Qué come usted: Nestlé Kit Kat

GULA qué come

En las últimas semanas poco a poco el mercado se ha ido poblando de productos que ahora muestran los sellos de advertencia promovidos por la Secretaría de Salud. Algunos ya vienen con el diseño de fábrica, otros cumplen pegándolos en el producto terminado. Cuando se quiere se puede.

Dichas prácticas no han hecho más que contradecir a las asociaciones pro chatarra como ConMéxico, Concamin y el Consejo Coordinador Empresarial, cuyos líderes argumentaban era imposible entregar a tiempo, por la pandemia, dijeron.

Es entendible que a mayor demanda mayor producción y que un cambio en líneas de producción masivas es costoso y tardado, pero no se les pidió reformular sus recetas sino algunas modificaciones visuales a las presentaciones de los productos, nada que no se resuelva en unas cuantas semanas aun con o sin pandemia.

Kit Kat es un producto de poco más de 40 gramos de peso y aun así el etiquetado lo exhibe como un bocado de cuidado, sobre todo para hipertensos, obesos y diabéticos. Al final lo que importa es la concentración de ingredientes que promuevan complicaciones a la salud del consumidor y no tanto si es una presentación pequeña o familiar. Este producto es un caso de ello.

 

Empaque

La envoltura del producto es de forma rectangular y muy plana, acorde a la forma de la tableta de obleas del producto en sí. El color rojo predomina y solo se ve interrumpido por una figura triangular de color blanco, esta misma es usada como cajón para presentar el sabor y la descripción de esta versión. El nombre de la marca y compañía se encuentran en la contra esquina de dicha figura.

Los sellos nutrimentales vienen en la parte inferior izquierda con cinco apartados en total: grasa saturada, otras grasas, azúcares totales, sodio y energía (calorías). Pero, sin duda, la nota la da el etiquetado de advertencia de la Secretaría de Salud con tres sellos: exceso de calorías, exceso de azúcares y exceso de grasas saturadas.

Adicional a las advertencias de salud que el etiquetado exhibe, podemos notar dos cosas. Primero, el etiquetado viene en forma literal de calcomanía, es decir no viene impresa en el diseño de fábrica del producto, sino pegada en el producto terminado. Un paso adicional. Y segundo, la calcomanía es enorme, abarca alrededor de un tercio del área frontal del producto, si esta hubiera sido pegada un poco a la derecha habría sido difícil de distinguir el producto.

 

Ingredientes

Esta versión de Kit Kat está fabricada con 16 ingredientes, divididos en las tres partes del producto: chocolate, relleno y oblea. El azúcar se repite en las dos primeras y es el ingrediente que más contenido aporta con 19 gramos de los 41 totales, representando el 47 por ciento del total del peso del producto; un bocado cargado de azúcar.

Otro ingrediente que se repite en ambas partes y es de cuidado es la grasa vegetal, que aporta 7 gramos y que corresponden al 17 por ciento del peso del producto.

Ambos casos, el del azúcar y las grasas, les dan vida a dos sellos del etiquetado de advertencia por sí solos. Exceso de azúcares y grasas, que en suma dan como resultado un exceso en calorías, el tercer

sello en el empaque. El resto de ingredientes se compone principalmente de emulsionantes, saborizantes y harina (en la oblea), entre otros.

 

Está usted advertido

Tal cual lo revela el etiquetado, Kit Kat es un producto que por su contenido consumirse nula o moderadamente según sea su estado de salud. Excesos en azúcar y grasas saturadas promueven la obesidad, diabetes, enfermedad cardiaca, entre otras enfermedades, muchas de ellas asociadas a complicaciones cuando se conjugan con infección por Covid-19.

Es útil un etiquetado claro, porque nos ahorra la confusa tarea de leer etiquetas y realizar cálculos mentales, pero es complicado que por sí solo pueda revertir malos hábitos.

Esta medida no combate el ambiente obesogénico en el que vivimos, solo lo hace más claro. Advertir mediante el etiquetado es un paso de los tantos que necesitamos dar. Al final, la decisión sigue siendo suya, no hay nada prohibido, solo etiquetado, advertido, ¿paga o pasa?

Artículo publicado el 06 de septiembre de 2020 en la edición 919 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.