El Puente negro, identidad culichi

 
 puente negro 7

Si algo caracteriza a los residentes de la capital de estado de Sinaloa, es la de tener una idiosincrasia que apunta al crecimiento y el desarrollo sin dejar de lado su origen.
Magnas obras se han erigido a lo largo de las décadas, que colocan a Culiacán como una ciudad en pleno crecimiento.
Edificios modernos y funcionales que albergan a grandes empresas no han dejado de lado la cara histórica que cimienta lo que hoy es.
Culiacán es atravesada por tres ríos, el Tamazula, el Humaya y el Culiacán, este último formado por los dos anteriores.
Actualmente la ciudad está conectada por puentes situados en diferentes puntos de la ciudad, agilizando el tránsito de vehículos y personas a pesar de los ríos; sin embargo, no siempre fue así.
Durante el porfiriato, Culiacán más que una ciudad era una aldea. La única manera en que sus habitantes podían atravesar los ríos era en canoas y en ocasiones el traslado de Culiacán a otras ciudades podría demorar hasta semanas, lo que provocaba que la ciudad estuviera en aislamiento y tuviera poco crecimiento económico y cultural.
En 1907 comenzó a haber un avance en la ciudad. Ese año se inició la construcción de un puente que representaría algo más que una simple obra pública para la ciudad.
El tendido ferroviario estaba llegando a Culiacán, pero con ello las complicaciones geográficas de la zona, entre ellas los ríos. Fue entonces que bajo la supervisión del ingeniero George Stranahan comenzó la construcción del Puente Negro.
El Puente Negro es un puente ferroviario que se ha convertido en un símbolo para Culiacán. Este puente es utilizado como punto de referencia, para fotografía, campañas de turismo, e incluso como logotipo de gobierno en algún mandato municipal.
Su construcción comenzó en 1907 por una empresa de Estados Unidos, quien ganó la licitación para esta obra de la que estuvo a cargo el ingeniero Stranahan.
El proyecto que incluía al Puente Negro, era el Ferrocarril Sur Pacífico. Este proyecto pretendía acercar los lazos comerciales entre la zona del noroeste de México con el sur de California en Estados Unidos.
Las operaciones del Puente Negro comenzaron en 1908, con el paso de la primera locomotora. A partir de entonces Culiacán dio un giro a su modo de vida.
A raíz del tendido ferroviario que atravesaba Culiacán, comenzó el crecimiento económico de la ciudad. Empezó a llenarse de edificios afrancesados, llegó la electricidad, además de que el acceso a la ciudad era mucho más sencillo, y Culiacán ya no estaba aislado, explicó el historiador de la Universidad Autónoma de Sinaloa, Félix Brito Rodríguez.
El Puente Negro no tiene nada en especial, agregó el investigador, en realidad es un puente con las características que tenían las construcciones de esa época, en todo el país debe haber puentes similares, sin embargo, el Puente Negro es especial para Culiacán.
Su construcción representó la llegada de la tecnología a la localidad. Culiacán dejó de ser una aldea para comenzar a ser una ciudad. La economía se activó a raíz de que en los trenes se contaba con vagones refrigerados con los que se podían exportar productos agrícolas hacia otros estados y además a Estados Unidos, ya que la colocación del tendido ferroviario era estratégico para la agricultura. También comenzó la exportación de productos mineros y la ciudad ya era accesible para los viajeros.
Además, el atractivo del puente se convirtió en un lujo para los culiacanenses de aquella época, que tomaban como paseo el visitar los alrededores del puente y junto al río.
La construcción del tendido ferroviario no sólo favoreció directamente a Culiacán, sino al estado, porque con las crecidas de los ríos, en ocasiones era imposible comunicarse, incluso entre las mismas ciudades de Sinaloa.
El Puente Negro ha sobrevivido durante el tiempo y las inclemencias, aunque durante una importante crecida de los ríos en el año de 1917 parte del tendido lineal del puente fue derrumbado. Se tardó un tiempo en recuperarse y reconstruirse este tramo del puente, sin embargo hoy en día sigue en pie como en su forma original.
Otro puente importante de la época fue el Puente Cañedo, que fue también construido por Stranahan, y a diferencia del Puente Negro, fue creado para el paso peatonal y vehicular. Éste fue terminado en 1909 y era considerado el hermano del Puente Negro, y fue nombrado así en honor al gobernador Francisco Cañedo, quién ordenó la construcción durante su mandato, logrando que fuera una obra útil y destacada para la ciudad.
Sin embargo, el puente Cañedo fue modificado durante el gobierno de Gabriel Leyva Velázquez. Los arcos de acero que lo asemejaban con el Puente Negro fueron retirados y lo que en un tiempo fue piso de madera, se convirtió en asfalto y fue nombrado puente Miguel Hidalgo; hoy conecta el flujo peatonal y vehicular del centro de la ciudad hacía la colonia Tierra Blanca.
Actualmente el Puente Negro es más un atractivo turístico y emblemático para la ciudad, que la obra que colocó a Culiacán en el mapa. Sin embargo, siempre representará algo para los culiacanenses, ya que es un punto de referencia, tanto histórico como de identidad.
 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1100
GALERÍA
un accidente registrado la mañana del 30 de enero en elota dejó un saldo de 22 personas muertas.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.