julio 24, 2021 12:39 AM

Volver al infierno: Sinaloa vive el peor momento en contagios de la pandemia

HOSPITALES EN CULIACÁN. Casi al límite.

El estado vive, junto con México entero, el peor momento de la pandemia de COVID-19 cuando se habla de contagios. Ya se sabrá qué pasó, porqué, cuando las previsiones apuntaban a un dominio del virus, la curva se levantó con furia y nos regresó al drama que vivimos hace unos meses… a pesar del avance en la vacunación.

 

 

Son las peores dos semanas de la pandemia del COVID-19 en Sinaloa. En poco más de 15 días el estado ha sumado más contagios que en cualquier otro mes, incluso los de mayor prevalencia. Son casi 6 mil nuevos casos entre el 1 y el 15 de julio. Un récord.

Y los casos diarios no son los únicos en ascenso sino también los pacientes con el virus y los que ocupan una de las más de mil 400 camas habilitadas al corte para la atención médica por el coronavirus, y con ello, la reconversión hospitalaria. Es decir, volver a habilitar más salas con más espacios por el COVID-19.

Además los decesos. De reportar en promedio cinco o seis defunciones, ya son otra vez más de 14 los que se dan a conocer cada 24 horas, siempre con desfase. El coronavirus, pues, sigue cobrando facturas por la movilidad de mayo, el mes del semáforo verde.

 

El nuevo peor mes

Junio de 2021 dejó 5 mil 253 casos de COVID-19 y un promedio de mil 125 casos activos. Los meses posteriores acumularon en promedio 3 mil 500 casos y entre 800 y 700 pacientes con el virus activo.

A partir de ahí el virus poco a poco marcó un descenso. A veces un paso atrás y dos adelante pero la tendencia nunca fue en ascenso sino que se movió en un promedio de 2 mil 500 casos al mes y entre 500 y 600 pacientes con el virus activo.

Un año más tarde la pandemia se desbordó. Los contagios diarios tienen en promedio casi 400 casos que en total durante la primera mitad del mes suman 5 mil 954 casos.

Y lo que es peor es que el virus vuelve a tener presencia en todo el estado. Durante los meses más álgidos los municipios más grandes aglomeraban la mayor cantidad de casos debido a la densidad poblacional y a la movilidad.

Ahora el coronavirus causa estragos también en localidades pequeñas como Rosario, Escuinapa y Elota que se suman a Navolato y Salvador Alvarado.

Por ejemplo, Rosario cuenta apenas con 49 mil 380 habitantes y durante julio ha acumulado 283 contagiados y al último corte contabiliza 155 pacientes con el virus activo. Es decir, tiene una tasa de 31.38 casos por cada 10 mil habitantes.

Por otra parte, Escuinapa con 54 mil 131 habitantes ha acumulado durante estos 15 días de julio 154 nuevos contagios y deja 119 pacientes con el virus activo para una tasa de casi 22 pacientes con el coronavirus activo por cada 10 mil habitantes.

Como contexto, Navolato con poco más de 135 mil 600 habitantes tiene tasa de casos activos de 11.43 por cada 10 mil habitantes y la capital del estado, Culiacán, con casi un millón de habitantes tiene una tasa de 20.27.

Además, el estado según los datos de Salud Federal tiene una tasa de incidencia de más de mil 518 enfermos de coronavirus por 100 mil habitantes.

 

CIUDAD DE MÉXICO. contagios a la alza. Foto: Victoria Valtierra/Cuartoscuro.com.

 

Nadie a salvo

El virus al principio atacaba a adultos mayores. Personas mayores de 60 años pero también del rango arriba de los 50 cumplidos eran los que regularmente ocupaban camas de hospital. Pero la realidad cambió durante estos 15 días.

La misma Secretaría de Salud, a través de su titular el doctor Efrén Encinas Torres ha reconocido no solamente el incremento de hospitalizados en las últimas dos semanas sino sus edades, que oscilan entre los 18 y 50 años de edad la mayoría.

Según la dependencia estatal, actualmente el 80 por ciento de los pacientes hospitalizados no cuentan con ninguna dosis de vacuna, mientras que el 17 por ciento restante cuenta con esquema de una sola dosis y el 3 por ciento de los pacientes con el esquema completo.

Por ello anunciaron que se busca aplicar vacunas prácticamente de manera masiva. Ya no solamente a mayores de 40 años como hasta inicios de julio había sucedido sino buscar una remesa para bajar los contagios.

“Si observamos la mayor parte de los contagios ahorita han sido personas jóvenes, de 18 a 40 y tantos años de edad y por ello si logramos vacunar a la población de este rango de edad, una vez vacunados, por ejemplo, que ya empezamos pues termina esta semana dos semanas después ya tendrían teóricamente la generación de anti cuerpos y eso ayudaría para poder hacer una proyección muy deseada, desde luego de que disminuyeran los casos, probablemente para el mes de agosto mediados de agosto”, explicó Encinas Torres.

“Ante ello también estamos en la espera de una posibilidad de una remesa importante que el propio gobernador Quirino Ordaz ha hecho al presidente de la República una cantidad fuerte para cubrir el rango de edades todavía a persona más jóvenes que permitiría cubrir este número de personas que lógicamente está siendo más afectado porque no son vacunados”, añadió.

Pero el tiempo corre en contra. Al corte del jueves 15 ocho hospitales del estado se encontraban al 100 por ciento de su capacidad en camas para pacientes con el coronavirus, destacando cuatro de ellos en Mazatlán.

La estadística puede ser engañosa. Entre la reconversión hospitalaria y su capacidad para ampliar el aforo así como la cantidad de camas instaladas, puede elevar o bajar el porcentaje de ocupación.

Por ejemplo, el Hospital General de Mazatlán con capacidad para 91 camas se encuentra al 100 por ciento al corte del jueves 15 de julio en camas de hospitalización general para pacientes COVID-19, mientras que el Naval de la Secretaría de Marina también está al máximo aunque con solamente cinco camas para atención de estos pacientes.

El caso que alarma es el del IMSS del puerto, que con capacidad de 132 camas se encuentra al 94 por ciento según los datos federales, aunque la Secretaría de Salud de Sinaloa lo reporta al 67 por ciento, es decir, con 88 camas ocupadas. Cualquiera que sea la cifra, es alta.

Culiacán, con la mayor capacidad para atender pacientes con el coronavirus sigue abonando también a esta estadística. Según los datos estatales cuentan con 519 camas habilitadas de las cuales 284 están ocupadas, es decir, al 55 por ciento de su capacidad.

Pero desde el lunes 12 pacientes del ISSSTE comenzaron a ser canalizados al Hospital General de Culiacán (con capacidad al corte de 139 camas) debido a que tendrán que ampliar sus 58 camas, ocupadas en su totalidad, a poco más de 70 debido a la alta demanda. La reconversión hospitalaria sigue estirando la liga.

Esa canalización de pacientes ha dejado al HG de Culiacán con apenas 20 camas disponibles con corte al viernes 16, según fuentes del nosocomio.

El caso que más alarma porque retrata la situación del estado es Hospital General Regional número 1 del IMSS en la capital, el nosocomio más grande del estado puede tener capacidad de hasta 192 camas, entre áreas habilitadas al interior del inmueble como el conocido “hospitalito” COVID-19 construido en el estacionamiento durante la etapa más álgida de la pandemia.

Las cifras tanto estatales como federales lo ubican al 73 por ciento de su capacidad, es decir, con 141 camas ocupadas.

 

MUERTES POR COVID. La tragedia no da tregua. Foto: Graciela López/Cuartoscuro.com.

 

Y, por si fuera poco, la muerte

Entre el 1 y el 9 de julio la Secretaría de Salud de Sinaloa reportaba alrededor de cuatro a seis muertes cada 24 horas en el estado.

La situación cambió después del 10 de julio en que reportaron nueve decesos y luego el desborde con más de 14 fallecimientos por el coronavirus cada 24 horas.

Durante el 6 de julio el informe diario de la Secretaría de Salud reportó apenas cinco fallecimientos, ninguno de ellos ocurrido en Culiacán.

Pero en el reporte del día 15 la misma Secretaría da cuenta de 18 fallecimientos, de los cuales siete ocurrieron en Culiacán, todos en el IMSS y todos durante ese mismo 6 de julio. Uno de ellos el de un hombre de 23 años y una mujer de 35 años.

Y un día antes la situación fue similar con una mujer de 36 años y un hombre de 31 años fallecidos en Culiacán el 3 de julio, pero sus decesos fueron registrados en plataforma hasta el miércoles 14.

Por otra parte, el lunes 12 de julio se reportó el fallecimiento de un menor de 2 años de edad por complicaciones derivadas del COVID-19 en el Hospital Pediátrico de Sinaloa (HPS). El niño, con síndrome de Down, presentó un cuadro de cardiopatía, lo cual lo volvía aún más vulnerable al virus.

Y hasta el informe del jueves 15 de julio el deceso no ha sido ingresado en la estadística estatal.

El COVID-19 en Sinaloa amplió su margen de víctimas. Desde niños pequeños y mujeres embarazadas a jóvenes menores de 30 años y todavía adultos mayores.

Al corte, el estado se corona como la tercera entidad con mayor prevalencia del virus siendo Baja California Sur el de mayor incidencia en casos activos con más de 315 contagios por cada 100 mil habitantes y Sinaloa con más de 122.

Y lo que sigue siendo tendencia son los decesos. El estado ha acumulado 6 mil 586 decesos con corte al 15 de julio… más los rezagos.

Artículo publicado el 18 de julio de 2021 en la edición 964 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 964
18 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.