Operativo Tamazula

 

BRI_3672 BRI_3787_BRI3317 BRI_3861

Los rostros del miedo: los desplazados por la búsqueda de “El Chapoen Tamazula.

Luego de un intenso operativo que mantiene la  Secretaria de Marina, en la Sierra de Tamazula Durango, en una supuesta búsqueda de Joaquín “El Chapo” Guzmán, familiares de  habitantes de varios pueblos, acompañados por activistas de Derechos Humanos, fueron en búsqueda de los pobladores, quienes habían reportado que  los marinos mantenían sitiada al menos una de las comunidades.

Los pobladores tuvieron que abandonar sus  casas para buscar refugio en Cósala, por miedo a ser nuevamente atacados luego de una intensa balacera desde helicópteros  el martes de la  semana pasada, donde algunas casas resultaron con impactos, hasta el momento no se registra la pérdida de vidas.

La Marina ya negó de manera oficial que sus efectivos sean los responsables de los disparos en contra de los pueblos, y de mantenerlos en estado de sitio, además insinúan que algún grupo delictivo pueda estar utilizando uniformes apócrifos de la SEMAR, por lo que se presta para que los acusen a ellos.

Aquí hay que salir huyendo

“Veníamos  por el monte como unos diez, nosotros veníamos con la niña, todos igual, sufriendo hambre y todo, la niña pues ya mero se nos moría… nosotros queremos regresar porque ahí está la gente, ahí está mi apá”, dijo Heraclio.

Él es un joven habitante de la comunidad El Águila, municipio de Tamazula, que se dio cita el sábado a las 7 de la mañana en la plazuela de Cósala, para salir rumbo a las comunidades en rescate de sus familiares, que hasta ese momento no habían podido salir de la zona serrana.

Heraclio carga a su bebe de cuatro meses, a su lado se mantiene parada su esposa, Yanet, se observa tímida, “es porque todavía tiene miedo” aseguró su marido; los huaraches de plástico dejan ver algunos raspones que se hizo en el camino mientras huía por el temor de que los marinos le dispararan.

El martes pasado Heraclio y su familia no alcanzó ni a desayunar, eran alrededor de las 7:30 de la mañana, cuando tuvieron que salir huyendo rumbo al monte por que llegaron disparando helicópteros que según reportan pertenecen a la Marina Armada; cuatro días tuvieron que caminar hasta llegar a Cósala, en Sinaloa.

“Por ahí por el rancho pasaron tres (helicópteros), pero al rancho del Limón ya habían llegado dos, llegaron igual disparando. Cuando fuimos atacados salimos de la casa y nos fuimos por el monte, el camino está difícil por que nos fuimos por donde hubiera menos facilidad pa´ ellos de transitar… la niña viene toda pinta de baiburines.”

El miedo de Heraclio además de los disparos fue porque dos años atrás, agentes de las fuerzas especiales del ejército, llegaron a su casa y lo golpearon, “disque por reporte de secuestradores, pero nomas nos golpeaban, ni nombre nos preguntaban, ya después del golpe nomas pidieron disculpas, luego dijeron que no anduviéramos dando reporte de nada, porque nos mataban”.

Heraclio y su familia no fueron los únicos que salieron huyendo de su pueblo el martes que hubo disparos desde helicópteros en la sierra de Tamazula, también reportaron que hicieron lo mismo habitantes de poblados como El Verano, Lagunitas, Los Laureles, El Ranchito y Las Iglesias.

 Del pueblo Mágico al trágico

La plazuela de Cósala fue el punto de reunión para los familiares de habitantes de los poblados de la sierra duranguense, que estaban supuestamente sitiados por la marina.

Alrededor de 50 personas, acompañados por el presidente de la Comisión de Defensa de Derechos Humanos, Leonel Aguirre Meza, y el activista, Profesor Óscar Loza Ochoa, el Síndico Procurador de Tamazula Juan José Maclovio Gonzales y el Secretario del Ayuntamiento, Eduardo Mejía, se dirigieron en búsqueda de autoridades que garantizaran la seguridad para poder llegar hasta los poblados.

Saliendo de Cósala, en la comunidad de Palo Verde, la comitiva se topó con el primer retén de efectivos de la Marina. De manera pacífica la gente se dirigió a ellos para pedirles respuesta y garantías para poder trasladarse a los pueblos.

Tras los cuestionamientos de la gente sobre el estado de sitio que mantenían los marinos en comunidades como El Verano, el comandante a cargó negó la situación, manifestando el derecho de libre tránsito de cualquier persona, e insinuando que los disparos a los pueblos habían sido por un grupo que está suplantando la institución.

“Nosotros estamos aquí, por que anda llegando mala la difusión y necesitamos también saber si hay alguna otra fuerza o grupo que esté suplantándonos”

En entrevista el elemento de la Marina a cargo del retén instalado en la Escuela Primaria Licenciado Benito Juárez, en Palo Verde, Cósala, informó que no podían garantizar la seguridad de las personas que querían adentrarse a la zona serrana.

¿Entonces no tienen conocimiento de lo que plantean los pobladores sobre el estado de sitio que mantiene la marina en pueblos de más arriba?

-La verdad no, yo por eso les estoy diciendo que pueden pasar, nosotros no estamos obstruyendo el paso ni nada por el estilo, ni mucho menos a los comisionados de los Derechos Humanos.

-¿Qué garantías tiene la gente que quiere pasar?

Yo sé que ellos no me entienden ahorita esa situación, pero ellos al pasar allá corren peligro porque nosotros no sabemos qué grupo de gente anda igual, vestidos igual que nosotros

Se ha mencionado que podría esconderse aquí Joaquín Guzmán Loera…

-En si no es el objetivo principal, ahorita es por la inconformidad de la ciudadanía porque están dejando mal a la institución en ese aspecto

Heraclio se acercó a los elementos de la marina y tomo la palabra, “¿Están seguros que no son ustedes?” les cuestionó.

Heraclio también les explicó lo sucedido en los últimos días: “Miren, ya tenía más de dos semanas una avioneta alta, que de hecho poco se mira y a eso de las 7:30 de la mañana (del martes 6 de octubre)  apareció una avioneta de dos turbinas o de dos motores no sé cómo le dirán.

“Apareció la nave esa, paso bajitita por el rancho, salimos a ver por qué pues el zumbidón. A minutitos, no pasaron cinco, después de la avioneta, cuando salieron tres helicópteros bajitos, ni modo que no digan que no son de la marina.

“Se fueron rumbo al punto de El Limón, pero de allá pa´ acá, ya venían dos o tres más (helicópteros), lo cual ya andaban dos o tres avionetas más entonces por que empiezan a disparar al rancho.”

“Enseguida estaba otro ranchito de un hermano, también empezaron a disparar, miraron mujeres y tiraron hasta granadas… en mi rancho yo estaba con mi familia, con mi niña de 4 meses, y empezaron a disparar sin mirar correr a nadie, ni mirar a nadie armado dispararon”, les dijo Heraclio a los marinos.

Pero ese no fue el único retén de la SEMAR que se encontraron los pobladores, antes llegar a la comunidad de El Verano, estaban elementos con insignias de la UNOPES, un grupo táctico operativo de fuerzas especiales de la Marina.

Luego de esperar alrededor de una hora a que bajara la corriente del río para poder seguir el camino, subir y bajar entre los cerros por caminos llenos de rocas, en caminos improvisados, angostos terrosos, pero con bellos paisajes .

Al llegar lo primero que se encuentra es una secundaria de CONAFE, un solo salón que parece abandonado, ahí acamparon los marinos, supuestamente fueron atacados, se observaron unos casquillos de diferentes calibres pero el salón no tenía ningún impacto.

“El día que mueras recordaras esta noche `20 años´ después”, está escrito con gis en la pizarra adentro del aula.

Al llegar se observan camionetas cargadas con cobijas, ropa, víveres, y todo lo que pudieron; poco a poco van saliendo de las casas algunas mujeres y niños, dispuestos a subir a las camionetas para irse lo más pronto; hay  ancianas que  lloran por dejar ahí 80 o 70 años de vida.

Mientras los comisionados de la Defensa de Derechos Humanos y autoridades del ayuntamiento de Tamazula hicieron un recorrido de inspección en el lugar, se escuchó el sobrevuelo de un helicóptero, que no se vio, lo único que apenas se  alcanzó a ver sobrevolando pero muy arriba fue un avión de dos hélices y una tipo avioneta.

Las huellas

Martha Marbella, vive en El Verano, su casa resultó ser una de las que desde un helicóptero que decía marina dispararon, los hoyos en el techo y la pared por las balas, alrededor de una hora y 30 minutos duró el ataque a la vivienda de esta mujer.

El martes pasado desde la mañana los pobladores de El Verano, se percataron de los aviones que sobrevolaban por el área, la gente salió a verlos.

Por la tarde Martha salió a ver y se percató que estaba un helicóptero volando muy abajo, eran alrededor de las seis de la tarde; estaba sola con su hija de menos de dos años,  su esposo se había ido a trabajar y su hijo a cortar melones junto con su abuela que vive en el pueblo.

“Yo corrí por mi niña y a cerrar la puerta, ya venía en la pura esquina cuando empezaron a tirar, corrí y me tiraron a dar pero no me pegaron, me fui por atrás de la casa y me refugie, espere que el avión se fuera y corrí al baño, allá fue donde me refugie la hora y media del tiroteo que hubo”.

Al día siguiente elementos de la SEMAR en tierra, bajaron al poblado, a platicar con los habitantes que estaban ahí en su mayoría, mujeres y niños.

“Les preguntamos (a los agentes) por lo que había sucedido, ellos dijeron que fue gente mala, pero yo les dije que fue el mismo gobierno, acabábamos de salir a ver el avión, es el mismo avión que nos está dando vueltas todo el tiempo”.

“Casquillos nosotros no recolectamos ninguno, ellos se dedicaron hacer eso, nos dieron la orden de que no saliéramos de la casa, que estábamos refugiadas, nosotros le hacíamos caso pos por miedo”.

“Después nos salieron que andaban buscando a una persona, pues si les dije ustedes búsquenla a donde este, o tal vez donde a ustedes les hicieron daño, pero ¿nosotros que?”, dijo Martha Marbella

El hijo de Marta echaba a una caja de cartón un par de pequeñas Gallinas, mientras su madre recordaba el miedo que sintió el martes pasado y los días que siguieron por no saber si regresarían a disparar, sus manos poco a poco dejaron de temblar y su voz se cortaba menos, como si la calmara cada  minuto que pasaba y acercaba el momento de abandonar la comunidad de El Verano.

Alrededor de 43 personas fueron las que abandonaron sus hogares la tarde del sábado, pero llegar a Cósala no fue fácil, cinco horas y media duro el traslado, todas las camionetas en caravana no dejaban mucha distancia una de otra siempre pendiente que las que se retrasaban por el mal camino alcanzaran pronto a los de adelante.

El rio fue casi el último obstáculo que retrasó la llegada, dos camionetas quedaron atascadas, en una venían dos niñas pequeñas, que fueron rescatadas por un poblador de Palos Verdes que se metió para sacarlas de la camioneta; luego de un rato una patrulla de policías municipales llegó para sacar del agua los vehículos.

En el retén de Marinos de Palos Verdes, fueron revisados cada uno de los vehículos, la gente ya empezaba a desesperarse, habían pasado cerca de cinco horas para llegar hasta ese punto.

Del otro lado de donde estaban los elementos de la armada un grupo de personas ya los estaban esperando, fueron recibidos con aplausos, abrazos y lágrimas; familias que no habían tenido comunicación desde el martes se reencontraron.

Habitantes de otros poblados más alejados continúan sin poder salir de sus comunidades, reportan que continúan personas entre los cerros tratando de salir de la zona del operativo que está realizando la Marina en una supuesta búsqueda de Guzmán Loera.

 

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1116
GALERÍA
Ríodoce presenta el suplemento cultural, Barco de Papel ⛵️, una publicación que de manera mensual reunirá a las distintas disciplinas artísticas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.