junio 12, 2021 8:35 AM

Dieta ‘Keto’, transformando la grasa

Ketogenic diet concept - low carb healthy food

El tema de las dietas es tan extenso y cuenta con tantas variantes que es difícil llevar el número, ya que las hay para cualquier necesidad, estatus social y socioeconómico.

Adicional a la oferta de dietas hay un sin número de asesores nutricionales en el mercado, provenientes de distinta formación.

La recomendación por excelencia es consultar a un experto en nutrición académicamente avalado antes de iniciar cualquier dieta, aunque, ignorando un poco de lo recomendado tradicionalmente, ahora parecen importar más los resultados comprobados de quien atenderá su dieta y el cómo los obtuvo.

No es lo mismo ser el gurú de la pérdida de peso recetando pastillas que contar con resultados claros y constantes, impartiendo planes nutricionales que a largo plazo se convertirán en hábitos de alimentación saludables.

Tenga a consideración que quienes tienen problemas de obesidad llegaron a ese punto comiendo, no tomando pastillas, por lo que lo recomendable es mejorar la salud a través de la alimentación y no por otras vías que, aunque pudieran ser más rápidas en un inicio, no son sostenibles a largo plazo y pueden traer consecuencias más severas que las del estado de salud actual.

 

Keto dieta, la grasa como energía

La dieta Cetogénica, o Keto, como se le conoce popularmente, es un tipo de alimentación basado en el consumo mínimo de carbohidratos como eje principal.

Los tres puntos clave para lograr entrar en cetosis nutricional son: mantener una ingesta mínima de carbohidratos, el consumo moderado de proteína y por último consumir altas cantidades de grasas saludables, que harán las funciones de combustible en estado de cetosis.

Mediante esta dieta se logra activar un estado similar al que vivieron nuestros antepasados, en el que las fuentes principales de energía eran las grasas y no los carbohidratos.

En aquellos tiempos, la alimentación estaba estrictamente ligada a las habilidades para cazar y a la recolección de vegetales exclusivamente de temporada. No había producción agrícola masiva ni largas cocciones para suavizar granos, leguminosas o tubérculos.

La presencia mínima de carbohidratos por periodos prolongados promueve el estado de cetosis. Al entrar en cetosis, el cuerpo hace uso de las grasas produciendo cetonas a partir de ellas.
Este proceso se lleva a cabo en el hígado y hace que las reservas de grasa sean consumidas, convirtiéndolas en cuerpos cetónicos o cetonas, que a su vez fungen como combustible en ausencia de glucosa en sangre.

Un organismo “ceto adaptado”, es capaz de funcionar con grasa como combustible principal, lo que hace que las reservas de tejido adiposo en el cuerpo sean mínimas.

La regla básica para mantenerse en cetosis es consumir entre 20 y 50 gramos (máximo) de carbohidratos netos, es decir, el total de carbohidratos menos la fibra. Este punto quizá es el más complicado de entender y, sobre todo, respetar. Es por ello que es necesario acercarse a un asesor calificado que aclare terminologías y fórmulas antes de empezar.

 

Qué comer y qué no comer

Las restricciones son el punto más importante en el éxito o el fracaso de las dietas. Es difícil sostener una dieta de lechugas, jugos, piña con atún o la barbaridad que se le ocurra. Es tan importante la estructura alimenticia de la dieta como el sabor de los alimentos permitidos.

Entre lo permitido en esta dieta están las grasas saludables, como aceite de coco, oliva, mantequilla (no margarina), el aguacate y las grasas animales. También oleaginosas como nueces y almendras en cantidades moderadas.
También están permitidas todas las carnes, pescados y mariscos, huevos, embutidos no ultra procesados (las salchichas comerciales contienen almidones), cremas y quesos.

En cuanto a verduras, está permitido todo siempre y cuando se desarrolle en la superficie. Es decir, todo lo que crezca de ras de suelo hacia arriba; se restringen papas y zanahorias.

Las bebidas permitidas son agua natural y mineral, destilados, tés y café sin azúcar, aunque puede ser cualquier bebida siempre y cuando no sea de base natural dulce o se le agregue azúcar.
Se aconseja dejar de lado bebidas azucaradas, cerveza, pan, pastas, dulces, maíz en cualquiera de sus formas.

La fruta, aunque no se recomienda en la dieta, hay excepciones que se podrían consumir sin problemas.

Artículo publicado el 27 de octubre de 2019 en la edición 874 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 958
06 de junio del 2021
GALERÍA
En constante monitoreo manada de elefantes que comenzó su viaje hacia el norte de China hace más de un año
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.