Investigan doble desfalco en el INVIES

Investigan doble desfalco en el INVIES

     LA VENTA DEL INVIES. El 30 de diciembre de 2016.
LA VENTA DEL INVIES. El 30 de diciembre de 2016.

 

 

 

 

 

 

Se detectan pagos de obra pública inexistente y venta de terrenos al 20 por ciento de su precio en zona exclusiva de Mazatlán

 

 

El gobierno de Sinaloa investiga un doble desfalco en el INVIES, a través de la triangulación de recursos públicos para obras que no se llevaron a cabo y la compra de dos terrenos en una exclusiva zona de Mazatlán.

La transacción se realizó entre los mazatlecos Jaime Romero Barrera, ex director del Instituto de Vivienda del Estado de Sinaloa (INVIES) y el empresario de la construcción Javier Rodríguez Tirado, once días antes de que terminara el 2016.

Los predios ubicados frente al Centro de Usos Múltiples de Mazatlán fueron comprados por Rodríguez Tirado, un proveedor del INVIES, al cual la Auditoría Superior del Estado (ASE) acusa de no haber realizado las obras para las que fue contratado.

Con una cantidad casi exacta a la que recibió por esas obras inexistentes, Rodríguez Tirado le compró dos predios al INVIES, dirigido en ese entonces por Romero Barrera. La diferencia entre las obras pagadas y los terrenos adquiridos es apenas de 31 mil 552 pesos.

 

Salvador Reynosa Garzón, director actual del INVIES, explicó que la investigación comenzó cuando se revisaron los planos del lugar donde se construirá el nuevo Hospital General y se descubrió que el área donde se planeaba instalar el cuarto de máquinas del nosocomio, había sido vendida unos días antes de finalizar el sexenio, en tan sólo el 20 por ciento de su valor real.

LOS PREDIOS. Uno frente al CUM y el otro a un costado del edificio.
LOS PREDIOS. Uno frente al CUM y el otro a un costado del edificio.

Las obras fantasma

Entre agosto y diciembre de 2016, el INVIES realizó diversos pagos por un total de 5 millones 662 mil 650 pesos a la constructora Proyectos y Obras Compacto SA de CV y a la persona física Diana Lizette López Tapia.

Según consta en actas del Registro Público de la Propiedad y del Comercio de Sinaloa, Proyectos y Obras Compacto SA de CV fue creada el 1 de julio de 2014 y pertenece a Javier Rodríguez Tirado y su socio Cruz Alberto Ortega Macías, mientas que López Tapia es esposa de Rodríguez Tirado y también socia del empresario en otras dos constructoras que aparecen a su nombre.

Las transferencias bancarias realizadas desde el INVIES a la familia Rodríguez López fueron enlistadas por la ASE en el Informe de Fiscalización al Ejercicio Fiscal 2016, una vez que detectó la inexistencia de un expediente que justifique los pagos.

Según la ASE, Proyectos y Obras Compacto SA de CV recibió recursos para realizar trabajos de trazo y nivelación, desmonte, despalme, carga, acarreo y terraplén de terreno en los predios de Rincón de Urías, Los Acantos y Palmares, en Mazatlán.

Pero por estas supuestas obras, la ASE no encontró contratos, el CFDI o factura, bitácoras y la evidencia física de las obras.

En el caso de Diana Lizette López Tapia, quien había sido contratada para realizar la instalación del drenaje y agua potable, así como las guarniciones en el Fraccionamiento Palmares en Mazatlán, fue el propio INVIES quien levantó un acta administrativa por el incumplimiento de las obras.

Reynosa Garzón, director del INVIES, explicó que el contrato fue asignado a López Tapia a finales del sexenio pasado pero al entrar la nueva administración se encontró que la obra apenas había sido realizada en un 35 por ciento y luego fue abandonada.

Sobre este caso, la ASE también investigó y detectó pagos por un millón 119 mil pesos, los cuales no cuentan con facturas o CFDI, contratos, bitácoras y evidencia de los trabajos realizados.

“Debió haber entregado la obra del Fraccionamiento Palmares en saneamiento, drenaje y agua potable y obras civiles como las guarniciones, nosotros hicimos un acta porque estaba inconclusa. Esto en su momento podrá generar una sanción para él porque nosotros estamos manifestando que no fue terminada la obra para la cual él estaba contratado, sin embargo a él se le pagó el 100 por ciento de su trabajo”, señaló Reynosa Garzón.

Las transferencias que envió el INVIES a los Rodríguez López se concentraron en el segundo semestre de 2016 pero principalmente en diciembre, a pocos días de cerrar el sexenio.

Los cinco millones 662 mil 650 pesos se transfirieron en cuatro pagos en julio, cuatro en agosto, dos pagos en septiembre, dos en octubre, uno en noviembre y 13 transferencias en diciembre, la última de ellas el 30 de diciembre de 2016, el mismo día que se firmó la compra venta de los predios.

  PREDIO GRANDE. Con una extensión de 7 mil 780 metros cuadrados, este terreno tiene un valor de 19 millones 450 mil 350 pesos, pero fue vendido en 3 millones 776 mil 900 pesos.
PREDIO GRANDE. Con una extensión de 7 mil 780 metros cuadrados, este terreno tiene un valor de 19 millones 450 mil 350 pesos, pero fue vendido en 3 millones 776 mil 900 pesos.

Los exclusivos terrenos casi regalados

En el nuevo Mazatlán, un polígono en desarrollo que se ubica junto a la exclusiva zona La Marina del puerto turístico, el gobierno de Mario López Valdez adquirió en abril de 2013, a través del INVIES, una reserva territorial de 26 hectáreas, en donde un par de años más tarde se construyó el Centro de Usos Múltiples (CUM).

Actualmente, junto al CUM se edifica el Centro de Rehabilitación y Educación Especial del DIF y se proyecta que en los próximos meses a un costado del CREE se comience la construcción del Hospital General.

En esta zona de alta plusvalía, el INVIES vendió dos terrenos al empresario Javier Rodríguez Tirado, a tan sólo el 20 por ciento de su valor comercial.

Según el contrato de compra venta de uno de los predios, obtenido a través del Registro Público de la Propiedad y el Comercio de Sinaloa, la venta se llevó a cabo el 30 de diciembre de 2016 y fue notariada por Jorge Luis Buenrostro Félix.

El predio de mayor tamaño está ubicado frente al CUM y tiene un área de siete mil 780 metros cuadrados. Fue adquirido por Rodríguez Tirado en tres millones 776 mil 900 pesos, a pesar de que su valor real era de 19 millones 450 mil 350 pesos, según un avalúo realizado por el INVIES una vez que comenzó la investigación.

El segundo terreno, al costado derecho del CUM, tiene una extensión de cuatro mil 260 metros cuadrados y fue adquirido en un millón 917 mil 302 pesos, mientras que su valor comercial, según el avalúo, era de 10 millones 917 mil 302 pesos.

De acuerdo a la normatividad, el INVIES tiene la facultad de vender las reservas territoriales pero sólo con la autorización de su órgano de gobierno, el cual está integrado por el Gobernador, la Secretaría de Desarrollo Social y Humano, la Secretaría General de Gobierno y la Secretaría de Administración y Finanzas.

Ante este órgano, el INVIES debió haber presentado un proyecto que explicara el beneficio de vender el predio y cuál sería su uso.

Al respecto, la ASE no encontró ningún documento oficial que validara la venta de los predios.

Según fuentes extraoficiales, la investigación podría llegar a revertir la compra-venta de los predios.

 

PREDIO CHICO. Este predio mide 4 mil 260 metros cuadrados y su valor real es de 10 millones 917 mil 302 pesos. Fue vendido en un millón 917 mil 302 pesos.
PREDIO CHICO. Este predio mide 4 mil 260 metros cuadrados y su valor real es de 10 millones 917 mil 302 pesos. Fue vendido en un millón 917 mil 302 pesos.

 

 

 

 

 

 

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.