jueves, mayo 26, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

La autonomía no anunciada y la excesiva algarabía organizada por la UdeO

 

Desde dos días antes, los toldos de carpas monumentales se empezaron a erigir en los campos de las canchas de futbol de la Universidad de Occidente, campus Culiacán. El tamaño de las dimensiones de las tres carpas fue el preludio de la noticia que llegaría en el terreno universitario.

A marchas forzadas, como un verdadero ejército trabajaron cuadrillas de trabajadores para instalar el enorme escenario, apoyado con pantallas gigantes. Un templete que recordó las pasarelas en donde desfilan las “top models” para buscar la cercanía con el público. Dos templetes: uno para colocar una banda sinaloense con todos sus integrantes vestidos con emblemas de la UdeO, y otro donde se colocarían las autoridades que serían testigos de la gran noticia.

Un total de 7 mil 500 sillas fueron colocadas en el campo de futbol de las instalaciones universitarias. En los alrededores y al interior del recinto escolar se colocaron pendones para publicitar que habría el “1er. Encuentro Lince”. A través de las redes sociales también desde el Día de Reyes, dos días antes de reanudar actividades escolares, empezó a circular la invitación. No había mayor información. La consigna era reunir a toda la comunidad universitaria en torno al evento, aunque no se dieron mayores datos, salvo que estaría presente el gobernador Quirino Ordaz Coppel.

El miércoles 10, día de la concentración, empezó a circular desde muy temprano la advertencia de tener precaución en los alrededores de la UdeO porque se estacionarían alrededor de 200 camiones con universitarios que llegarían de todos los campus de Sinaloa. Desde las 9:00 de la mañana, las instalaciones empezaron a llenarse de estudiantes.

En el templete, un par de jóvenes universitarios amenizaban el evento para “romper el hielo” y presentaban a alumnos que tienen talento para cantar toda clase de géneros. Las sillas se iban ocupando. Para que los estudiantes permanecieran en el evento en donde estaría el gobernador, las autoridades universitarias ofrecieron otorgar un reconocimiento de 25 horas en sus actividades extraescolares, una recompensa inusual por asistir a un evento, si se toma en cuenta que la máxima acreditación de estas actividades es participar en un verano científico durante un mes de trabajo, que equivale a 30 horas.

De los primeros en llegar fue el ex gobernador Antonio Toledo Corro, disminuido físicamente, en silla de ruedas, apoyado con un grupo de asistentes. Se le colocó en la primera fila, hasta donde llegaban los políticos de hoy y de ayer a saludarlo. Era un invitado especial, no solo por su investidura de ex gobernador, sino por haberse creado durante su mandato la Universidad de Occidente, cuyo nacimiento estuvo marcado por acusaciones de que el fondo era disminuir a la Universidad Autónoma de Sinaloa.

La nueva generación de políticos también empezó a ocupar sus espacios. La diputada Maribel Chollet fue también de las primeras en llegar. Tras ella llegarían otras compañeras de su bancada como Irma Moreno y Margarita Villaescusa. Los alcaldes repartieron abrazos y saludos, como el de Culiacán, Jesús Valdés y José Manuel Valenzuela de Angostura.

La llegada de los políticos de ayer y hoy no entusiasmó a la comunidad universitaria, en su mayoría compuesta por jóvenes entre los 20 y 25 años. Su mayor algarabía era cuando tocaba el turno de cantar a alguno de sus compañeros de campus, o cuando las conductoras pedían hicieran un bulla para hacerse presentes según del lugar donde procedían.

A la hora pactada llegó el gobernador Quirino Ordaz Coppel, quien a su paso, se tomó sus características selfies. No había ovaciones ni aplausos efusivos, sí mucho esfuerzo del conductor oficial del evento para animar el recorrido hasta el templete principal.

El motivo de la reunión nadie lo sabía. La inmensa mayoría de alrededor de 10 mil asistentes que habían sido convocados, no tenían idea de a qué fueron. El plato fuerte del evento era el discurso del gobernador.

A modo de suspenso, como gran noticia, anunciaba el gobernador que enviaría una iniciativa al Congreso del Estado para hacer autónoma a la Universidad de Occidente. Los asistentes reaccionaron con silencio. En los pasillos universitarios ya se había especulado que la magna concentración podría deberse a que se había logrado que la UdeO se convertiría en universidad pública.

El gobernador debió inmediatamente explicar que habría becas para los docentes y los estudiantes, para poder arrancar aplausos. Ausente en el discurso el proceso, la meta y los trámites que se habían estado anunciando en el pasado para que la UdeO se hiciera pública.

Con la autonomía, argumentaba el gobernador, habrá acceso a mayores recursos, libertad de cátedra y libertad para la formulación de planes y programas de estudios. El desconcierto en la comunidad universitaria era evidente. ¿Autónoma? Se preguntaban los universitarios, sin alcanzar a digerir las implicaciones para ellos, menos las razones de una autonomía de la que antes nadie había hablado, ni pedido.

Presente en el evento estuvo el rector de la UAS, Juan Eulogio Guerra, quien al concluir el evento, evadió dar declaraciones.

La más entusiasmada con el anuncio fue la rectora Sylvia Paz Díaz Camacho, quien lanzó porras y vivas en su discurso al gobernador. Le siguieron las notas ruidosas de la banda para darle alegría al cierre del evento.

Con más dudas de como llegaron se fue la comunidad universitaria con una autonomía no anunciada ni buscada. Fuentes universitarias explicarían en corto que era un requisito más en el camino de la búsqueda de universidad pública. “Ahora la universidad pasará a otro cajón”, diría un directivo universitario para explicar el beneficio del anuncio.

Queda ahora en manos del Congreso del Estado la aprobación de la propuesta del gobernador. Por lo pronto, el anuncio con sabor a gran fiesta, ya se había hecho ante 10 mil personas.

Quedó más que el festejo al interior y exterior de la comunidad universitaria, la especulación de las razones para otorgar en un año electoral, una autonomía no pedida.

Artículo publicado el 14 de enero de 2018 en la edición 781 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1008
22 de mayo del 2022
GALERÍA
Elementos de la Policía Estatal Preventiva y del Ejército detuvieron a cuatro personas y aseguraron siete vehículos y nueve armas en zonas rurales de Culiacán
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.