febrero 27, 2020 1:33 pm

Se acabó el sueño; me regreso a Yucatán

balaceras 2

Regresan por sus fueros los Guzmán. Se equivocan quienes festinan los yerros del gobierno federal en la Operación Ovidio para capturar a uno de los hijos del Chapo. Quien menos pierde es el gobierno. Pierde la ciudadanía, en todo caso. El narco se infla.

Las equivocaciones y los errores del jueves 17 de octubre cuestan vidas, y eso parece que no se toma en cuenta. Pierde una ciudad como Culiacán, que durante décadas ha padecido las calamidades que implican la convivencia con organizaciones delictivas. 800 mil habitantes postrados ante 800 pistoleros que se apoderaron de la ciudad. Hincaron no solo al gobierno federal, también al estatal y al municipal. Que no se hagan como que a ellos no les hablan. Resguardados en los cuarteles, sudando frío. Los ciudadanos atrapados en negocios de cristal.

Hay implicaciones políticas, evidentemente, no solo al gobierno de López Obrador y su gabinete de seguridad, sino también al gobernador Quirino Ordaz y por añadidura a Estrada Ferreiro, el Alcalde. Todos. Pero quien menos debería importarnos son los personajes principales en el sentido de su popularidad o aceptación. Las fallas e ineptitudes están en todos ellos.

La Operación Ovidio es la muestra clara de la desorganización gubernamental. Y lo más grave, el miedo que tienen. Los poderes legales no pueden tener miedo, si lo demuestran están perdidos, y con ellos los ciudadanos. Estuvieron por horas arrinconados, hincados. Muertos, aunque fuera solo de miedo. Cedieron la ciudad, y en ningún momento hicieron algo, policías municipales o estatales, o de investigación o quienes fueran, por recuperar un crucero, una vialidad para que las personas pudieran salir. Menos, claro, montar una operación para que muchos que quedaron atrapados en sus trabajos o en el fuego cruzado, fueran rescatados.

Esa es la evidencia más grave de lo ocurrido. Que Ovidio Guzmán siguiera libre es lo menos grave. Es un delincuente. Lo seguirá siendo. Las operaciones de captura fallan, es como el bateo, se falla más de lo que se logra conectar. Pero postrarse ante ellos fue la gran perdida que no quieren ver.

 

Margen de error

(Fuego) Los errores de las fuerzas federales fueron aciertos entre los grupos armados que defendieron a Ovidio Guzmán. En referencia al objetivo de cada quien. El despliegue por la ciudad que mostraron estos convoyes armados de los Guzmán, revela una rapidez inusitada para moverse. Una capacidad que en cuestión de minutos alcanzó a invadir la ciudad entera. Una acción coordinada de esa naturaleza, sin mucha investigación, demuestra una estrategia conjunta y mandos claros.

En cambio el gobierno federal se vio lento, incapacitado para reaccionar de inmediato. Torpe en sus movimientos. Y entre más explican las razones del fracaso más se evidencian las fallas estructurales.

La lucha es dispar. El Estado y la fuerza pública siempre estarán acotados por las leyes, los protocolos, mandos burocráticos tardíos en la toma de decisiones, exigencias políticas y hasta de opinión pública, a las que la delincuencia no necesita ajustarse. Esa situación marca una de las muchas diferencias.

 

Mirilla

(A la baja) Sinaloa se salió del foco. Desapareció del mapa delictivo nacional en 2019 al reducir significativamente el número de asesinatos. Nunca alcanzó a ser un caso de éxito, como insistían en presentarlo desde el gabinete de seguridad estatal, pero es cierto que mientras en el país seguía incrementándose el número de homicidios, Sinaloa bajaba o se mantenía estable. Con eso era suficiente.

Ardían Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Colima, Chihuahua o Baja California. Ciudades como Juárez o Tijuana, por sí solas, registran más homicidios que Sinaloa, por ejemplo. Cinco entidades del país concentran casi la mitad de los asesinatos en lo que va del año. Las mismas de siempre, excepto que por primera vez en muchos años no está Sinaloa.

Los sucesos del jueves 17 de octubre, en la intentona de las fuerzas federales para capturar a uno de los hijos del Chapo, a Ovidio, modifican por completo el panorama en Sinaloa. No solo por el suceso mismo y lo que implica, principalmente por las repercusiones inmediatas y mediatas. Es un mal despertar del sueño.

El fracaso de las fuerzas federales en la captura de Ovidio Guzmán podrá prestarse como una de las mejores oportunidades para las críticas a este gobierno, incluso para las burlas. Eso es enteramente coyuntural. Se olvida. La reacción no. Por eso la falsedad del sueño. No hay peor sueño que soñar despierto.

Llegó a tal punto esta efímera situación, que desde el gobierno estatal se presumió que autoridades de otros países visitaron Sinaloa para conocer la estrategia de seguridad, que estaba alcanzando la reducción de homicidios mientras en todo México se incrementaban. Entre ellos mencionaron a la agencia antidrogas americana, la DEA, o el gobierno de Australia. Hasta se concertó una reunión entre la cúpula de la DEA y las autoridades locales.

A nadie le gusta despertar cuando está seguro que el sueño promete mucho más. Ese abrupto despertar enciende el coraje de cualquiera. Solo que esta vez, como sucede con muchos sueños, solo son eso. Sueños.

 

Primera cita

(Yucatán) Sinaloa no es Yucatán, ese sí un estado que pareciera no pertenecer a México. Sus niveles de violencia y de homicidios son de primer mundo. No de unos meses acá, desde hace mucho tiempo. Basta un dato: En Yucatán los muertos de un año completo ocurren en Sinaloa en solo un mes. Los últimos dos años, 2017 y 2018, en Yucatán ni siquiera llegan a 60 los homicidios. Un crimen a la semana, en promedio. Yucatán es como Suecia para el mundo, por sus niveles de seguridad. Ese sí es el ejemplo a seguir (PUNTO)

Columna publicada el 20 de octubre de 2019 en la edición 873 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 891
23 de febrero del 2020
GALERÍA
COLUMNAS
OPINIÓN

LO MAS VISTO

El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

OPINIÓN DEPORTES

DEPORTES

viral