junio 22, 2021 5:06 PM

Asesinan a empresario maderero y ejidatario en Concordia

CONTROL. Homicidios sin registrar.
CONTROL. Homicidios sin registrar.

¿Los cadáveres tenían huellas de tortura? —preguntó en corto un ejidatario que conocía a los muertos hallados el viernes cuatro de julio en el paraje del poblado Mala noche, contiguo a la comunidad de Chilillos, en Concordia.
—No —dijo su interlocutor.
Alfonso Vázquez Castro, de 39 años, empresario maderero originario del estado de Durango, fue una de las víctimas.
También José Alberto Rueda Olivas, de 43 años, presidente del Consejo de Vigilancia del Comisariado Ejidal de La Petaca número dos, del mismo municipio.
La distancia geográfica entre el municipio de Concordia y el Ejido de La Petaca, es de aproximadamente 100 kilómetros.
El poblado maderero colinda con las márgenes del río Baluarte y los límites de la sierra del estado de Durango.
Sobre el doble homicidio se ha extendido un velo de misterio tan sombrío como la misma sierra que serpentea entre montañas y arroyos.
Los ejidatarios de La Petaca solo comentan que tanto a Beto como a Vázquez Castro los encontraron asesinados con armas de fuego, calibre aun no especificado, en el paraje conocido como Mala Noche, ubicado como a tres kilómetros de distancia del poblado Chilillos y a seis de La Petaca.
Según comentarios de algunos pobladores de La Petaca, Beto habría sido asesinado mientras estaba sentado en una piedra de dicho paraje, fumándose un cigarrillo, pues la mitad de éste estaba tirado a un lado del cadáver.
“Como que se había sentado en una piedra a fumarse un cigarro, antes de que le vomitaran los balazos”, conjeturaban sus amigos.
Por otra parte, el cadáver de Alfonso Vázquez Castro tenía huellas de lesiones en diversas partes, como de quien se golpea al caer al suelo, mientras forcejeaba con sus victimarios.
Habida cuenta que era viernes, tiempo de pago a sus acreedores, hay quienes suponen que Castro Vázquez llevaba consigo un maletín no solo con dinero sino en la que llevaba una computadora portátil donde archivaba contratos de compra-venta con el Ejido de La Petaca.
“Hacía tiempo que tenía contratos con el Comisariado Ejidal de La Petaca y cuando estaban a punto de finiquitar los renovaba”, sostuvo un prestador de servicios del sector maderero.
La mañana del mismo viernes, cuatro de julio, los finados habían viajado al puerto de Mazatlán, para gestionar asuntos relacionados con el negocio maderero.
Quienes los vieron llegar comentan que a diferencia de otros días, Beto y su acompañante mostraban signos de preocupación en sus rostros que se traducían en un comportamiento nervioso y agitado sin causas aparentes.
“Llegaron intranquilos, como cuando algunos extorsionadores te están apuntando con una pistola para convencerte de que no tienes otra alternativa, más que darles una lana sin remilgar”, dijo un conocido de las víctimas.
Mientras Vizcarra Castro saludaba y descansaba el maletín en el mostrador del negocio, uno de los proveedores le preguntó si llevaba dinero para abonarle.
El empresario maderero respondió con monosílabos buscando con su mano derecha entre documentos que guardaba en el maletín sin sacar ningún billete.
“Si no se puede, me espero y después me los deposita en mi cuenta bancaria y asunto arreglado”, comentó el comerciante a su deudor.
“Bueno, le voy a decir a mis esposa que se los deposite”, dijo Vázquez Castro con la mano vacía.
Al recordar ese episodio, el comerciante acreedor afirma no saber si el cliente que venía desde La Petaca, traía dinero para abonar sus deudas.
Lo que sí asegura es que el mismo viernes cuatro de julio, dos horas después de que sus visitantes abordaron la camioneta tipo Tornado para regresarse a la sierra, recibió una llamada telefónica de un ejidatario que le informó que los habían encontrado muertos a balazos, en el paraje de la comunidad Mala Noche.
Al preguntarle si los cadáveres tenían huellas de tortura, la respuesta de su informante desde el otro lado de la línea, había sido un categórico “no”.
—¿Por qué preguntó que si los muertos tenían huellas de tortura? —preguntó Ríodoce al ejidatario.
—Porque corren rumores de que sus asesinos se llevaron el maletín con la computadora del ingeniero Alfonso Vázquez Castro, y puede ser que les interese alguna información en especial.

Investigación

Tanto Beto como su acompañante fueron sepultados en sus respectivos lugares de origen y se rezaron sus novenarios religiosos, pero hasta el cierre de esta edición, ningún diario local había publicado sobre el doble homicidio.
“Yo no me meto en esos temas peligrosos, está duro allá, está muy controlado por los malandrines”, dijo un reportero.
“Lo que pasa es que el alcalde de Concordia está aprovechando el viaje de la autopista Mazatlán-Durango para atraer al turismo y los periodistas no publican información ‘negativa’ para no espantar a los visitantes ni al ‘chayote’?, replicó uno de los dolientes.
“Se está haciendo una investigación para dar con los presuntos responsables de los hechos”, informó vía telefónica José Ramón Arias Rodríguez, director de Seguridad Pública y Tránsito Municipal del municipio de Concordia.
—¿Qué calibre de armas utilizaron los presuntos responsables? —se cuestionó al jefe policiaco.
—No se encontraron cascajos ni ojivas ni nada.
—¿Los fueron a tirar al paraje Mala Noche?
—No, no, al parecer ahí fueron los hechos. No se encontraron casquillos porque ya fue en la tarde-noche. No se vieron nada de casquillos ni nada.
—¿Cuál sería el móvil del doble homicidio?
—Yo creo que el robo. Como que los quisieron asaltar o algo.
—¿El empresario maderero llevaba dinero?
—No sé. Desconozco de eso. No le puedo decir que si fue robo o algo. Se están haciendo las investigaciones y ya que tengamos datos pues ya veremos.
—Hay algunas versiones que aseguran que los policías municipales habrían llegado al lugar de los hechos y esculcaron la camioneta de las víctimas.
—No creo, porque los policías llegaron al mismo tiempo que el Ministerio Público.
—¿Por qué los diarios no publicaron el doble homicidio?
—No, no, desconozco de eso.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.