domingo, agosto 7, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Cine: ‘Amor al ocaso’

cine-amor al ocaso

En su primer encuentro en un solitario parque, Pak (Tai-Bo) y Hoi (Ben Yuen) no llegan a nada. Ni si quiera a la posibilidad de verse otra vez. La segunda ocasión es distinta. Pak se da cuenta que, si quiere hacer real ese deseo guardado y reprimido por tantos años, su mejor opción podría ser ese señor formal, para quien la discreción, también, es importante. A sus 70 años, Pak es un taxista que disfruta su trabajo. Vive con su esposa (Patra Au) y su hija. Con 65 años, Hoi ya está jubilado y se dedica al altruismo. Es divorciado y comparte su hogar con su hijo, su nuera y su nieta.

Netflix atina en programar Amor al ocaso (Suk Suk/Hong Kong/2019), una tierna y nostálgica cinta escrita y dirigida por Ray Yeung, que aborda el amor entre dos hombres que en su tercera edad deciden dar rienda suelta a sus más profundos deseos, esos que nadie conoce, pocos sospechan y que, quizás, ninguno llegue a confirmar jamás, porque tienen una vida que no daría lugar a especulaciones y cuidan muy bien sus encuentros clandestinos.

Más allá de lo romántico que pudiera haber en esa retrasada relación, la película es oportuna al exponer lo que implica el no asumir la identidad personal/sexual, pretender ser alguien para encajar socialmente o no decepcionar a otros, lo cual lleva a mentir y engañar, pero sobre todo a la infelicidad y la frustración.

Una de las bondades del guion es que aleja la trama de los estereotipos que generalmente acompañan estas historias. Si bien hay por ahí uno que otro guiño a actitudes que regularmente asumen los homosexuales solos o en pareja, no tienen que ver con los personajes principales, quienes, a pesar de su inexperiencia y temor, viven sus encuentros al máximo, lo que es un acierto más de la cinta que permite, aunque sea en lo secreto, ser y hacer plenamente a dos personas que se han limitado la mayor parte de su vida.

Otra ventaja de Amor al ocaso es la manera tan detallada y descriptiva en que Ray Yeung expone algunas escenas, las cuales son fundamentales para entender más a fondo a los protagonistas: esa dedicación a limpiar hasta sacar brillo a ese automóvil que permite a Pak, fuera de su casa, ser libre e ir a dónde desee, como no puede hacerlo en ese otro aspecto que tanto anhela; y las reuniones familiares, que ofrecen una muestra de lo que han logrado dos hombres que, si bien no han sido ellos mismos, el lugar, la estabilidad y el respeto que tienen en su hogar les hace valorar, compensar y regresar a él.

En medio de todos esos logros del filme están las impecables actuaciones de Tai-Bo y Ben Yuen, quienes mayormente no necesitan pronunciar palabras para expresar lo que sienten y piensan, realmente: sus gestos, miradas, movimientos y expresiones faciales son suficientes para llegar al espectador, tal cual lo hace Patra Au, como esa esposa ¿prudente? que prefiere enmudecer, antes de desestabilizar a su familia.

Aunado a lo anterior, Ray Yeung se da tiempo para plantear cómo se vive la homosexualidad en Hong Kong, como la experimentan quienes ya están en la tercera edad y lo que estos pudieran hacer para terminar su vida acompañados y dignamente. Véala… bajo su propia responsabilidad, como siempre.

Artículo publicado el 29 de mayo de 2022 en la edición 1009 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1019
07 de agosto del 2022
GALERÍA
Más de 250 viviendas resultaron afectadas por inundaciones en Guasave, debido a la lluvia atípica registrada el jueves
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.