Un mundo perfecto: del Triángulo Dorado a la Casa Blanca

 

Es octubre en la vasta sierra de Sinaloa, las fechas precisas para el rallado del bulbo de la planta de amapola. El ciclo está cerrándose y la jornada es intensa para las miles de manos que participan en la recolección de la goma de opio. Mientras las navajas van haciendo el corte preciso para que el bulbo suelte la resina sin morir, a miles de kilómetros de los montes del Triángulo Dorado, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declara una emergencia de salud por el abuso de los americanos a los opiáceos, entre ellos la misma heroína que está recolectándose y que terminará en las calles del mercado más grande para las drogas.

Todo ocurre de manera simultánea: Trump emite la alerta de salud por el abuso de una gama de medicamentos legales e ilegales derivados del opio, y en la sierra de Sinaloa se recolecta la base de la heroína. En unos meses más una buena parte de esa goma llegará en dosis personales a las calles estadunidenses. Es el ciclo repetido año con año.

El viraje en el consumo de drogas de los americanos no es nuevo, desde hace un lustro al menos era claro el incremento en el consumo de opiáceos y la reducción de otras drogas. Paralelamente, los estados se iban atreviendo a dar el paso a la legalización en el uso recreativo de la mariguana, aunque a nivel federal se mantenga la prohibición.

Lo que hoy tiene Estados Unidos es que su principal causa de muerte por lesiones es la sobredosis por drogas: en 2016 murieron 71 mil americanos, de ellos 64 mil corresponden a muertes por consumo de opiáceos —en 2015 fueron 32 mil por sobredosis de derivados del opio, en solo un año se duplicó—. Mueren más americanos por el abuso de drogas que por ataques de armas de fuego, o accidentes automovilísticos, suicidios y hasta homicidios. Basta un vistazo a la gráfica del Instituto Nacional para el Abuso de Drogas de los Estados Unidos para darse cuenta de la crisis: hace una década ninguna droga reportaba más de 5 mil muertes por sobredosis al año, ahora la heroína rebasó los 15 mil y los opiáceos sintéticos las 20 mil.

Donald Trump decide entonces declarar una emergencia de salud, tal como lo hizo en 2009 el gobierno americano por la gripe aviar, AH1N1, un recurso legal distinto a la emergencia nacional, por el que nunca se ha optado en Estados Unidos en casos relacionados con drogas.

Emergencia de salud o emergencia nacional, Estados Unidos enfrenta desde hace mucho una crisis en el consumo de drogas nunca antes visto, que se convierte también en un asunto político interno y de repercusiones a otros países, entre ellos el vecino más cercano, México.

Sinaloa no es el principal productor de heroína. Ni siquiera sumándole toda la producción del triángulo dorado —Chihuahua y Durango— se acercan a los niveles de goma de opio que se recolecta en Guerrero, el epicentro de México en la siembra de amapola. Pero aun así, la declaratoria de emergencia de salud de Trump no detiene una sola navaja de las miles que en este momento están rallando el bulbo de amapola.

 

Margen de error

(Guerra vs Legalización) Este octubre de 2017 coincidió además que casi en los mismos días se publicara la Evaluación Nacional de Amenazas contra Drogas (NDTA por sus siglas en inglés) elaborada por la DEA —la agencia antidrogas americana— y la Conferencia Internacional sobre la Reforma de la Política de Drogas, una actividad bianual que reúne a más de mil 500 participantes de 80 países, organizado por la Alianza de Política de Drogas, una ONG que debate sobre la búsqueda de alternativas en la guerra mundial contra las drogas.

Dos posiciones diametralmente opuestas sobre un mismo tema: Mientras el informe de la DEA habla de la amenaza para los Estados Unidos por el tráfico de drogas ilícitas y de un panorama que ha venido cambiando en la última década; los académicos, periodistas y organizaciones del mundo que participan en la Conferencia Internacional insisten en una reforma encaminada a la legalización, desde los radicales que plantean legalizar todas las drogas, hasta los moderados que señalan que la gran mayoría.

Este debate no es nuevo, pero cobra vigencia cuando en países como México los índices de criminalidad alcanzan niveles nunca vistos, ratificando el argumento de que México pone los muertos y Estados Unidos se muestra cada vez más ávido de drogas.

 

Primera cita

(México, Sinaloa) El informe de la DEA, aunque es mundial, enfoca el análisis a México y le dedica más espacio que a cualquier otro país —lo menciona 281 veces y a Colombia solo 131—. Asimismo el Cártel de Sinaloa es la Organización Criminal Trasnacional con más menciones (18 veces), a pesar de declaraciones encontradas que se han venido haciendo en los últimos años sobre su influencia.

Para la DEA, la Organización Sinaloa es quien “mantiene la huella internacional más expansiva en comparación con otras organizaciones mexicanas… distribuye cantidades al por mayor de metanfetamina, marihuana, cocaína y heroína en los Estados Unidos, manteniendo centros de distribución en ciudades que incluyen Phoenix, Los Ángeles, Denver y Chicago. Las drogas ilícitas distribuidas por el Cártel de Sinaloa se contrabandean principalmente a los Estados Unidos a través de puntos de cruce ubicados a lo largo de la frontera de México con California, Arizona, Nuevo México y el oeste de Texas.”

Aun así la Agencia Antidrogas americana habla de constantes cambios en las organizaciones criminales en México:

“El paisaje del narcotráfico en México está en constante cambio con nuevas organizaciones emergentes como vástagos de las Organizaciones Criminales Trasnacionales (TCO´s) anteriormente establecidas. A partir de 2016, la DEA evalúa las siguientes seis TCO´s mexicanas que concentran el mayor impacto en el tráfico de drogas a los Estados Unidos: Cartel de Sinaloa, Cartel Jalisco de Nueva Generación (CJNG), Cartel de Juárez, Cartel del Golfo, Cartel de Los Zetas, y Beltrán Leyva Organización. Cada una de estas TCO´s mantiene células de distribución de drogas en ciudades designadas en los Estados Unidos, que informan directamente a los líderes de TCO´s en México o indirectamente a través de intermediarios.” (PUNTO)

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.