miércoles, octubre 20, 2021
  • 00
  • Dias de Impunidad

Quirino, a la madre patria

QUIRINO CON EL PRESIDENTE. Sana distancia… de Sinaloa.

En 1993 el Presidente Carlos Salinas propuso y se ratificó como Embajador en Portugal a Francisco Labastida Ochoa. Días antes había concluido su mandato como gobernador de Sinaloa.

Se dijo entonces que Salinas sacaba del país a Labastida porque eran viejos rivales políticos: en la sucesión de 1988 ambos pretendían la candidatura del PRI a la presidencia, a Labastida lo sacaron de la jugada mandándolo de candidato a Sinaloa en 1986 –nada menos que enfrentado al Maquío, Manuel Clouthier-, donde Labastida era un desconocido, toda su trayectoria académica, política y profesional fue en la capital del país desde adolescente.

En aquel 1993 Labastida no aclararía nada. Se fue a Lisboa, pasó un año allá, dejó que terminara el sexenio de Carlos Salinas, y se acabó su exilio. Ernesto Zedillo lo rescataría en un puesto menor, Director de Caminos y Puentes. Era todo lo que necesitaba Labastida, hombre de poder conocía las entrañas. Dinámico, subió rapidísimo, como en sus mejores momentos. Brincó a Secretario de Agricultura, luego a Gobernación, y finalmente el sueño: candidato a la presidencia en 2000…el resto de la historia ya la sabemos.

Por aquellos 2000, Labastida Ochoa manejaría una versión propicia para sus pretensiones de ese momento sobre su exilio en Portugal –sin experiencia en el servicio exterior ni la diplomacia. Diría que su nombramiento como embajador fue para protegerlo de los cárteles mexicanos que atacó durante su mandato como gobernador. En particular los Arellano Félix. Lo mandaban fuera por seguridad.

Innegable que Francisco Labastida enfrentó una etapa difícil de la seguridad, ni más ni menos que cualquier otro gobernador. Es Sinaloa, no hay otra alternativa. Pero de ahí a una amenaza latente contra su seguridad hay mucha diferencia.

Margen de error

(Madrid, Madrid, Madrid) El anecdotario viene a cuento por el intempestivo anuncio del Presidente López Obrador ofreciéndole trabajo a Quirino Ordaz. Durante las horas siguientes se especuló: ¿Dónde? ¿Turismo?

Por eso resulta más sorpresivo que lo proponga como embajador de México en España. No es un puesto menor, ni siquiera Labastida llegó a tal privilegio.

Quirino Ordaz lo que menos necesita es trabajo. Es un empresario destacado en Mazatlán, Sinaloa. Se enfocó en el puerto por encima de cualquier otro sitio del estado, llevó recursos, obras y querencias. Ahí tiene su familia, sus amigos y los negocios.

La propuesta es, en los hechos, un nombramiento, a pesar de que se requiere un procedimiento en España y una ratificación del Senado de la República. Transitará sin problemas, seguramente.

Quirino Ordaz sustituiría a María Carmen Oñate Muñoz, una diplomática de carrera y con rango de embajadora los últimos 20 años. Así que podemos irnos imaginando al todavía gobernador de Sinaloa entregando las cartas credenciales como embajador extraordinario y plenipotenciario, al rey Felipe VI en el Palacio Real de Madrid.

Mirilla

(Madre) La relación de México con España no está en su mejor momento. López Obrador desde su llegada exigió que España ofreciera disculpas sobre la Conquista, a lo que se ha negado el país. Recientemente, el partido VOX, de la extrema derecha, hizo acercamientos en México con una facción del PAN.

Pero lo duro de la relación está en el tema comercial. Algunas de las empresas más duramente atacadas por López Obrador son españolas, particularmente del ramo de las energías.

España tiene muchos intereses en México: cadenas de hoteles, empresas de telecomunicaciones, bancos, empresas de energía. Es aquí donde está el verdadero interés.

Nombres que todos conocemos, en esto que algunos analistas económicos llaman desde hace tiempo la nueva conquista: BBVA, que compró Bancomer hace mucho tiempo. Otro banco: Santander. Iberdrola, líder en materia de generación de energía. Gas Natural Fenosa, que cambió a Naturgy, actualmente con operaciones en Sinaloa, por cierto. Telefónica, que tiene una parte del mercado de telefonía celular…Otras menos conocidas como la aseguradora Mapfre, o Inditex que maneja las tiendas de ropa Zara, o los hoteles Riu, también con intereses en Sinaloa.

Primera cita

(Impunidad) La tarea no será sencilla para el nuevo embajador de México en España. Pero lo importante no es eso, Quirino Ordaz resuelve con esta propuesta todos sus asuntos en Sinaloa. Logra una distancia oficial, no de exilio obligado. Obtiene una responsabilidad mayúscula, no un puesto menor en la 4T, incluso hasta le permite deslindarse de cierta manera porque no es parte del gabinete sino de una responsabilidad de Estado.

Le beneficia casi por donde se vea. Aunque la clave está en que gana una patente de corso para evitar su gran miedo desde que asumió el poder: terminar perseguido como su antecesor Malova (PUNTO)

Artículo publicado el 12 de septiembre de 2021 en la edición 972 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 977
17 de octubre del 2021
GALERÍA
Al menos 11 muertos y más de 10 heridos al caer un autobús en Ecuador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.