sábado, junio 25, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Los tres cochinitos

 

marcha-gasolinazo-tercera-9

¿Se acuerdan del cuento de Los tres cochinitos? Gabilondo Soler, Cri Cri el Grillito cantor, convirtió en canción aquella historia que él mismo se acompañaba en un piano. Con base en esta simpática historia, intenté inspirarme para contar sobre tres de los últimos gobernantes malosos que hemos tenido…

Entre tanto maleante que descubrí en los archivos del mundo político actual, en lugar de Los tres cochinitos, empecé a imaginar la historia de un chiquero, como aquel de La rebelión en la granja de George Orwell; entonces, me puse a reflexionar que tal argumento resultaría incongruente con el concepto de nostalgia, porque con el desastre que estamos padeciendo por causa de tanto malandrín, pues no encaja el recuerdo, porque estos están aquí, encima de nosotros, alzando los precios de los combustibles y el incremento de los impuestos. Nos están robando a ojos vistas, adjudicándose todo tipo de bienes: casas blancas, playas, campos de golf, luciendo lujo ofensivo de ropas, joyas, viajes, hoteles donde consumen viandas y botellas importadas. Todo ello en medio de una danza dantesca de asesinatos, venta de drogas, prostitución, descubiertos por descarada corrupción.

Quise pues, escribir algo que llamara la atención de mis cinco lectores para que reaccionaran; estaba inquieto, durante el día divagaba en la internet para encontrar algo, por las noches daba vueltas y vueltas en mi cama, hurgando en mi cerebro sin poder dormir. Y de pronto surgió y me dije, pero sí aquí está: ¡El gasolinazo!

El gasolinazo de Enrique Peña Nieto y sus secuaces, quienes descaradamente deciden aumentar la gasolina, el gas y la electricidad, con el avieso fin de obtener más recursos para seguir engordando el botín. Les quedan dos años y sienten que se les pueden ir una importante cantidad de millones, dineros que están enviando fuera del país, dicen, para escapar bien blindados al final del sexenio. También dicen que Carlos Salinas de Gortari no les puede permitir que sean tan ineptos. ¡Es nuestra última oportunidad! ¡Aceleremos hasta el fondo, sin piedad ni clemencia! Dicen que les grita a sus secuaces.

Esta voracidad los ha enajenado, pero también ha dado pie… ¡por fin! a que la gente del pueblo deje las redes sociales; se han dado cuenta que exponerlos ante el mundo como los grandes bandidos que son no ha dado resultado, y ahora han tomado las calles de muchas ciudades del país para gritarles a diputados, senadores, gobernadores, presidentes municipales y demás funcionarios, que ¡Ya basta! Que ha llegado el momento de tomar medidas para detenerlos. Y la gente ha perdido el miedo ante el monstruo de papel, el ogro falso que una vez describiera Octavio Paz, el líder gritón, farsante, con pies de barro que los líderes de la izquierda de antaño señalaban en su retórica.

José Emilio Pacheco nos dejó un poema que expone una imagen clara de lo que realmente son estos criminales.

El emperador de los cadáveres

El emperador quiere huir de sus crímenes/ Pero la sangre no lo deja solo.

Pesan los muertos en el aire muerto/ y él trata (siempre en vano) de ahuyentarlos.

Primero lograría borrar con pintura la sombra/ que arroja el cuerpo del emperador/ sobre los muros del palacio.

Ese ¡Ya basta! Y la decisión de lucha de miles, ahora ya millones de mexicanos que han decidido enfrentar a los maleantes, sin duda ha surgido también de reflexiones como ésta: ¿Cómo es posible que en otros países las sociedades si hayan podido avanzar? Pongamos por caso Canadá, Rusia, Japón, Australia, España, Francia, Alemania, los mismos Estados Unidos que se llevaron más de la mitad de nuestro territorio, y muchos otros países que han logrado avances para colocar a sus ciudadanos en mejores condiciones de vida. Entonces, ¿por qué México no? Nuestro país es mucho más grande y rico en recursos naturales que varios de los mencionados. Nuestro suelo es rico en minerales, petróleo y fértiles tierras. Entonces surge esta otra pregunta: ¿Qué nos ha detenido?

Nos aplasta una realidad: somos un país con un porcentaje alto de analfabetas, o dicho de otro modo, las estadísticas nos ubican entre los más atrasados en avances académicos, un libro promedio de lectura al año, somos el penúltimo país en aprovechamiento escolar, y así vamos arrastrando nuestra miseria.

Entonces, ¿qué hacer? La respuesta es simple, pero harto difícil de admitir y aceptar por aquellos que alejados de los valores que pueden hacer fuerte a una nación, no están dispuestos a aceptar un cambio verdadero. Ese cambio está, además de protestar y tomar medidas contra los malos políticos, en obligar a que se dé una auténtica reforma educativa, que permita realizar de manera sostenida un proyecto que verdaderamente nos proyecte hacia las alturas.

Una luz de esperanza para nuestro Sinaloa:

Papik Ramírez Bernal ha sido nombrado director general del Instituto Sinaloense de Cultura, sin duda una buena elección por parte del gobernador, pues Papik es un hombre que ha demostrado con tenacidad y capacidad su valía, es un convencido de las actividades culturales, sabedor de que ese es el camino a seguir, un apasionado del arte y la cultura en todas sus expresiones. Al tomar posesión de su cargo dijo: “Yo no concibo que no tengamos un programa integral de cultura, en el tema, por ejemplo, de los niños y los jóvenes, para que tengan un horizonte muy diferente al de sus abuelos; que sepan que la cultura del esfuerzo es lo único que premia, para tener hombres de bien”.

La tesis de Papik pone muy en claro el error de algunos gobernantes, aquellos que en lugar de decidir  hacer grandes programas que promuevan la cultura, que enseña y orienta, prefieren derrochar cantidades de dinero en armas, patrullas, y contratar elementos a granel, las más de las veces sin la preparación, ni siquiera básica para desempeñar los puestos de vigilancia, demostrando así que no tienen idea real de lo que vale la enseñanza, la educación, la investigación académica y científica.

Creo que tanto Papik Ramírez, como el secretario de Educación José Enrique Villa Rivera, están en concordancia; éste declaró al dar posesión a Papik:  “Es necesario mejorar la cultura de los pueblos en beneficio de quienes menos tienen, no es posible ya tener dos Sinaloas, el de la Costa y el de la Sierra, con atención diferente, sino que la cultura debe ser algo fundamental en la vida de los pueblos”

Creo, se debe estimar que el mejor antídoto contra la violencia y el caos que ahora nos mantiene aterrorizados, es la cultura. El pueblo espera que este gobierno, con Papik al frente del ISIC y apoyado por el Secretario de la SEPyC, den a Sinaloa lo mejor para que brille, y su esplendor haga desaparecer el oscurantismo en que nos sumergió, durante los últimos seis años, el gobierno del rumbero y sus coristas.

leonidasalfarobedolla.com

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1012
19 de junio del 2022
GALERÍA
Destruye FGR en Culiacán 45.9 mil litros y 15.2 mil kilos de sustancias químicas para elaborar drogas sintéticas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.