El veto a la exposición ‘La verdad desnuda’

desnuda

“Cosa terrible es la fotografía
Pensar que en esos objetos cuadrangulares
yace un instante de 1959
Rostros que ya no son… Aire que ya no existe
Porque el tiempo se venga de quienes rompen el orden natural deteniéndolo
Las fotos se resquebrajan, amarillean
No son la música del pasado
son el estruendo
de las ruinas internas que se desploman
No son el verso
sino el crujido
de nuestra irremediable cacofonía”
José Emilio Pacheco.

Hace 25 años cuando la mayoría de los hoy artistas plásticos de la región aun eran niños, sucedió un hecho que unió a todos los artistas e intelectuales de la época. En 1994 la exposición fotográfica La verdad desnuda de José Rodríguez Macías fue censurada y retirada de la sala de espera del entonces flamante aeropuerto internacional del Valle de El Fuerte. Que porque atentaba contra el pudor, la moral y las buenas conciencias de un reducido grupo de ciudadanos en pro de no sé qué pero en pro de algo.

La respuesta fue una carta firmada por más de 100 artistas e intelectuales de las diferentes disciplinas y corrientes ideológicas unidos rechazando la arbitraria censura, no sé de dónde salimos tantos en esta entonces pequeña ciudad cañera, pero así fue.

Recuerdo que hasta la guardé entre mis reliquias, pues aparecer en esa lista en esos tiempos te daba un carácter de artista reconocido y eso era de presumirse.

La exposición estaba conformada por fotografías de desnudos en blanco y negro de una calidad artística indiscutible. Sobre la obra escribieron consagrados escritores como Alfonso Orejel, Élmer Mendoza y Nery Córdova.

Al respecto el Poncho apunta: El cuerpo captado en formas deliciosas. Mostrando la infinita gracia de ser mujer, el milagro ordinario de vivir rodeado de estos seres que hacen necesaria y fundamental la vida misma. Contemplamos vírgenes sacrificadas, bellas durmientes humedecidas por el sueño, ninfas liberadas de las ataduras morales, pieles acariciadas por la luz, paisajes desolados por el deseo.

Élmer Mendoza dice: Las fotos de Rodríguez son bellas; no obstante no se trata de esa belleza dulce producto de una pasividad armónica; no, se trata de la belleza del misterio, de lo oculto en la sombra o en la ironía del venado que abreva en labios de mujer; y aquí callo de nuevo, dejo que los símbolos se muevan de lo insólito a lo ingenuo, permito que no me digan palabra, que se deslicen por ámbitos que mi imaginación desconoce, que me roben la voz y no pueda hablar de los senos luminosos y vulnerables, para que no mencione el pubis lluvioso y el perfil señora tentación.

Nery escribe: Los desnudos de las sinaloenses capturadas, sin duda por la modernidad del daguerrotipo, desde enfoques plenos de gusto, implican un reconocimiento avieso a la hermosura desaforada de las hembras de estas encandiladoras tierras.

Hoy, a veinticinco años de tal suceso, ya en otro nuevo siglo, al parecer seguimos en las mismas. Hace algunos meses la exposición Símbolos móviles del reconocido artista plástico ahomense Alejandro Álvarez, fue cancelada después de estar programada y a qué no saben por qué. Exacto, por lo mismo: que atentaba contra la moral y las buenas conciencias por contener desnudos que no podrían asimilar los niños que asisten al lugar.

Salvo algunas protestas por parte del artista y alguno que otro que tibiamente escribimos algo, como siempre no pasó nada.

Por si fuera poco, hace unos días fue cancelado el Foro de Desarrollo Humano que organizó el DIF en miras de implementar el Plan Municipal de Desarrollo; es más, hasta pedían la cabeza de la directora, por lo mismo.

Los Ponentes eran Iván Enrique Gómez Tagle Durand, director de YAAJ Transformando tu vida AC; Francisco Robledo Sánchez, director de ADIL Diversidad e inclusión laboral AC; Sandra Arcos Reyes, miembro de Asociaciones por las infancias transgénero; Ana de Alejandro, fundadora de Red de Madres Lesbianas de México.

Imagínese usted el grito en el cielo cuando se enteraron o leyeron la palabra madres lesbianas, como si fuesen de otro planeta. Bendito sea el señor esto lo cancelamos.

Pero por otro lado sigue apareciendo La Sirena y la I con su sinfín de vulgaridades, pero eso es otra cosa, nada tiene que ver con el CIE dicen.

Pero con lo que no contaban es que se está iniciando la tan esperada cuarta trasformación. Los tiempos ahora sí que de un año a acá han cambiado y el presidente Billy Chapman en Ahome ya se dio cuenta y miren de qué manera, pues él mismo dice: “para que ustedes lo sepan, en el mes de mayo tenemos la visita de un Congreso Nacional de Médicos que nos pidieron que tramitáramos o gestionáramos tres días del Teatro Ingenio y me están cobrando como Ayuntamiento aproximadamente alrededor de medio millón de pesos, de un edificio, de un lugar que se construyó con dinero público; lo que yo estoy reflexionando junto con nuestros regidores es de que tal vez habremos de hacer una nueva negociación en que las condiciones sean más justas para la ciudadanía”.

Por ello yo creo que de nuevo, como hace 25 años, habría que unirnos todos en apoyo al presidente municipal para que tome cartas muy puntuales en el asunto y las cosas tomen el cauce que debe de llevar una ciudad que se considera muy moderna. Yo sí me apunto: Señor presidente Manuel Guillermo Billy Chapman en Ahome ¿en dónde firmo? y usted mi amigo o mi amiga ¿le firma?

Pd. La exposición completa de La verdad desnuda la puede usted ver en la página del autor: www.joserodriguezmacias.net

 

Artículo publicado el 10 de febrero de 2019 en la edición 837 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RÍODOCE EDICIÓN 851
12 de MAYO del 2019
COLUMNAS
OPINION
Ñacas y Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

DEPORTES