lunes, diciembre 6, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad
  LO ÚLTIMO

Sin química, los químicos

QUÍMICO Y QUÍMICO. Los nudos que vienen.

Los dos tienen muchas cosas en común. Ambos son químicos, uno de la UdeG y el otro de la UAS; los dos son personas ricas y probablemente aspiran a serlo todavía más; comparten temperamento y disfrutan la presión que ejercen sobre el otro; son ambiciosos y tienen una visión patrimonialista de la política; su talante es autoritario y clientelar como insumo para conservar el poder; prefieren con frecuencia un buen pleito antes que un mal arreglo y el uso de la ley la aceptan como último recurso; ninguno de los dos, por tanto, tiene credenciales democráticas y están más cerca de un perfil caciquil que del servidor público profesional.

Pero también hay diferencias: a uno se le dificulta la empatía y el otro ya aprendió la jerga y busca limar las asperezas de sus debilidades a través de las relaciones públicas o la exhibición en redes de fotos con hombres del poder. Esta semana por ejemplo se tomó la foto con el senador Ricardo Monreal, –quien aspira a ser el candidato de Morena a la presidencia– y le sonríe a todos; uno, está cada vez más lejos del poder central y el otro, al menos, en el ánimo del próximo gobernador y busca pacientemente la foto con AMLO; uno, no tiene ni siquiera la mayoría del Cabildo, mientras al otro tiene la bisagra de la gobernabilidad en el Congreso del Estado con sus ocho diputados y, mejor todavía, conserva el control absoluto de la UAS y seguramente espera ampliarlo a otras esferas de lo público; uno, está mal con el futuro gobernador, mientras el otro, tendrá derecho de picaporte en el tercer piso del gobierno del estado, incluso, aunque parecería irrelevante, uno es de Mazatlán mientras el otro es de Badiraguato. Ambos, pues, son producto genuino de la vieja escuela autoritaria. No se la perdonan a aquellos que consideran que les han hecho un mal y esperan el momento de la venganza.

Auguran, entonces, un pleito permanente teniendo como escenario las primeras planas de los medios de comunicación y, mejor, la sala del cabildo municipal o los tribunales, como hoy sucede con los regidores pasistas que han ido al TEE, para que se le garantice su derecho político a estar en el ejercicio de entrega recepción de este trienio y, por si fuera poco, la mayoría del Congreso del Estado ya atoró las cuentas públicas a los 18 alcaldes salientes o reelectos.

Lo primero, es parte de la escenografía de la política tropical, pero lo segundo tiene que ver con la representación política municipal, la que está sujeta a ordenamientos legales, a la ley. Es decir, tiene que ver con el espacio dónde se diseña, aplica y evalúa el destino de los recursos públicos. O sea, el pleito que traen ambos podría llevar a un arreglo entre los “aliados” o a desbarrancar al gobierno y generar una atmósfera de confrontación para ver de cual “cuero salen más correas”.

Héctor Melesio Cuen Ojeda sabe que la lleva de ganar, tiene la mayoría de los regidores y estos son lastimosamente de una obediencia marcial. Ellos no conocen los problemas municipales y creo que tampoco les interesan. Entonces, los regidores pasistas serán una simple correa de trasmisión de los intereses del ex rector de la UAS. Que, claro, habrá la narrativa del programa, la lucha a favor de los jodidos y en contra del autoritarismo reinante en la alcaldía. ¡Válgame dios! El alcalde, en cambio, sólo tiene a una tercia de regidores que en cualquier momento se le vuelven rochistas y lo dejan chiflando en la loma. Yo sé de uno que saltó desde la campaña. La mancuerna Rocha-Cuen, que es la del poder, está hecha para seducir o someter a los propios y ajenos por el bien del “proyecto”.

Y será por los siguientes seis años. Así, que este alcalde, debería cuidar su temperamento y buscar mejor un mal arreglo que un buen pleito. Va a necesitar al gobernador y necesita fluidez en las relaciones interinstitucionales. No le vaya a pasar lo de Rodríguez Pasos, al que le armaron un cuatro y cayó en él. Más allá de la nueva narrativa, la política no ha cambiado; muchos de los “protagonistas del cambio”, son cartuchos rehabilitados por el obradorismo y están esperando escalar no importa a quien haya que pisar.

Y, por último, que a los químicos, no se les olvide que su pleito, si escala en tiempo, va a afectar a Mazatlán.
Al tiempo.

Artículo publicado el 17 de octubre de 2021 en la edición 977 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 984
05 de diciembre del 2021
GALERÍA
Al menos 22 muertos dejó la erupción del volcán Semeru en Indonesia este fin de semana
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.