abril 19, 2021 9:31 AM

Trump, Morena-PAS, Rojo-Celeste, Lasorda

LASORDA Y FERNANDO. Aquellos ochentas.

Siempre es mejor empezar por el final: Tom Lasorda murió, y en México se volvió noticia nacional. En los 80’s del siglo pasado decoraba muchas paredes de los cuartos de niños y adolescentes mexicanos que escribían a los Dodgers de Los Ángeles tratando de obtener posters gratis, fotografías, autógrafos o algún souvenir imposible de adquirir en ese entonces.

No es que Lasorda fuera el admirado atleta de niños mexicanos, parecía un gringo viejo en pijama–y eso que solo tenía 54 años. Estaba en las paredes porque aparecía al lado de Fernando Valenzuela, Mike Scioscia, Steve Garvey, Davey Lopes, Orel Hershiser, Pedro Guerrero, el equipo que se volvió legendario para México con un Valenzuela que ya era leyenda estando apenas en los 20 años.

Ni siquiera era necesario ser aficionado al béisbol, la “fernandomanía” invadía todo. El número 34 en las camisetas, y las horas frente al televisor si le tocaba jugar.

¿Cómo es que Lasorda llegaba de Los Ángeles a un barrio de Culiacán? Los preadolescentes de los ochentas intercambiaban direcciones postales de clubes deportivos, marcas de cañas de pescar, aceites y lubricantes, cervezas, refrescos…lo que fuera, mientras la sede estuviera en Estados Unidos. De alguna manera alguien se hacía de la dirección del club o la empresa y a cambio de algo la intercambiaba. Después seguía escribir esa carta en un mal inglés, pero hacerse entender que querías que te enviaran promoción de sus productos. Y lo importante era que respondieran enviando calcomanías, posters, mapas, folletos.

Las calcas para las libretas de la escuela, los posters para las paredes, los folletos incomprensibles a la basura, las postales al álbum.

Eran los años ochenta y la única vía posible era una casi desaparecida hoy día, el correo –a secas, no electrónico. Cartas dentro de un sobre con remitente y destinatario, estampillas y saliva. Larga espera y mucha paciencia. Cartero en bicicleta y el silbato anunciando la llegada. Además solo estaba disponible el Servicio Postal Mexicano, no operaban las empresas privadas de paquetería. México era una economía cerrada, estatizada, pero toda la vida ha sido posible que se cuelen las expresiones culturales externas.

Longevo Lasorda, tuvo bastante tiempo para gozar de la fama que logró a sus 50 años, junto a jovencitos como Valenzuela, que era un novato con abundante talento. Por eso hace recordar al joven Julio Urías, de La Higuerita, Culiacán, que quizás no esté en muchas paredes de niños y adolescentes como en los ochentas Valenzuela, pero sí que es un referente para niños y niñas deportistas de este siglo.

 

Margen de error

(Rojo-Celeste) Rojos y azules están en una unión que es imposible anticipar si cuaja o no cuajará electoralmente. Pero van en marcha sin contratiempos de importancia. Se anticipa que personalidades de priistas y panistas no suban al barco de la alianza, nada nuevo en cada proceso electoral. Siempre hay un reacomodo de fuerzas.

PRI y PAN cargan por ahora el mayor problema con la selección del candidato a la gubernatura. Quizás a la larga les convenga más esta aparente lentitud en sus decisiones, porque mientras tanto los contrincantes están destrozándose a sí mismos.

 

Mirilla

(Baila Morena) El anuncio del rompimiento de una parte de legisladores y el Químico Benítez contra una eventual alianza o candidaturas comunes con el Partido Sinaloense, y la fuerza electoral innegable de Héctor Melesio Cuen, podría representar la más importante ruptura en Morena en la coyuntura electoral.

Lo que Gerardo Vargas no logró, en la intentona de la candidatura a la gubernatura de Sinaloa, podrían lograrlo los morenistas opositores a una eventual alianza electoral con el PAS y Cuen. Esto sí podría convertirse en el principal obstáculo.
Morena podría estar iniciando la ceremonia de harakiri con esta postura.

 

Deatrasalante

(Turba) Donald Trump es el personaje mundial de este siglo –al menos de lo que va del siglo. No solo ganó legítimamente la presidencia con un discurso de odio y división social, arrebatándole el cargo a la favorita en las encuestas, sino que durante su mandato no abandonó la posición y mantuvo posiciones de confrontación dentro y fuera del país.

Trump obligó a una renegociación del Tratado de Libre Comercio. Amenazó con cerrar las fronteras a los productos mexicanos, si desde acá no se frenaba la migración centroamericana. Al final ya no importó que el prometido muro que construiría y que pagaríamos los mexicanos nunca se concluyó (en parte porque ese muro ya existía en una buena parte de la frontera, y en parte porque construir el resto representaba una cantidad de recursos que nunca le aprobaría el Congreso para gastarlos en eso).

Están también sus posiciones en cuanto al tema climático, la economía doméstica, o la pandemia que abarcó el cierre de su gobierno.

Sin embargo, la marca indeleble de Donald Trump está en los reparos, berrinches y ataques al perder la reelección, ahí está lo más rancio del personaje. Por ahora suena ridículo que Trump haya logrado con un solo tuit azuzar a la turba para que invadiera el capitolio. La masa no se mueve sola, requiere organización. Pero quizás ahí los americanos no investigarán, porque entonces Trump tendría que ser enjuiciado.

A México debe importarle, y mucho, lo que ocurre en Estados Unidos. Primero por una simple razón económica: las remesas, de ahí proviene la mayor parte de los casi 40 mil millones de dólares que se dispersan en las familias de México anualmente (es el dato de 2020, con un incremento pese a la pandemia). Y la otra, por razones humanitarias para los millones de mexicanos que radican en Estados Unidos y que no han perdido su conexión con su país, allá trabajan y la gran mayoría allá se quedarán, pero sin dejar de ser mexicanos –algunos ilegales y otros con doble nacionalidad.

Trump no acabará el 20 de enero, coinciden muchos. No se trata solo del personaje, sino de su legado como representante de una parte de los Estados Unidos, nada pequeña, casi la mitad(PUNTO)

Columna publicada el 10 de enero de 2021 en la edición 937 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 951
18 de abril del 2021
GALERÍA
Estallan protestas en EU por muerte de afroamericano
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos