Dos jóvenes fueron a trabajar a la sierra y desaparecieron en el camino

 

juan-desaparecido

 

Acostumbrado a estar sin comunicación alguna hasta por dos días, Juan Leonel Gómez Vidaña partió la mañana del miércoles 26 de julio rumbo a Badiraguato. Su oficio lo acostumbró. Trabaja instalando antenas y dando servicio a equipos de radiocomunicación, pero han pasado casi dos meses y su familia no sabe nada de él.

De 2006 a la fecha, según datos del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas hay 2 mil 882 personas extraviadas o desaparecidas en Sinaloa. Entre enero y mayo de 2017, según el mismo registro, en Sinaloa han desaparecido 292 personas.

Y con 19 años de edad, cuatro de ellos dedicados a la radiocomunicación, Juan Leonel recién instaló su propio negocio hace seis meses aproximadamente. Su primo, Reynaldo Ríos Vidaña, de 18 años, se estaba iniciando en el negocio también, y junto a él, también desapareció ese miércoles 26.

Según la versión de la familia de los dos jóvenes, ellos partieron al municipio serrano para evaluar unos puntos y llevar a cabo un presupuesto. Quedarían de verse con los clientes a la entrada de Badiraguato, para posteriormente acudir a llevar a cabo sus labores.

reynaldo-desaparecido

La última vez que se les vio fue cuando cruzaron el poblado La Campana, localidad ubicada al norte de Culiacán. A bordo de un vehículo blanco Chevrolet Tahoe modelo 2003, los jóvenes cruzaron la caseta de cobro alrededor de las 7:36 de la mañana de ese día. Esa es la última imagen de ellos.

“Mis sobrinos dijeron que quedaron de verse con las personas que requerían su trabajo en la parte del municipio de Badiraguato, donde de allí se los iban a llevar a la parte de la sierra, sin saber qué localidad o comunidad sería”, explica uno de sus tíos.

La alarma

Para el sábado 29 de julio, la familia de Juan y Reynaldo estaban ya muy preocupados. Se suponía que el trabajo no duraría más de un día, y ya habían transcurrido tres días completos y ninguno de los teléfonos que ambos portaban les daba noticias.

“No entran las llamadas y pues ya, como la comunicación es difícil por eso él ponía antenas de comunicación, entonces duraba uno o dos días sin comunicarse, pero supuestamente él iba nada más a revisar unos puntos y a hacer unos presupuestos, no se iba a tardar más de un día, entonces la familia al tercer día ya se empiezan a preocupar”, explica un familiar de Juan.

Y de las investigaciones por parte de la Fiscalía General del Estado, nada. La demanda ante la agencia especializada se interpuso en los primeros días de agosto, asignando el numeral 6064/2017 al caso. La denuncia no hubo que ratificarla, esta se persigue de oficio, sin embargo los familiares consultaron los datos del vehículo en que Juan y Reynaldo viajaban y este no aparece con reporte de robo.

“No te dan muchas cosas, no son lógicas, por eso se interpuso la denuncia ante la Comisión (Estatal de Derechos Humanos), para que ellos presionen y nos brinden el apoyo de estarle picando la cresta a ellos, de que investiguen y ver si están cumpliendo”, explica el tío.

Entre la esperanza y el miedo

Juan deja su oficina ordenada. Ubicada sobre la avenida Revolución entre las calles Agustín Yáñez y Alfonso Reyes en la colonia Guadalupe Victoria, el negocio recién comenzaba a prosperar.

Su tarjeta de presentación dice “Comunicación Juan Gómez, venta reparación e instalación de equipos de comunicación”. Dos dibujos de radios, una dirección y su número de teléfono, mismo que ya no volvió a responder. Sólo una voz femenina al otro lado: “buzón de voz, la llamada se cobrará al terminar los tonos siguientes”.

Apenas una semana atrás, Juan contrajo matrimonio. Atrás deja a su pareja y a su familia con la incertidumbre y el miedo. El no saber su paradero, si está con bien, o al menos, en caso de haber fallecido, saber en dónde está su cuerpo y darle sepultura.

Por parte de Reynaldo, originario del poblado Topia, en la sierra de Durango, llegó a Culiacán para trabajar con su primo porque en su tierra no hay trabajo. Recién había sacado su credencial de elector, la cual quedó en la oficina. Debido a esto, peritos investigadores tomaron muestras de sangre a los familiares. Las esperanza de hallarlos con vida disminuyen.

Para información, los familiares adquirieron un número especial para ello.

“Compramos un número especial para esto, si lo quieres usar para eso porque muchas veces te hablan, porque yo he visto los periódicos y te hablan y te dicen están en tal punto, ya no los busques, están en tal punto. O que ellos se comunicaran para saber cómo están, si están trabajando… pero yo ya no creo eso, la verdad no, desde el 26 de julio a la fecha, yo ya no lo veo viable, no sé cómo veas tú en tu experiencia como periodista”, explica uno de sus tíos.

El número es el 6671425448.

“La familia está… bueno, con miedo porque el revelar información y qué tal si está trabajando, pero si ese es el caso pues nada más queremos saber dónde están”, añade su tío, quien reitera en varias ocasiones que no buscan represalias de ningún tipo ni armar escándalo. Sólo quieren verlos de regreso.

Y han transcurrido casi dos meses y la respuesta de la Fiscalía General del Estado no llega. De Juan y Reynaldo aún no se sabe nada. Ahora pertenecen a la estadística de los casi 300 desaparecidos en 2017 en Sinaloa.

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1099
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.