martes, septiembre 28, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Se regala chatarra en medio de la pandemia

donacion-comida chatarra

La Incubadora de Promoción de Salud Mundial (GHAI), organización no gubernamental que coordina campañas de implementación de políticas públicas enfocadas en la salud, presentó un informe en el que acusa a la industria de ultraprocesados de utilizar la pandemia del Covid-19 para maquillar su imagen, esto mediante campañas altruistas disfrazadas y estrategias publicitarias engañosas.

En el informe titulado “Enfrentando dos pandemias: cómo los grandes alimentos socavaron la salud pública en la era de Covid-19” se detalla cómo las grandes multinacionales de alimentos y bebidas como Coca-Cola, McDonald’s, Nestlé y PepsiCo, entre otras, aprovecharon la pandemia para comercializar sus productos de manera agresiva y tratar de influir en las políticas alimentarias alrededor de mundo.

La información consta de más de 300 ejemplos de hechos ocurridos en 18 países, entre marzo y julio de 2020, en los que la industria de la chatarra hizo campaña a su favor y menguó la salud pública.

 

¿Por qué era importante para la industria?

A finales de marzo, cuando la pandemia se disparó en occidente, pudimos ver una alta mortalidad por coronavirus en personas con enfermedades preexistentes, especialmente las relacionadas con una mala alimentación: diabetes, hipertensión, enfermedad cardiaca, obesidad, etc.

Hasta entonces, de Asia y Europa habíamos visto una mayor mortalidad en adultos mayores, las gráficas mostraban un incremento en muertes estrechamente ligadas a la edad, pero cuando las cifras se empezaron a recabar en América, nuestros muertos estaban más concentrados al medio de la gráfica por edades: el primer fallecido en México tenía 41 años, pero era diabético.

La prevalencia de este tipo de enfermedades hizo que las muertes se dispararan en nuestro continente, con Estados Unidos, Brasil y México como los países con mayor índice de mortandad; esto desnudó el hecho de que los hábitos alimenticios están sumamente ligados a la respuesta inmunológica al virus.

La comida chatarra y las bebidas azucaradas fueron objeto de justificados señalamientos, que los catalogaron como promotores de enfermedades asociadas a un mayor riesgo de muerte por coronavirus. Esto provocó que la industria lanzara este tipo de estrategias con el afán de lavar su imagen y seguir colocando sus productos.

 

Campañas altruistas: se regala chatarra

Algunos de los ejemplos recabados en la investigación incluyen donaciones en Brasil, por parte de Nestlé, Bauducco y Danone por más de 400 toneladas de alimentos, incluidos ultraprocesados que son señalados como dañinos para la salud en las mismas guías alimentarias de ese país.

En Sudáfrica, Coca-Cola se asoció con una organización sin fines de lucro para donar refrescos a familias vulnerables en municipios y centros de salud, uno de ellos el Centro para el Tratamiento de la Obesidad. Irónico.

Otra estrategia detectada fue la de promocionar alimentos y bebidas no saludables como productos esenciales, seguros y estimulantes inmunológicos.

En Colombia, la compañía Alpina promocionó una presentación de su yogurt Yox como fortalecedor del sistema inmunológico, junto a la imagen animada de una joven con cubrebocas.

En ese mismo país, PepsiCo pudo continuar produciendo durante el paro de labores, esto debido a que sus productos lograron ser colocados como parte de la canasta básica gracias a las gestiones con el gobierno.

En Brasil, el segundo país con mayor número de muertes de nuestro continente, el Instituto Internacional de Vida y Ciencia, afirmó que los alimentos procesados son seguros y con menor riesgo de contaminación física y química, pero que además son aliados en la lucha contra el Covid-19.

Pero el caso más singular es quizás el de los Estados Unidos, Lunchables, Frosted Flakes y McDonald’s Happy Meals, se anunciaron en la plataforma de aprendizaje en línea de ABCya. A pesar de ser una herramienta educativa, terminó por ser cómplice de la industria y demostrar que el dinero es capaz de derribar cualquier barrera moral.

Los alimentos y bebidas ultraprocesados, definidos como alimentos listos para calentar y comer fabricados industrialmente, son los principales contribuyentes al aumento de las tasas de obesidad, enfermedades cardiovasculares y enfermedades relacionadas con la dieta. Las personas con estas enfermedades corren un mayor riesgo de experimentar complicaciones por Covid-19 que las personas sin estas afecciones.

Esto hace que las actividades de Big Food sean especialmente problemáticas: los países con altas tasas de obesidad y enfermedades relacionadas con la dieta enfrentaron la pandemia de Covid-19 con una enorme responsabilidad: una población vulnerable más susceptible a complicaciones, e incluso a la muerte, por Covid-19.

Las mismas empresas que ya habían contribuido al aumento de las tasas de obesidad y enfermedades relacionadas con la dieta explotaron el Covid-19 para posicionarse a sí mismas y a sus productos como “esenciales”, al tiempo que, directa e indirectamente, influyeron en la política de salud pública.

Artículo publicado el 22 de noviembre de 2020 en la edición 930 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 974
26 de SEPTIEMBRE del 2021
GALERÍA
Lava de volcán de la Palma incendia varias casas y vehículos
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.