agosto 3, 2021 10:10 AM

Punto de nostalgia XIX: Parque Constitución

parque constitución

Leónidas Alfaro

El recuerdo de este parque llamado Centro Cívico Constitución (CCC) me remonta a Edipo Rey, obra de teatro originaria de la antigua Grecia, cuyo autor fue Sófocles. Aunque les parezca increíble a los profesionales del teatro, en ese breve escenario que ocupa el auditorio con su concha acústica, se presentó la obra encabezando el elenco uno de los más grandes actores mexicanos: don Ignacio López Tarso, actor que el pasado 15 de enero acaba de cumplir noventa años, toda una vida llena de triunfos en una de las actividades más hermosas. Lo recuerdo tan grande como es, salió a escena con una impresionante máscara que afirmó aún más la presencia arrolladora de su personaje: Edipo.

Y también, aunque no lo crean los dizque políticos de ahora, sentados en las bancas de concreto, en primera fila, estuvieron el Gobernador del Estado, general Gabriel Leyva Velázquez, y su señora esposa; don Emilio Aguerrebere,  quien fungía como presidente municipal, también acompañado de su esposa. Todos ellos, la mañana de ese 14 de noviembre de 1958, habían sido acompañados junto con cientos de ciudadanos, por el Presidente de la República, don Adolfo López Mateos, quien tras breve discurso, cortó el listón para inaugurar el majestuoso CCC, culminando el acto con un recorrido en el que admiraron el portentoso mural del escultor Rolando Arjona, la biblioteca, el auditorio y de ahí las canchas de baloncesto, volibol, la alberca y el Zoológico.

El general Leyva Velázquez solía visitar el parque los domingos, él y su esposa formaban una pareja impresionante. Ambos eran muy altos, vestían con sencilla elegancia; ella con vestidos de falda larga y holgada, maquillaje discreto, ausencia de alhajas. Él con pantalón dril y guayabera. Se confundían entre la gente para recorrer el museo, admirar el aerolito -ese mismo que ahora está en el Centro de Ciencias-, disfrutar del Zoológico, la algarabía de los niños, los clavadistas de la alberca, los árboles, y en una banca comerse un raspado.

No resulta difícil imaginar que sus comentarios referían sobre la hazaña lograda, gracias al esfuerzo conjunto con personas como don Diego Redo, el gran empresario sinaloense, que no tuvo empacho en donar los 70 mil metros cuadrados que ocupa el parque, ni tampoco la diligente intervención del arquitecto Jaime Sevilla Pollastro, quien puso todo su empeño e inteligencia en obra tan relevante; tales personajes fueron distinguidos en el discurso de inauguración por el presidente del Patronato del CCC, don Atilano Bon Bustamante.

El primer director fue el profe Pinzón, célebre personaje que gustaba de las artes marciales. Los domingos entrenaba a los cadetes militares; con mano firme y celo administrativo guio los destinos del CCC por 15 años. Muchas han sido las carencias que se han tenido que sortear para que este importante centro sobreviva, por eso es justo hacer mención y manifestar cumplido reconocimiento al Ingeniero Humberto Iriarte Salazar, quien durante más de 10 años batalló para equilibrar la permanencia del zoológico. Son muchas y diversas las vicisitudes que se han comentado en relación a los problemas que atosigan al parque; todo por falta de interés de las autoridades que siempre están escamoteando los recursos. Una anécdota que dio la vuelta al mundo, fue aquella que alguien con mucho ingenio difundió: “En el parque zoológico de Culiacán existen los únicos leones vegetarianos del mundo”. Para reforzar lo dicho, a los flacos leones, que formaban una pareja, les tomaron fotos junto a mazos de zanahorias, rábanos y lechugas.

Ha sido el CCC un centro de diversión y esparcimiento que desde su creación dio un nuevo rostro a la fisonomía de la ciudad; su presencia agigantó la estética de la ciudad, pero quizás lo más importante es que nació para cubrir un reclamo de una sociedad preocupada por dar a sus hijos un lugar de sana diversión, ejercicio físico y espiritual; la inclusión de un museo y un teatro, lograron ese cumplimiento. Las canchas de volibol han servido para forjar, desde los lejanos años sesenta, a exponentes que han sobresalido en ese deporte. Lo mismo ha ocurrido en el área de básquet y el frontenis. Motes de jugadores como El Tomate, El Veneno y El Chuco, han cobrado fama en torneos nacionales.

La concha acústica ha sido baluarte en la formación de artistas. Promovidos por el Instituto Municipal de Cultura, se desarrollan los domingos familiares con presentaciones de artistas populares que han destacado en la danza folclórica, el canto y la música. Se extrañan los tiempos de cuando el Club Apriles organizaba en las canchas deportivas la Noche Mexicana del 20 de noviembre, un gran baile-cena amenizado con banda-orquesta, y no podía faltar la presentación de algún artista de talla internacional.

En aquellos ayeres, en tiempos de invierno, solían llegar las caravanas de casas rodantes que los gringos conducían con destino a Mazatlán. La invasión se imponía en la zona que ahora ocupan las canchas de tenis, futbol y béisbol. Era curioso ver a aquellos turistas que impresionaban con sus enormes carros-casa equipados con la tecnología más moderna, que les permitía realizar un viaje cómodo y muy económico; sus derramas se limitaban a la compra de combustible y algunos perecederos.

Desde entonces, vislumbramos que la invasión de los norteamericanos ya no sería bélica, pero sí de sobra ventajosa para un país, que nos adelanta, de sobra, en ciencia y tecnología; de ahí que nuestra producción agrícola les sea más favorable a ellos que todo lo industrializan, lo mismo sucede con los productos del mar, los minerales y el petróleo. Y eso ¿a qué se debe? Sin duda: han tenido mejores líderes políticos que han sabido anteponer el verdadero valor a la patria, por eso la han hecho grande y poderosa, por eso, como lo sentenció Octavio Paz, somos su servidumbre.

leonidasalfarobedolla.com

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 966
01 de agosto del 2021
GALERÍA
Fuertes incendios forestales en Turquía, al menos ocho muertos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.