Charla con una poeta culichi en Londres

Charla con una poeta culichi en Londres

Ana Paula Ojeda, de 23 años, ganó el Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño 2022 por su libro Admito que estoy triste. Actualmente estudia una maestría en Educación.

—¿Cómo se introdujo en la poesía?
—No hay un momento en mi vida donde haya estado separada de la literatura, uno de mis recuerdos preferidos de niña era cuando antes de dormir convencía a mi papá de leerme dos cuentos en vez de uno y por la mañana creaba mis propias versiones con mis muñecas (aún no sabía leer ni escribir). En la primaria, comencé a escribir cuentos; en la secundaria fui afortunada de tomar un taller de dramaturgia con Ramón Perea, posteriormente vería algunas de mis obras puestas en escena en el taller teatral dirigido por Mariano Meza y Joaquín Leyva. La poesía y yo nos encontramos en bachillerato; estábamos estudiando los poemas, su estructura, su clasificación y el libro incluía bellísimos ejemplos, entonces escribí uno, al que le siguieron muchos más, los poemas me sirvieron de ladrillos con los que me construía un hogar de letras.

—¿Cuál es el último libro que ha leído y le ha gustado?
—La bailarina de Auschwitz, por Edith Eger. Una reflexión de vida escrita por una psicóloga sobreviviente al holocausto nazi, está dotado de esperanza y perspectiva.

—¿Su película favorita de todos los tiempos?
—Soy fanática de Disney, me gustan las películas con finales felices asegurados, además me gusta la adaptación de la novela Orgullo y prejuicio de 2005, al igual que V de Vendetta.

—¿Qué canción es el tema de fondo de su vida?
—Ahora mismo: Está permitido de Pablo Alborán o La Gloria de Dios de Ricardo Montaner.

BACHILLERES. Estudiando poesía.

—¿Cuáles son sus tres músicos de referencia?
—Taylor Swift, Melendi y Carlos Rivera.

—¿Y sus tres poetas?
—Sor Juana Inés de la Cruz, Rosario Castellanos y Alejandra Pizarnik.

—¿Qué editorial le gustaría dirigir?
—Me conformo con participar y si es una editorial dirigida por mujeres, muchísimo mejor, el mundo literario está en deuda con mi género.

—¿Cómo es el mundo cultural de Londres?
—Es una de las ciudades con más diversidad cultural del mundo, piense en un país y seguramente lo encontrará por acá, es magnífico, todos los días me enfrento a choques culturales que me hacen sentir muy agradecida, porque es un momento en que reflexiono sobre mis propias creencias y esquemas mentales y donde puedo también compartir lo mejor de nuestra cultura mexicana (que por cierto, es muy apreciada acá). Londres nunca tiene un hueco en la agenda, hay espectáculos todos los días, tanto de ópera, ballet, danza, musicales y conciertos de distintos géneros musicales, y son muy accesibles.

—¿Es Europa el centro cultural del mundo?
—Soy muy firme en que la cultura no se debe centralizar, Europa tiene su cultura, así como la tenemos en México, cada una con sus aciertos y áreas de oportunidad. Podemos aprender mucho de Europa como Europa también nos puede aprender a nosotros. Vivir en esta ciudad me ha hecho percatarme de que un mundo conectado se basa en tolerancia y comprensión, que el intercambio cultural siempre es en dos vías, que los conflictos son muchas veces cuestión de perspectiva y que cuando hablamos de cultura necesitamos hablar también de contextos.

—¿Qué autor está sobrevalorado?
—Cualquiera que incite a la violencia.

—¿Escucha corridos tumbados?
—Para nada. La violencia es algo que debemos erradicar de la cultura sinaloense, no enaltecer ni normalizar a través del arte.

Andando                                 Cuando hablemos de amor  
Con frecuencia Cuando hablemos de amor
mi corazón y yo que no baste la postal de ensueño
nos lastimamos mutuamente. donde se pinta a la felicidad
Él es un idealista como inmortal y perenne compañera.
que se infla de esperanza El amor, aunque se ame siempre,
al ver el camino no es agradable todo el tiempo:
que aún no recorre. existen pequeños lapsos de ausencia
Yo en cambio que nos empujan en picada
quisiera detenerme, c o n s t a n t e m e n t e.
masajear mis pies Por ejemplo:
y dejar de tocar de puertas el beso más apasionado
o ingresar por cansancio tiene un momento de soledad punzante
a la que tenga enfrente. cuando ambos labios
Discutimos s e a l e j a n
Y lo hago llorar y toman aire.
cuando prometo
que no seguiré.
Pero sus lágrimas rojas
me conmueven
y arrastran de nuevo
a mis pies cansados.


Artículo publicado el 16 de junio de 2024 en la edición 01 del suplemento cultural Barco de Papel.

Lee más sobre:

Últimas noticias

Scroll al inicio

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.