julio 28, 2021 2:41 PM

Los independientes sinaloenses

La novedad se transformó en alegría en un lado y frustración en la otra. Así, mientras Manuel Clouthier había hecho una campaña de cara a los ciudadanos presentándoles sus propuestas, los otros “independientes” desde el primer momento le apostaron al engaño,  la maniobra y la operación el día de la jornada electoral.

Al primero la gente del quinto distrito electoral le ofreció dejar de lado la modorra dominical, el hartazgo, el partido de futbol o la comodidad de la casa para ir en medio de un calor infernal a votar, mientras los segundos, ensoberbecidos,estaban convencidos de que iban a ganarle a los partidos y sus candidatos,pero la gente les manifestó desconfianza y rechazo,de manera que tuvieron que hacer esfuerzos para lograr, en algunos casos, menos de la cuarta parte de las firmas de apoyo que habrían conseguido para su registro como candidatos.

Al primero se le abren grandes posibilidades políticas y es factible que sea candidato a gobernador en el 2016 si el Congreso del Estado termina por ajustarse a la reforma constitucional, mientras los otros independientes regresarán a la nada o cultivarán la esperanza de que en 2016 se les llame nuevamente por los servicios prestados.

¿Por qué esta diferencia ante quienes técnicamente eran lo mismo en el momento de competir? ¿Cuándo había una campaña de baja intensidad a favor de los candidatos independientes? ¿En dónde radica la explicación del error de cálculo deJorge Castañeda, quien no le brindaba ninguna posibilidad a Manuel Clouthier,pero síinexplicablemente el triunfo a Víctor Antonio Corrales Burgueño y Giova Camacho?

Bueno, la diferencia radica en la legitimidad de las candidaturas, que es una enseñanza que deja esta elección. Me explico: está demostrado que no basta que cualquier ciudadano decida ser candidato a un cargo de elección popular para ganar, sino quees necesaria una buena trayectoria como ciudadano y cierta visibilidad pública.

Clouthier es una marca electoral que viene de su padre, mientras que a Ayala, Vidal, Camacho y Corrales se les asoció para mal desde el primer momento al PAS, con el diputado pasista Cuén Ojeda, el factótum de la política universitaria, expresión de la negación de prácticas democráticas que pregona en el Congreso del Estado, y a quien no le importa con quien llegar, sino alcanzar mayores cuotas de poder; incluso, como lo vimos en la última fase de la elección, pretender hacer enroques con el PAN sacrificando a sus candidatos, lo que según nos dicen provocó el rechazo de alguno de ellos, que dicho de paso mintieron abiertamente al negarse pasistas. ¿Habrá quien les vote si de nuevo aparecen reconvertidos en pasistas?

Es, también, la actuación de una sociedad cada día más participativa cuando hay candidatos que responden a las expectativas de la mayoría de los ciudadanos y es el rechazo a las opciones carentes de legitimidad sostenidas en el control de instituciones públicas.

Entonces, el triunfo de Clouthier y la derrota aplastante de los pasistas tiene  lecturas  que van más allá de la elección. El primero es la posibilidad de transitar hacia personajes que encarnan el interés ciudadano y sus problemas; en tanto los otros representan precisamente lo que ya no quiere la mayoría, que es el engaño, la mentira y el control ilegítimo de la UAS.

Y ese será el dilema de las elecciones estatales de 2016; luego los partidos y sus candidatos, además de hacer su balance debieran hacer una lectura más cultural que electoral de manera que se sustancie el análisis de los votos emitidos y no quedarse en la periferia de lo ocurrido el domingo pasado.

Está visto que si los partidos se siguen moviendo en la estrategia publicitaria, el acarreo, la compra y coacción de votantespodrían no alcanzarles en unas elecciones más competidas.

En definitiva, las enseñanzas en materia de candidatos independientes es clara: no deben ser aprontados los provenientes de poderes fácticos, el escenario sucesorio de 2016 se mueve con la posibilidad de que Clouthier u otros sean candidato independiente a la gubernatura o en el caso de que no haya reforma en Sinaloa, que lo deben ya estar pensando, ser postulados desde el sistema de partidos y los resultados podrían ser igualmente sorprendentes.

Sólo, por último, hay que tomar en cuenta a ese 60 por ciento de abstencionistas que en el caso de opciones creíbles podrían activarse, como sucedió en Nuevo León,y podrían definir ganadores y perdedores.

Cualquier cosa que suceda, ya no serán iguales los comicios en Sinaloa.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 965
25 de julio del 2021
GALERÍA
Protestas y celebraciones ante destitución de primer ministro y suspensión de parlamento en Túnez
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.