martes, octubre 19, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Al abordaje del PRI

chuy 3-1

El PRI.
El viejo PRI.
El nuevo PRI.
El PRI de siempre.
PRI renacido.
PRI nueva generación.

Con la estrepitosa derrota en Sinaloa en las elecciones de junio pasado, el Partido Revolucionario Institucional mermó sus posiciones políticas como nunca antes en más de medio siglo de existencia. Perdieron la gubernatura, casi todas las alcaldías –con una triste excepción-, apenas alcanzaron un distrito local de mayoría y ninguno federal, los deja con las manos casi vacías porque desde hace tres años tampoco tienen la presidencia del país.

El hervidero en muchas entidades, como Sinaloa, es por el único fuerte que les queda: el Partido.

A pesar de la derrota, la votación del tricolor sigue consistente, lo que significan prerrogativas para subsistir, incluso suficientes para volver al ruedo en tres años, en las elecciones intermedias locales, coincidentes con el relevo en la presidencia y la renovación de las cámaras en 2024.

Al PRI lo que le sobran son nombres, hay casi una docena de aspirantes a la dirigencia estatal, acéfala desde que Jesús Valdés renunció después de las elecciones de junio donde perdieron casi todo. Por encima de los nombres lo que prevalece es la disputa local por el control de la única posición sólida que queda, sin menoscabo de las fuerzas del centro.

Lo que acabó por alborotar el avispero es la aceptación de Quirino Ordaz del cargo de embajador de México en España, a propuesta nada menos que del acérrimo rival del PRI, el Presidente Andrés Manuel López Obrador. Al gobernador le quedarán tres semanas aún en el cargo, pero muchos de sus correligionarios y quienes le apoyaron en su campaña y en su mandato, ya comen ansias por su salida.

Quirino Ordaz armó su retiro escrupulosamente para el escenario de la derrota, imposible saber si contempló que perdiendo terminaría por ganar más. Fue acomodando piezas en el ajedrez político para ocupar lo único que quedó: las diputaciones plurinominales, la coordinación parlamentaria, la dirigencia del PRI –el resto de las posiciones que le interesan a un exgobernador ya estaban ocupadas por quienes él mismo colocó ahí, la Auditoría Superior y la Fiscalía de justicia.

Es la dirigencia del PRI donde enfrenta ahora Quirino Ordaz la primera rebelión. Las fuerzas y los grupos políticos ni siquiera quieren esperar que acabe el mandato para el abordaje del partido, están desde hace semanas moviéndose para lo que resulta inminente, el relevo de la actual dirigente, Cinthia Valenzuela, quien llegó ahí por prelación, además enviada por el mismo gobernador a entrar en la fórmula con Jesús Valdés.

Margen de error

(Grupos) Tratándose del PRI nada está dicho por ahora. Lo que parece claro que es nadie, excepto Quirino y los allegados que aun deja, está dispuesto a dejarle la posición al gobernador en retiro.

Aquí es donde empieza la disputa. ¿Podrá Quirino desde el retiro y desde su acercamiento con la 4T vía directa con López Obrador mantener la posición del PRI estatal? Se anticipa complejo, muchos priistas dicen quedo y alto que dejárselo a Quirino es dejárselo a modo a Rubén Rocha.

Entonces ¿cuál de los grupos internos del tricolor lleva una ventaja en el abordaje del PRI? Ninguno tiene nada claro todavía.

Mario Zamora, el excandidato a la gubernatura, toma la mejor posición por ahora para influir en la decisión final, que no sería para él mismo sino para alguien allegado a él, o bien al dirigente nacional. No parece claro por quien se inclinaría Zamora, que apenas hace unos meses armó la campaña con una estructura alterna al PRI, parecía un candidato externo más que un priista de toda la vida.

Alejandro Moreno parece tener su carta con GómerMonárrez, retirado a fuerzas de la vida política porque cada vez que está cerca de ser candidato a alguna posición termina relegado.

Por todo esto es que reaparece el exgobernador Jesús Aguilar Padilla, y alza la voz para decir que la decisión de la dirigencia del PRI le corresponde a los priistas de Sinaloa por la vía de su Consejo Político. Ironías de la política, como si en su tiempo de gobernador hubiese sido escrupuloso de los procesos internos democráticos.

Mirilla

(Todos) Ante la incertidumbre en el PRI nadie quiere quedar fuera y están todos anotados. Los tres candidatos perdedores en Culiacán, Ahome y Mazatlán, Faustino Hernández, Marco Osuna y Fernando Pucheta. Hasta Jorge Abel López Sánchez también quiere salir del retiro y llegar por fin a la dirigencia estatal que se le ha negado muchas veces.
Hay una única mujer en la lista: Erika Sánchez, recién dejó la diputación federal y es de las que también fue derrotada buscando una diputación local.

Sin faltar Sergio Jacobo, que aun cuando era la alternativa de Quirino Ordaz, ahora tendrá que remontar ese obstáculo y seguir solo el trayecto. También arrastra una cercanía de antaño con Rocha Moya, cuando fue su coordinador de comunicación en sus tiempos de rector de la UAS.

Deatrasalante

(Forever) El partido que por más tiempo ha mantenido el poder en este país, más que los liberales del siglo XIX, más que don Porfirio, lleva décadas que necesita algún adjetivo para seguir sobreviviendo, por eso lo del viejo PRI, el nuevo PRI, el PRI renacido, el PRI de siempre (PUNTO)

Artículo publicado el 10 de octubre de 2021 en la edición 976 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 977
17 de octubre del 2021
GALERÍA
Al menos 11 muertos y más de 10 heridos al caer un autobús en Ecuador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.