viernes, octubre 22, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Qué come usted: Tía Rosa Tartinas con fresa

tia rosa-tartinas-gula1

El consumo de galletas en México incrementó durante el primer año de pandemia. A pesar de que se asoció el confinamiento preventivo para evitar contagios de COVID-19 con el aumento de peso corporal, esto influyó poco en las tendencias de consumo de alimentos chatarra o de alta densidad calórica, y terminamos el año mucho más pesados de lo que lo iniciamos, con unos 8 kilos más de grasa corporal, según estudios.

Las galletas son consideradas un producto a evitar si lo que se necesita es reducir peso. Esto se debe a que su base de elaboración principal es harina de trigo, grasa y azúcares, una triada indudablemente engordadora y de muy bajo aporte nutricional real.

Se estima que las familias mexicanas consumen más de 12 kilos de galletas cada año, pero que hay hogares que llegan a consumir hasta 23 kilos, con un gasto estimado de entre 800 y mil 300 pesos. Ocho de cada 10 galletas consumidas, son dulces, y se consumen en el 99.7 por ciento de los hogares en México. Datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) indican que la categoría de galletas es la segunda que más promueve las ventas de productos ultraprocesados, solo detrás de la categoría de refrescos con una diferencia de tan solo cuatro puntos porcentuales.

Tía Rosa, a diferencia de Marinela, comercializa productos de base tradicional y se promueve a sí misma como la opción casera y con sabor a hogar de Grupo Bimbo. Si bien mantiene una base sencilla, sus productos son más de lo mismo e impactan negativamente en la salud de quienes las consumen con frecuencia.

Empaque

El empaque evoca a los noventas con un diseño de transparencia que deja ver el producto al interior. Las partes superior e inferior del empaque muestran un diseño de rombos en distintos tonos de rojo con un discreto toque de verde. Al centro se muestra un listón con el nombre de la marca y el sabor que especifica “con fresa”. En la parte superior derecha se observan dos sellos de la Secretaría de Salud: exceso de calorías y exceso de azúcares.

La marca invita a lo tradicional, nada metalizado ni estrambótico como algunos empaques modernos. Y es que la intención de Tía Rosa es mantenerse como la marca con recetas del tipo casero. Mantecadas, cuernitos, galletas, nada aparentemente complicado hasta que se le echa un vistazo a su lista de ingredientes.

Ingredientes

La receta de galletas Tartinas está hecha con 27 ingredientes. Una galleta similar rondaría entre 10 y 12 si tomamos en cuenta el desglose de subrecetas como el puré de fresa o la margarina, como lo hace este producto en su lista de ingredientes declarada. Los tres ingredientes principales son harina de trigo, azúcares y grasa vegetal.

Los tipos de azúcar dentro de la receta son tres: sacarosa (azúcar regular), glucosa y dextrosa. Además, hay dos tipos de grasas: grasa vegetal, que se agrega como ingrediente directo y en forma de margarina; y glicerina.

La lista se completa con estearoil lactilato de sodio, benzoato de sodio, como conservadores, y carmín y caroteno como colorantes. El producto advierte tener gluten, soya, huevo y leche, además de que puede contener nuez, cacahuate, coco y almendra como resultado de su proceso industrial.

¿Cómo afecta el consumo frecuente de galletas?

En muchas familias mexicanas es una tradición tener galletas por si se ofrece para acompañar el café, para después de comer o hasta para cenar, pues basta un vaso de leche o algo por el estilo para acompañarlas y listo. Pero la repetición crea hábitos, y cuando esos hábitos incluyen harina y azúcares puede haber problemas adelante.

El consumo frecuente de galletas provoca que se sobrepasen los niveles de ingesta de azúcar tolerables. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda 25 gramos, lo que equivale a unas cinco cucharaditas, pero hoy en día es difícil encontrar galletas que contengan menos de 25 gramos de azúcar por cada 100 gramos de peso.

El otro factor importante es la harina de trigo que contienen, cuyo consumo se relaciona con el desarrollo de intestino permeable, alergias al gluten y enfermedad celiaca, además de que, al tratarse de un carbohidrato refinado, su rápida absorción infiere en los niveles de azúcar sanguíneo y en el desarrollo de obesidad y diabetes tipo 2.

Artículo publicado el 12 de septiembre de 2021 en la edición 972 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 977
17 de octubre del 2021
GALERÍA
Al menos 11 muertos y más de 10 heridos al caer un autobús en Ecuador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.