abril 18, 2021 8:17 AM

A subir el nivel en la política

'QUÍMICO' BENÍTEZ. Pobreza política.

Que pobreza la de hoy en la política sinaloense. En un estado que estos meses ha construido un nuevo cementerio ubicuo sería de esperar una clase política más a la altura de las circunstancias. A los determinantes de la propagación del virus cómo menciona Alejandro Calvillo, en un excelente ensayo publicado esta semana en el diario digital Sinembargo.mx: De lo que no hablan los críticos de Gatell.

Y es que parecen mostrar nuestros políticos poca empatía con el drama humano que estamos viviendo y menos que amenaza hacerse más grande, más complejo, menos asible y administrable. Se ve que muchos de ellos viven en el pasado en una suerte de autismo, esquizofrenia y mejor voltean a ver ese mundo del confort y seguridad que dan medios de comunicación ad hoc o los resultados de una empresa demoscópica. Y es que muchos de ellos están estacionados en un mundo mercadológico donde se puede seguir haciendo lo mismo: Comprando aquí y allá espacios en medios impresos, radio y televisión; comprando a escribanos que exaltan virtudes públicas de dudosa trayectoria; comprando encuestas que son propaganda disfrazada e inundando las redes sociales con imágenes sobradas de riqueza, elegancia y algunos hasta pontificando sobre temas fuera de tiempo y lugar.

No menos cuestionable es la infamia de las campañas negras para cuestionar el desempeño del gobernador sin aportar elementos de juicio, cómo si en esa figura se encontrara la decisión del futuro y sirviera a alguien de trampolín para acceder a un cargo de elección popular; no para favorecer a un ciudadano metido hoy en sus problemas, sino para hacer la misma política.

La política, recordemos, debiera ser otra cosa, nunca por la engañifa de la mercadotecnia o el golpe bajo, o será que estos políticos viven hoy en el autoengaño, cuando los determinantes deberían llamar a otro tipo de estrategias preelectorales, más modestas y discretas; más eficaces, con mayor sinergia en una sociedad desvalida que necesita apoyos antes que la basura del “posicionamiento” electoral”, la siembra de dudas.

Sé que se podrá decir con Maquiavelo que el fin justifica los medios. Pero, me pregunto, ¿cuáles fines?, cuando el nivel de debate público es ínfimo, está plagado de imágenes sonrientes, frases huecas, altamente personalizadas cómo la antesala de que en esta elección lo que cuenta es el individuo por encima de organizaciones partidarias.

Y eso es un mal augurio para una sociedad que los próximos años vivirá las secuelas de la pandemia del Covid-19. Si en medio de la tragedia se hacen este tipo de posturas cuestionables es previsible claramente lo que se hará si llegan a asumir el poder. Ganaremos como sociedad frivolidad y publicidad, pero se agudizarán los problemas por la falta de crecimiento, mayor desempleo y baja recaudación fiscal. Cuando las circunstancias llaman a la buena administración de un recurso público que será cada vez más escaso.

Y en este sentido, llama la atención la presencia de AMLO en Sinaloa, con su sobriedad, pero con un transitar lleno de mensajes cifrados, pero también el papel de un periodismo que no adula sino cuestiona todo aquello que rompe con los principios de la política democrática.

Primero, tenemos el caso de Animal Político, con su nueva investigación sobre corrupción y en esta ocasión se distancia de La Estafa Maestra que tiene en la cárcel a la ex secretaria peñista Rosario Robles; para viajar hasta Guasave y señalar a Alfredo Arámburo Nájar, dueño del equipo de beisbol Algodoneros de Guasave, como vinculado a una red de empresas factureras que habrían defraudado al erario por miles de millones de pesos lo que llevó al presidente a deslindarse de cualquier relación más allá de la inversión que hizo su gobierno en ese estadio como antes se hizo en el de Mazatlán.

Segundo, la investigación que viene realizando Noroeste sobre las compras que el gobierno de Mazatlán realiza a empresarios tutti fruti, es decir, que venden flores y luego llegan a vender material sanitario. Y la última novedad, es que se hacen compras millonarias de material eléctrico en Tepic cuando existe en el mercado local.

Y lo sorprendente, es que mientras el empresario Arámburo Nájar evita los medios de comunicación el alcalde Mazatlán va a su encuentro para amenazar con una expresión de antología para el muro de los desaciertos: “Si el alcalde llegara a ser candidato a Gobernador (de Sinaloa) y ganara, nunca le voy a contratar a Noroeste, eso sí se lo digo para que vea que soy derecho. Amor con amor se paga”.

Esa, es una muestra, del nivel del debate entre nuestros políticos.

Al tiempo.

Columna publicada el 09 de agosto de 2020 en la edición 915 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 950
11 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos