mayo 11, 2021 1:55 PM

Despierta Mazatlán de los “Sueños de Momo”

FELTON. Del sueño a la pesadilla.
FELTON. Del sueño a la pesadilla.

Células delictivas desmanteladas, asesinatos, secuestros…

Los eventos de alto impacto que se registraron esta semana en el puerto después de la aparente calma que se vivió durante el Carnaval Internacional de Mazatlán, vinieron a despertar de un granadazo el sueño de la seguridad.

El alcalde Carlos Felton González convocó a conferencia de prensa el 18 de febrero, para dar a conocer los resultados de su exitoso carnaval.

Al final, cuando empezaron los temas diversos y se había dejado atrás el confeti y las serpentinas, se le cuestionó sobre seguridad pública en la víspera de que se cumpliera un año de la captura de Joaquín Guzmán Loera, el Chapo, pues Mazatlán se colocó, en cuestión de minutos, en el ojo de la prensa internacional.

— ¿Qué ve usted, cuál es su diagnóstico o balance de los cambios que ha habido en materia de seguridad pública para el puerto? ¿Impactó, no impactó?, ¿todo se quedó igual?

— El Carnaval es un ejemplo de cómo Mazatlán ha ido mejorando en materia de seguridad pública, el tener un carnaval donde no solamente el mazatleco se vuelca a los eventos del Carnaval, sino que además recibimos más de 100 mil personas de fuera, y tener un saldo blanco, te pinta de cuerpo completo de cómo Mazatlán. Con el apoyo del estado, con el apoyo de los tres niveles de gobierno, hemos ido mejorando en materia de prevención y de seguridad.

— ¿Hubo necesidad de reforzar en todas las áreas y de todos los niveles de seguridad, desde el municipal hasta el federal para llegar hasta donde estamos ahorita?

— Mil 500 elementos tuvimos este año…así es, definitivamente.

Y el alcalde, no conforme con su respuesta, aseguró que en seguridad, Mazatlán es la envidia de muchos.

— Somos la envidia de muchos… de muchos municipios.

— ¿De sinaloenses nada más? 

—De México.

—¿Nada más de México?

—Y del país y del mundo… y del mundo mundial —respondió desatando las carcajadas que duraron sólo un par de días, al registrarse eventos violentos que alteraron esa seguridad “envidiable”.

 Un año “gracias a Dios”

Un mes después de la captura de Guzmán Loera, Juan Antonio Murillo Rojo fue nombrado Secretario de Seguridad Pública en Mazatlán, luego de que de manera intempestiva su antecesor, Pablo Andrés Hernández Lizárraga, fue removido.

El sábado 22 de marzo, a Hernández Lizárraga lo mandaron llamar con carácter de urgente al Centro de Convenciones, donde se llevaba a cabo la clausura del foro Compromisos por Sinaloa, con la presencia del gobernador Mario López Valdez.

En privado, el alcalde, el comandante de la Policía Ministerial del Estado, Jesús Antonio Aguilar Iñiguez, y el coordinador de Seguridad Pública, el general Moisés Melo García, dieron la indicación: ser cesado.

Cinco horas después la prensa fue convocada para presenciar el nombramiento de Murillo Rojo. “El estado está preocupado por la seguridad de Mazatlán”, fue el mensaje de Melo García durante el evento.

—A casi un año de su nombramiento, ¿cuál es su balance?,¿cómo recibió y cómo está el puerto en este momento?

—Yo creo que el balance está a cargo de la ciudadanía, nosotros somos policías, tenemos una carrera  policial y somos eso; cumplimentamos de manera puntual y con estricto apego a derecho y sujeto a los derechos humanos los protocolos de seguridad, que en plena coordinación realizamos aquí en Mazatlán con los tres niveles de gobierno.

ENFRENTAMIENTO CON LA POLICÍA. Muere un delincuente.
ENFRENTAMIENTO CON LA POLICÍA. Muere un delincuente.

—¿Hay  cambios de fondo dentro de la corporación, a partir de que usted llegó?

—Mira, el cambio de fondo yo diría que está en la cohesión que tenemos con los compañeros, ahí está el cambio.

Luego de la conferencia de prensa, fue cuestionado sobre temas delictivos en particular. El jefe policíaco sostuvo que en torno a éstos y en lo general, la seguridad pública se refuerza los 365 días del año en coordinación con los tres niveles de gobierno.

Y como si con sus declaraciones hubieran invocado la furia de algo o de alguien, al día siguiente se desgranaron los hechos e inició el Día del Ejército con la aprehensión de una célula delictiva que circulaba por la ciudad con un arsenal a bordo.

El operativo fue calificado por la corporación local como “acciones de inteligencia, cruce de datos y el arduo trabajo de campo entre las corporaciones de seguridad”, y arrojó la detención de siete personas, seis de ellos de Culiacán, entre éstas una mujer.

Un día antes, el 18 de febrero, el gobernador Mario López Valdez y Felton González, acompañados de sus respectivos jefes de corporaciones policiacas, asistieron a la reunión privada que a las 14 horas se llevó a cabo en la Tercera Región Militar, donde fueron recibidos por su comandante, Alfonso Duarte Múgica.

Desbalagado, el fin de semana el secretario Gerardo Vargas Landeros se paseó por Mazatlán después de asistir a la décima Feria de Servicios Interinstitucionales en Villa Unión.

Acompañado de Chuytoño, de Murillo Rojo y unas 10 patrullas, Vargas Landeros se escuchó como si anduviera en campaña.

La madrugada del martes 24, otra fecha simbólica, inició con una jornada violenta en la que la policía fue atacada con una granada que no alcanzó a detonar, en el Cerro El Vigía.

Cuatro muertos en Concordia hicieron más denso el contexto en el que también amaneció muerto el hijo de un empresario local en el fraccionamiento Las Mañanitas del puerto.

Y en medio de la turbulencia, Felton González sólo atinó a declarar: “evitar que haya delitos en una sociedad, es complicado”.

DÍA DEL EJÉRCITO. Discursos vacíos.
DÍA DEL EJÉRCITO. Discursos vacíos.

Coordinación ametrallada 

El día del Ejército, el comandante de la Tercera Región Militar aseguraba que la presencia coordinada de las fuerzas de seguridad federal, estatal y municipal permitiría restituir la seguridad para que los desplazados regresaran a sus pueblos, cuando se desató el infierno tanto en la zona serrana como urbana

Cayetano Osuna/Mazatlán

La jornada violenta que la semana pasada cimbró al sur de la entidad, donde los grupos delictivos que pelean la plaza sacaron a relucir su arsenal que incluía granadas de fragmentación, sometió a la crítica las declaraciones del comandante de la Tercera Región Militar, Rafael Duarte Múgica.

El 19 de febrero, día del Ejército, Duarte Múgica dijo a los diarios locales que las condiciones habían mejorado para que los desplazados por la inseguridad y la violencia en la zona serrana de Sinaloa, pudieran regresar a sus lugares de origen.

“La presencia coordinada de las fuerzas de seguridad pública federal, estatal y municipal con el Ejército y la Marina, va a permitir que la seguridad sea restituida en esos lugares y pronto puedan regresar”, afirmó.

Tres días después de la declaración del general, fue asesinado por un grupo armado José Alberto Moreno Ibarra, de 47 años, presidente de la Cooperativa Pesquera de la comunidad de Casas Viejas, Concordia,  organizada por el también finado Atilano Román Tirado.

Según la información oficial, el homicidio de Moreno Ibarra fue perpetrado por los sicarios con fusiles AK-47, desde un paraje enmontado, cuando el hoy occiso caminaba cerca de un arroyo.

A Moreno Ibarra lo alcanzaron las balas sin recibir justicia de las autoridades estatales en Sinaloa, pues había sido detenido por la Policía Ministerial del Estado (PME) junto con el líder Atilano Román y demás comuneros, porque iban a protestar en una comparsa organizada para parodiar al Gobierno en la fiesta del Carnaval de Mazatlán,  aquel 10 de febrero de 2013.

Moreno Ibarra fue también comisario de Casas Viejas, Concordia, en el periodo intermedio en que ocuparan el mismo cargo los hermanos Rosendo y Alejandro Guerrero Reyes, junto con su familia, quienes también fueron asesinados con armas de alto poder en el mismo poblado, el 6 de agosto de 2014.

Desde entonces, los familiares de los hermanos Guerrero Reyes abandonaron sus casas, como también están saliendo de la comunidad pobladores agobiados por la violencia en esa zona serrana.

La familia Guerrero Reyes formaba parte de la Cooperativa Pesquera “Arroyo del Rincón de Casas Viejas”, que aspiraba a ser una organización comunitaria independiente del presunto control que ejercía Atilano Román Tirado, mediante José Alberto Moreno Ibarra, quien era cercano al extinto líder.

PATRULLAS DE MAZATLÁN. Alerta permanente.
PATRULLAS DE MAZATLÁN. Alerta permanente.

Martes negro: 24 de febrero 

-El excomisario José Alberto Moreno Ibarra, de 47 años, fue encontrado asesinado por hombres armados junto a un arroyo, en la comunidad de Casas Viejas, Concordia.

-En un enfrentamiento entre grupos contrarios en la zona serrana de la Capilla del Taxte, Concordia, cayó muerto Héctor Manuel Castro Molina, de 43 años, mientras que Luis Arturo de la Rosa de la Rosa, de 41 años, quedó malherido, y falleció cuando era trasladado por paramédicos de la Cruz Roja. Otro de los heridos fue identificado como José Rosario “N”, de 29 años.

-En Vado Hondo, San Ignacio, fueron encontrados sin vida Hernán Valdez Millán, de 25 años; Marco Antonio Valverde Durán, de 26; y Martín Durán Millán, de 29; habían sido privados de su libertad por un grupo armado en la misma comunidad, donde tenían su domicilio.

-Como Toribio Flores Cruz, de 47 años, fue identificado el cadáver del hombre asesinado por un grupo armado en un camino vecinal de la sierra de Escuinapa, ubicada en los límites de los estados de Sinaloa y Nayarit. El finado tenía su domicilio en la comunidad de Pericos, Nayarit.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 954
09 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.