julio 26, 2021 2:43 PM

Gobierno de Quirino aumenta padrón de apoyo alimentario, pero baja monto a entregar

PROGRAMAS SOCIALES. Manipulación política.

El Gobierno del Estado aumentará el número de beneficiarios del programa de apoyo alimentario emergente por COVID-19 pero disminuyó el monto del apoyo mensual.

El año pasado entregaba 350 pesos mensuales por medio de tarjetas precargadas y este año serán 200 pesos al mes.

Durante la comparecencia del Secretario de Desarrollo Social, Ricardo Madrid Pérez, en el Congreso del Estado, diputados de Morena criticaron que se hará uso electoral de este programa además de la opacidad porque no se conoce el padrón de beneficiarios ni los lugares donde se entregaron.

El Programa Especial y Emergente Alimentario por la Emergencia Sanitaria fue implementado el año pasado a partir del mes de mayo y hasta diciembre.

La Sedeso licitó las tarjetas electrónicas y no pagó por ellas porque Casa Ley las ofreció gratis igual que este año.

Para 2020 solicitaron capacidad para proveer un mínimo de 40 mil y un máximo de 200 mil tarjetas.

De acuerdo con la Sedeso en total se entregaron 45 mil tarjetas a igual número de beneficiarios.

Para este año, la dependencia amplió el rango y pidió capacidad para proveer de 150 mil a 4 millones de tarjetas.

La empresa Broxel, participante en la licitación, en la junta de aclaraciones preguntó si serían necesarias las 4 millones de tarjetas porque según el INEGI la población de Sinaloa es menor y la dependencia respondió que en esa cantidad se contemplan reposiciones por robo, daños o extravíos.

De acuerdo con la Sedeso la cantidad de tarjetas que se entregarán está sujeta a la disponibilidad presupuestaria y de las necesidades.

La licitación y las reglas de operación del programa no precisan el número de beneficiarios, sólo que serán por lo menos 150 mil.

La lista de productos que los beneficiarios pueden comprar también se redujo de 17 a siete.

Con las tarjetas de este año podrán comprar aceite vegetal, latas de atún, frijol mayocoba, leche entera, cartera de 18 huevos, carne molida y pollo.

El año pasado, además de los productos anteriores, podían comprar manteca vegetal, harina de maíz, harina de trigo, arroz, avena, ensalada de verduras, puré de tomate, hígado rebanado, pasta para sopa y lentejas.

El beneficiario puede elegir libremente los productos sin que pase del monto que tiene precargado la tarjeta.

Las tarjetas son precargadas una vez que las recibe el beneficiario y recibirá 200 pesos mensuales hasta octubre de este año.

El monto que se precarga en las tarjetas se puede modificar de acuerdo a la suficiencia presupuestal y a lo que determine el Comité considerando las necesidades detectadas en las zonas de atención prioritarias.

En la comparecencia del titular de Sedeso en el Congreso la semana pasada, el diputado de Morena, Pedro Lobo, señaló que el programa se usará con fines electorales.

Aseguró que el año pasado hubo señalamientos que las tarjetas se entregaron a nombre del PRI en colonias de Culiacán, Los Mochis y Mazatlán.

“Esté atento a estas situación porque si estas acciones se lograra comprobar que es con intenciones electorales solo le recuerdo que está penado con la cárcel, Secretario, así que yo le recomendaría que le de mucha atención a esas circunstancias”, dijo.

El secretario ya no pudo contestar ese señalamiento ya que no tenía tiempo para otra participación.

La reglas de operación para 2021 establecen que se trata de un apoyo alimentario para las personas que habitan en zonas de atención prioritaria definidas por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, las que se encuentren en condiciones de vulnerabilidad y en su caso los integrantes de algún sector social específico afectados por las consecuencias económicas por la emergencia sanitaria.

El objetivo es mitigar los efectos y consecuencias de la pérdida de empleos y disminución de ingresos de la población.

Para entregar los apoyos se visitarán las zonas de atención prioritaria definidas por CONEVAL, solicitando la documentación que acredite la identidad de las personas y que habita en la zona antes

mencionada, y en su caso los integrantes de algún sector social específico.

Según la Sedeso el programa se implementó porque con el aislamiento decretado por las autoridades sanitarias para evitar el contagio y propagación del COVID-19 ocasionó como efecto colateral que las cadenas productivas hayan cerrado establecimientos que generan empleos.

La pérdida de fuentes de empleo trae aparejada la carencia de un ingreso mínimo vital para muchas personas, señala la Sedeso, y todas las autoridades tienen la obligación de proteger y garantizar los derechos humano y además en este momento no se tiene conocimiento de la existencia de un programa de carácter federal que tienda a brindar ayuda alimentaria extraordinaria y emergente a los sinaloenses.

La Sedeso licitó la adquisición de las tarjetas considerando el costo de 4 millones de plásticos en la propuesta económica y participaron Casa Ley y Servicios Broxel.

Las dos empresas cumplieron con los requisitos pero fue asignada a Casa Ley debido a que el costo unitario de la tarjeta será absorbido por la empresa y no cobrará comisión por la administración o uso.

La empresa Servicios Broxel cotizó en 50 pesos cada tarjeta por lo que de haber resultado ganadora el monto total que el gobierno del estado debía pagar era de 232 millones de pesos.

Artículo publicado el 31 de enero de 2021 en la edición 940 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Abanderados de México y apertura de juegos Olímpicos Tokio 2020 sin público
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.