viernes, enero 21, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Abren estancia para enfermos de alzheimer en Los Mochis

Los Mochis, Sinaloa.- A quince años de su peor tragedia familiar y tras casi nueve décadas en tierra sinaloense, don Edmundo Yeomans Martínez logró cumplir su sueño, en el ocaso de su existencia: fundar la estancia permanente para enfermos de alzheimer.

No fue fácil ni rápido, sino lento y lleno de obstáculos, recuerda su hijo, Edmundo Yeomans Ayala, que empuja la silla de ruedas en la que su padre de traslada por la estancia, que con un costo de 4.8 millones de pesos tendrá dos plantas y hasta bodegas.

Le estancia está a medias, como también el sueño de don Edmundo, pero ya da resultados. Varios inquilinos reciben la atención personalizada de sus terapistas. Los conducen de la mano para que caminen y casi los cargan. Ellos son ancianos que han olvidado sus funciones motoras, que necesitan a una tercera persona para momentáneamente seguir viviendo.

Don Edmundo y Edmundo Junior recuerdan esos momentos que vivieron en carne propia, cuando la esposa y madre, respectivamente, Berthila Ayala de Yeomans enfermó de alzheimer. Se acabaron la fortuna familiar, la herencia, y el trabajo de décadas buscando una cura para ella. Nunca la consiguieron. Viajaron hasta el confín de mundo para encontrar la ayuda. Nadie se las proporcionó.

En tanto, la salud de Berthila se fue deteriorando, hasta que como una flama se apagó. Berthila murió. Y con su marcha, con su último halo, con el adiós, encendió otra llama en los Edmundos, y entraron en una nueva misión, crear una estancia. Y en cuerpo y alma se entregaron a esa promesa personal.

Muchas puertas tocaron, y muchos portazos recibieron en plenas narices. Abrieron ventanas de ayuda, pero estas también se cerraron. Incansable, don Edmundo continuó hasta que su lucha ganó adeptos, y poco a poco reunió dinero, que junto para invertirlo a su debido tiempo.

Obtuvo en lote y finalmente con la ayuda Dolores Ojeda, fundadora de una casa similar que opera en Ciudad Obregón, Sonora, concluyó el proyecto.

El alcalde Arturo Duarte García aportó 1.2 millones de pesos, y Sedesol federal una cantidad similar. Particulares aportaron lo que pudieron y finalmente se levantaron los cimientos, los muros y los techos. Todo quedó y ahora la estancia lleva el nombre de Berthila Ayala de Yeomans, la mujer que con su muerte creo la idea de construir una estancia para enfermos de Alzheimer.

Regino López Acosta, delegado de Sedesol en Sinaloa, se refirió a la historia de Don Edmundo y de Berthila como un acto de bran amor al ser humano pero de un gran compromiso social, una conducta que no debe olvidarse.

El alcalde, Arturo Duarte García dijo que aún se requiere dinero para consolidar el sueño y anunció que ya están en cuentas municipales los 2.4 millones de pesos que se requieren para terminar la estancia.

Duarte sonríe, y abraza a don Edmundo. Don Edmundo no puede articular palabra porque el anuncio lo sorprende y enmudece. Se aferra al hombro del alcalde. Respira aliviado, satisfecho. Se deja fotografiar, se ve cansado. Le acercan la silla de ruedas. Se sienta. Palmadas en el hombre le llegan por montones, y él se va tranquilo.

Ya ha quedado andando la estancia para enfermos de alzheirmer, la única en Sinaloa.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.