Sentencian a un participante del enfrentamiento con el Ejército en la carretera La 20

Tiroteo la 20

Un hombre detenido tras un enfrentamiento con el Ejército en el que estuvieron los presuntos asesinos de Javier Valdez, fue sentenciado.

Lea: En caso Javier Valdez, vinculan al ‘Quillo’ a enfrentamiento con militares https://bit.ly/2Mtbw3J

Los acusados del homicidio del fundador de Ríodoce, Juan Francisco N, el Quillo; y Heriberto Picos Barraza, el Koala, lograron escapar de ese tiroteo ocurrido 11 días después del asesinato.

De las personas que se encontraban en el lugar solo fue detenido uno identificado como Gabriel N, aunque sus abogados aseguraron que fueron cinco los capturados, pero sólo a él lo pusieron a disposición.

El Juez lo condenó a 8 años de cárcel y al pago de 200 días de multa en Unidades de Medida de Actualización por el delito de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea agravado, debido a que fue capturado con un AK 47.

También fue acusado de homicidio en grado de tentativa, pero por este delito fue absuelto.

En la carpeta de investigación por el homicidio de Javier Valdez, un testigo protegido menciona el tiroteo en el que fue detenido Gabriel y que ahí estuvieron el Quillo y el Koala, pero escaparon.

El tiroteo ocurrió el 26 de mayo de 2017, en el cruce de la carretera que conduce a Eldorado y La 20, en Costa Rica.

El testigo aseguró que en ese lugar el Quillo instaló un falso retén con alrededor de siete vehículos para “levantar” a miembros de grupos contrarios a Dámaso López Núñez, el Licenciado.

El Quillo viajaba en un Jetta blanco blindado, el cual recibió impactos de bala, pero él resultó ileso.

Al lugar donde se encontraba el grupo armado llegaron elementos militares y fueron recibidos a balazos, por lo que se inició un enfrentamiento que duró alrededor de media hora.

El saldo fue de un cabo de infantería, un soldado de infantería y un soldado de transmisiones heridos, y un presunto delincuente muerto.

Gabriel corrió hacia un expendio de cerveza y se introdujo, pero fue alcanzado por un militar y detenido en posesión de un AK 47.

Tras un juicio oral, fue sentenciado por el delito de portación de arma agravado y absuelto por el delito de homicidio en grado de tentativa.

En la audiencia de fallo, el Juez dijo que se demostró que portaba el arma, pero no que había intentado asesinar a los soldados.

“Portaste una arma, te escondiste, no disparaste, a diferencia de las demás personas que sí dispararon. El tema es que tú sí estuviste presente en los hechos pero no disparaste”, señaló el Juez.

Durante el juicio declararon los tres militares que resultaron lesionados, de quienes el Juez señaló que fueron congruentes en sus declaraciones, que concuerdan uno con otro y detallan las circunstancias en las que ocurrió el hecho.

Explicó que dictó sentencia absolutoria por el delito de homicidio en grado de tentativa debido a que no hubo pruebas suficientes para acreditarlo.

Detalló que en el juicio, los peritos establecieron las trayectorias de los disparos que recibió el vehículo en el que viajaban los militares que resultaron lesionados, y no coinciden con la posición en la que se encontraba Gabriel.

En el lugar había otras personas armadas que huyeron, si la intención era el homicidio de los militares, abundó, la experiencia indica que hubieran logrado su objetivo.

El Juez dictó condena de 4 años por la portación de arma, pero aumentó al doble debido a que tenía la agravante de cuando tres o más personas porten armas del mismo tipo y con las pruebas quedó comprobado que había más personas en el tiroteo pero escaparon.

La fiscalía también acusó la agravante de pertenecer a alguna corporación policial o de algún servicio de seguridad privado, con la que la pena aumenta hasta una mitad.

El Juez estimó que esta agravante no se demostró, ya que se comprobó que pertenecía a una empresa de seguridad privada pero no que tenía adiestramiento en el manejo de armas, ya que estaba asignado a la vigilancia de un hospital y los guardias de estos lugares no suelen portar armas.

El sentenciado cumplirá su condena en el Centro Penitenciario Aguaruto.

 

Querían levantar ‘contras’

En el falso retén que el grupo del Quillo había instalado, ya habían “levantado” a presuntos halcones que fueron rescatados por el Ejército.

Uno de los testigos narró que fue privado de su libertad cuando pasaba por el lugar, le taparon la cara con su camisa y le dijeron que lo iban a matar.

Alrededor de 20 minutos después de permanecer privado de la libertad escuchó balazos y empezó a correr.

Mientras intentaba escapar observó que un civil arrojó el chaleco que portaba y un rifle y aventó una granada a los soldados, quienes respondieron con disparos.

El otro presunto halcón dijo que circulaba en una moto cuando vio que en el entronque de la carretera 20 y carretera a Eldorado había fila de carros, por lo que los rebasó y vio un retén que pensó que era de soldados, pero cuando se acercó se dio cuenta que eran civiles armados.

Uno de los hombres armados lo interceptó y lo bajó de la moto, le preguntó para quién trabajaba y exigió que dijera la verdad porque si no lo matarían.

El supuesto halcón fue subido a una camioneta donde lo amenazaron con torturarlo, pero pocos minutos después escuchó que gritaron que se acercaban los marinos y se empezaron a escuchar disparos.

El hombre tenía las manos atadas con su camisa pero se pudo soltar y se quedó en el lugar donde estaba por temor a que le dieran un balazo.

Artículo publicado el 14 de abril de 2019 en la edición 846 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

One Response

  1. En Estados Unidos sentencian a las personas hasta a 15 años sólo por apuntar a un policía con un arma… sin importar si tiene un historial limpió, no puede ser que personas reincidentes y con armamento de gran calibre entren y salgan de prisión como si nada¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES