lunes, octubre 25, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Negocio disfrazado de ‘protesta social’ en Ahome

Alfonso Canan castaño y Florentino Vázquez Borja

Contratan mujeres y adolescentes para botear en toma de caseta

Los cuatro hombres llegaron ofreciendo empleo a habitantes de los poblados Siete y Seis de la sindicatura Gustavo Díaz Ordaz conocida como El Carrizo, y después se esfumaron.

La oferta fue tentadora: 500 pesos diarios. Trabajarían de pie, boteando en la caseta de peaje de Nuevo San Miguel Zapotitlán, sin ninguna prestación y con impunidad total otorgada por el Movimiento Libre Tránsito, que en el estado de Sonora tiene copadas las garitas de pago por circular en carreteras federales.

En total, 15 personas, mayoritariamente mujeres y cuatro adolescentes, cayeron en el garlito.

Llegado el momento, el viernes 21 de marzo, se apropiaron de las cuatro casetas, se desplegaron y comenzaron a botear. Pero a las 03:50 horas de la madrugada del sábado 22 de marzo, la Policía Municipal les cayó. Con el argumento de apedrear vehículos e insultar a conductores, la policía arremangó a las 15 personas a los separos, además de un auto Beat, color azul, 2018. En la razzia, los líderes desaparecieron.

Al clarear, en la mañana, los 15 capturados fueron presentados ante el juez calificador de barandilla, que les impuso una multa de 500 pesos, pues ellos mismos afirmaron que era el pago diario por botear. Además, todos llevaban monedas.

Entonces, apareció uno de los líderes del Movimiento Libre Tránsito, que pagó la amonestación en efectivo.
Ya en la calle, los trabajadores lo encararon, exigiendo el pago de dos días trabajados: mil pesos. Superado en número, el líder saldó las cuentas con pura morralla.

El lunes 23 de marzo aparecieron tres de los cuatro hombres que ofrecieron el empleo a los lugareños: Alfonso Cannan Castaño, vocero del Movimiento Libre Tránsito de Sonora y de Derechos Humanos Internacional, Florentino Vázquez Borja, abogado y enlace con la Embajada de Estados Unidos, y Miguel Ángel Hernández Martínez, conductor del Beat.

Estaban muy molestos por el trato que, denunciaron, recibieron del jefe de la policía, Carlos Francisco Rodríguez Ponce, de sus subordinados, y del Presidente de los jueces (tribunal de barandilla).

Vázquez Borja denunció que sus seguidores, que no trabajadores, fueron detenidos sin orden de aprehensión, y en una carretera federal en donde no tenían facultades de actuar los policías preventivos, incautaron un auto y robaron 20 mil pesos, además fueron obligados a pagar una fianza para salir en libertad sin haber cometido delito.

Cannan Castaño secundó que el trato fue de delincuentes y de abierta confrontación con las políticas de tolerancia del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, mientras que Hernández Martínez no ahondó en el caso.

Los tres precisaron que los abusos serán denunciados no sólo en la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sinaloa sino en la Embajada de Estados Unidos.

El jefe de policía, Carlos Francisco Rodríguez Ponce, aceptó que se reunió con los tres dirigentes del Movimiento Libre Tránsito, y aseguró que respondió a todas las preguntas y les indicó que estaban en el derecho de denunciar lo que a ellos corresponda, pues en el caso no hubo excesos. “También les ofrecí que los volverán a traer detenidos si hacían desmanes en las caseta. No van hacer lo que quieran. Apedrearon vehículos e insultaron a los conductores. Es una falta al Bando y se actuó”.

Descartó el robo de dinero, porque lo que había en el auto se entregó a uno de ellos.

“Quisieron gritar, y los calmé. No voy a permitir excesos”, expuso Rodríguez Ponce.

Humberto Rendón Peñúñuri, Coordinador Estatal del movimiento El Pueblo Unido Sonora, dijo que las artimañas usadas por Alfonso Cannan Castaño le dieron resultados en Sonora, engañando incautos para tomar casetas de peaje y boteando, lo que convirtió en un negocio que pretende extender hacia Sinaloa.

“Azuza gente, les paga un sueldo; corrompe autoridades, se alía con vigilantes para hacer de la toma de la caseta un negocio. El movimiento que dice defender no tiene objetivos sociales, sino netamente de avaricia. Va por el dinero de la caseta, y buscará respaldo político”.

Rendón Peñúruri dijo de Cannan Castaño se convirtió en esquirol de movimientos sociales, pues su vida pública comenzó en el gobierno del panista, Guillermo Padrés, colocado en el Consejo Estatalpara la Obra Pública (CECOP), de donde fue despedido por malos manejos y trato déspota.

Artículo publicado el 29 de marzo de 2020 en la edición 896 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 978
24 de octubre del 2021
GALERÍA
Afectaciones del Huracán 'Rick' a su paso por Guerrero
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.