

Mientras los sicarios andan por los pasillos, trabajadores de la clínica corren y se resguardan.

A las 20:32 horas, 27 minutos después de que empezaron los balazos, llegaron elementos de la Policía de Investigación del Estado y de la Policía Estatal Preventiva.

En las imágenes se aprecia a un policía tirado en el suelo apuntando hacia adentro y luego aparecen más agentes que abren la puerta y entran al inmueble.

Los agentes entran a la clínica y encuentran al hombre de azul tirado y desalojan a los trabajadores de las oficinas.

Una mujer que se encontraba en el lugar resultó lesionada de una herida de bala en la mano y fue trasladada a la Cruz Roja.

Un hombre que resultó lesionado, identificado como Omar Silvano, fue trasladado al hospital General para que recibiera atención médica.

Cuando lo ingresaron al área de urgencia intentó despojar de su arma a un policía y hubo un forcejeo en el que hubo disparos.

La versión oficial indica que el herido se disparó a sí mismo, pero extraoficialmente se dio a conocer que los compañeros del agente le dispararon.

El hombre llevaba un balazo en la cabeza y recibió un balazo en el estómago durante el presunto forcejeo.

El saldo en la clínica fue de dos sicarios y un médico muertos y una mujer lesionada; y en el hospital General fue de un hombre muerto.

El secretario de Seguridad Pública del Estado, Gerardo Mérida Sánchez, comentó que la dependencia no tenía conocimiento de que en la clínica había una persona lesionada.

“Cada que hay un incidente de sangre la obligación de la clínica, del personal médico, es informar a la Fiscalía para que tenga la asistencia y más si se sabe que pudiera ser, cómo fue en este caso, que suponemos que estaba la gente armada en el interior”, indicó.

La SSPE, indicó, tuvo conocimiento hasta que al 911 reportaron que había gente armada dentro de la clínica.

Aseguró que desconoce si la intención de los sicarios que ingresaron era asesinar al baleado.

“No lo puedo confirmar si lo iban a rematar o no, eso si queda fuera de mi alcance, pero había gente armada… tanto que hubo disparos”, manifestó.

Señaló que el hombre que trasladaron al hospital General era quien iba a asesinar a alguien en la clínica.

“Cuando es trasladado al hospital bajan la Policía Estatal por acompañamiento de ver que iba herido de bala y el elemento nuestro traía el arma terciada, se entiende hasta donde está el decir del policía, que forcejearon con ese armamento, se hablaba también de que había sido desarmado, no fue así, forcejearon con el armamento y se accionó el arma, ¿quién lo accionó? ahí lo tendrán que determinar”, indicó.

Extraoficialmente se dio a conocer que los compañeros del policía con el que forcejeaba fueron quienes le dispararon.

El titular de la SSPE manifestó que el hombre llevaba un balazo en la cabeza y en el forcejó resultó con un balazo en el estómago.

Manifestó que es necesario estrechar coordinación con el sector salud para que cuando reciban personas lesionadas en hechos violentos den aviso a las autoridades porque en esos casos es necesario que tengan seguridad.

Artículo publicado el 01 de octubre de 2023 en la edición 1079 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1112
GALERÍA
Organizaciones, medios de comunicación y periodistas exigieron al Estado Mexicano extraditar a Dámaso López Serrano, el Mini Lic, para que sea juzgado por el asesinato del periodista Javier Valdez.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

Noticias

Secciones

Suplementos

Columnas

Contacto

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.