junio 19, 2021 4:21 AM

Corte parejo, la consigna

 

MALOVA. El apuro por desligarse.
MALOVA. El apuro por desligarse.

El gobierno identifica el origen del ataque a los militares, pero iría contra todo el Cártel de Sinaloa

 

La llegada del presidente Enrique Peña Nieto a Mazatlán el miércoles 5 no fue solo para visitar a los militares heridos en la emboscada del viernes 30 de septiembre donde cinco soldados murieron y ocho más resultaron heridos, entre ellos un paramédico de la Cruz Roja. Fue también pedir cuentas al gobierno estatal.

Los informes sobre la gran corrupción que existe en las corporaciones policiacas locales ya habían llegado hasta Los Pinos.

Se organizó un recorrido por el Hospital Militar en el que participaron el presidente Enrique Peña Nieto, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; el secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos; el secretario de Marina, Marina, Vidal Francisco Soberón Sanz, el comandante de la Tercera Región Militar con sede en Mazatlán, Arturo Duarte Múgica, y el gobernador Mario López Valdez.

Dialogaron con los heridos y les dieron ánimos; también con sus familiares, a los que ofrecieron apoyo.

Luego vendría la reunión privada. Y los reclamos. La falta de coordinación con el gobierno estatal debido a la gran corrupción que existe en las corporaciones policiacas.

Ahí se informó por las autoridades castrenses que el motivo del ataque fue rescatar a Julio Óscar Ortiz Vega, el Kevin, a quien ubican como el segundo de a bordo de Iván Archivaldo Guzmán Salazar y quien había sido enviado por éste a la sierra con apoyos financieros y de armamento para Aureliano Guzmán Loera, el Guano, quien está al frente de la defensa del territorio en aquella zona, contra los ataques de comandos ligados a los Beltrán Leyva.

Ahí mismo se comentó que en redes sociales circula un video donde se aprecia que elementos de la Policía Ministerial dejan ir a un comando en Mazatlán luego de que fueron interceptados hombres armados. En el video se aprecia que llegan refuerzos para los delincuentes y luego de unos minutos, los hombres armados se marchan.

Los hechos captados por un video casero fueron comentados en una reunión del gabinete de seguridad posterior al ataque contra los militares y el gobernador dijo desconocerlo. Pero ahí mismo se lo mostraron, presente el general Moisés Melo García, coordinador estatal de seguridad.

En la reunión de Mazatlán, el presidente fue informado que las policías estatales y municipales trabajaban para el crimen organizado. Cuando escuchó esto, el presidente dijo mientras volteaba a ver al Secretario de la Defensa: “sí, ya tenía conocimiento de esto”.

Le informaron también que el Kevin alcanzó a declarar, antes de ser rescatado, que las heridas de bala que tenía en el hombro y la pierna fueron producidas por los militares durante el intercambio de disparos en el retén que se había instalado en la cercanías de Bacacoragua y que a bordo de la camioneta iban una persona muerta, una persona herida y el conductor.

De acuerdo a fuentes de Ríodoce, la orden del Presidente fue atacar todas las estructuras del Cártel de Sinaloa sin distingos. Lo mismo a los “chapos” que a la gente del Mayo Zambada y a los “dámasos”.

Un día después de la visita presidencial llegaron a Mazatlán cien elementos de la Policía Federal, mientras en la sierra las fuerzas federales —Marina y Ejército— seguían tomando posiciones en la zona disputada por los Guzmán y los Beltrán Leyva.

De las células que perpetraron el ataque con la los militares, nada. Patrullas del Ejército han estado recorriendo las calles de Culiacán y realizando cateos esporádicos, con resultados pobres. El lunes 3, los militares citaron a la prensa para mostrar lo asegurado en algunos cateos: armas y parque, fornituras y cachuchas con el “701”. Pero solo eso.

En un homenaje en honor de los soldados muertos en el ataque, el general Salvador Cienfuegos lució un lenguaje que no había usado desde que asumió el cargo ante hechos similares:

Dijo visiblemente molesto:

“Que las organizaciones criminales sepan que no descansaremos hasta que sean juzgados por sus delitos. Sepan que vamos con todo, con la ley en la mano y la fuerza que sea necesaria, nadie por encima de la ley, que la fuerza que apliquen tendrá la respuesta que corresponda por parte de la autoridad”.

“Este artero y cobarde ataque no es sólo una afrenta al Ejército o a las Fuerzas Armadas, es también una afrenta a la naturaleza humana, a la convivencia colectiva, a los principios sociales, a las leyes que nos hemos dado, y es también una afrenta al Estado de Derecho”.

Y agregó que los que perpetraron el ataque son “enfermos, bestias y criminales…”.

Pero, a más de una semana del manotazo, las “bestias” siguen ahí.

 

 

 

 

OK/Judith                  15 mil

 

Fotos:

 

Emboscada proceso 2            EL ATAQUE A MILITARES. Sin responsables.

 

Caras vemos               PARTE POLICIACO. Llegamos en 16 minutos.

 

Homenaje a militares              HOMENAJE A LOS CAÍDOS.

 

Desplegado     EXIGENCIA. Para investigar omisión o complicidad de autoridades locales.

 

Balazo:

A una semana de la emboscada contra un convoy militar en Culiacán, el ataque sigue impune porque el gobierno estatal está más preocupado por deslindarse que por atrapar a los asesinos

 

Cabeza:

Gobierno en el banquillo

 

 

Miriam Ramírez

 

Sin resultados en la búsqueda de los responsables del ataque a un convoy militar, a pesar de que fueron identificados los autores intelectuales, en la semana siguiente al enfrentamiento que evidenció la vulnerabilidad de las corporaciones policiacas en Sinaloa, la guerra en el sur del Estado continuó con 17 asesinatos en los municipios de Mazatlán, Escuinapa y Concordia.

El gobierno de Mario López Valdez se enfrascó en una recia defensa del tiempo transcurrido desde la primera llamada de auxilio al Centro de Emergencias y Respuesta Inmediata (CERI), hasta el minuto en el que arribó la última corporación policiaca.

Incluso, la autoridad estatal filtró información a medios de comunicación para defender su versión, pero hasta el momento no ha informado de un sólo detenido por el ataque a las fuerzas militares.

“Lo que si les digo con mucha contundencia es que estamos atendiendo, estamos patrullando, estamos revisando, hasta donde nuestra capacidad nos lo permite, pero ellos al menor, a la mínima posibilidad de un descuido de nosotros pues lo están utilizando”, admitió el secretario General de Gobierno, Gerardo Vargas Landeros, al ser cuestionado sobre la crisis de seguridad que prevalece en Sinaloa.

Después del homenaje póstumo que encabezó el general Salvador Cienfuegos en la Novena Zona Militar y en el cual calificó a los asesinos como “enfermos, insanos, bestias, criminales”, el gobierno de López Valdez guardó silencio durante los tres días siguientes.

Su silencio terminó cuando el miércoles 5 de octubre, se alzaron las voces de colectivos nacionales como Causa en Común, Instituto Mexicano de la Competitividad, Canacintra, México Unido contra la Delincuencia, México SOS, Mexicanos Primero, Insyde, entre otros, quienes a través de un desplegado exigieron una investigación para aclarar si hubo omisión o complicidad de las autoridades locales.

La respuesta fue inmediata. El gobierno de Sinaloa filtró a un diario local y a otro nacional, una cronología de las llamadas recibidas en el CERI de la policía municipal de Culiacán, en el que se sostiene que el ataque duró entre ocho y 10 minutos y la ayuda tardó en llegar 13 minutos.

 

Los 16 minutos

Un día después de la filtración, el jueves 6 de octubre por la tarde, la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno de Sinaloa envió por correo electrónico a la prensa la cronología de los hechos y como si no fuera suficiente, el viernes 7 convocó a una rueda de prensa para dar lectura al documento.

El informe se integra por tres fotografías de la cámara de video vigilancia que muestran el paso del convoy militar, los reportes de las llamadas al Centro de Emergencias y Respuesta Inmediata de la policía municipal de Culiacán y los horarios en los que ésta se retransmitió a las diversas corporaciones policíacas y de las Fuerzas Armadas, así como el parte oficial elaborado por la Policía Ministerial.
En la información que proporciona el Gobierno de Sinaloa destaca que el Ejército llegó una hora después al lugar, a partir de la primera llamada de auxilio que se tiene registrada.
Además, el parte oficial elaborado por la Policía Ministerial, el primer responsable, explica que los heridos fueron trasladados hacia hospitales en patrullas de la policía municipal, en la ambulancia baleada y en un taxi.

Las fotografías ubican al convoy militar entrando a Culiacán a las 03:22:18 horas, en un punto conocido como La Presita, a tan sólo un kilómetro 900 metros de distancia del lugar donde fueron emboscados.
De acuerdo con el reporte del CERI, la llamada de auxilio se recibió a las 03:25:02 horas del 30 de septiembre, proveniente de una persona que refirió detonaciones de arma de fuego afuera del fraccionamiento Espacios Barcelona, en el acceso norte a la ciudad.
Posteriormente se reciben más llamadas, en las que se indican gritos de personas, en otra llamada se precisa que se trata de un traslado de un herido desde el municipio Badiraguato y se informa de un paramédico herido.
En la última llamada a las 03:37:55 horas se señala que aún no ha llegado la ayuda.
La retransmisión del primer reporte se da en punto de las 03:26:23 horas hacia la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Policía Estatal Preventiva, Tránsito Municipal de Culiacán, Policía Ministerial, Policía Federal, Protección Civil Estatal, Bomberos de Culiacán y Cruz Roja.
Además, por medio del reporte del Sistema de Localización Vehicular (GPS), se enlista que el primero en llegar al lugar es un policía ministerial que arriba a las 03:38 horas.

Desde la última vez que una cámara de video vigilancia captó al convoy militar a las 03:22 horas, hasta el momento en el que arribó la primera patrulla de auxilio transcurrieron 16 minutos.

“Estamos hablando que fue a las 3:26 cuando dieron el reporte y nosotros llegamos a las 3:38, pues yo creo que está muy fácil calcular el tiempo. Tuvo que ser menos de ese tiempo, los expertos nos dicen que no pudo haber pasado de siete a ocho minutos, así lo platicamos”, defendió el secretario de Gobierno en una rueda de prensa que ofreció el pasado viernes.

Según la cronología, dos minutos después de las 03:38 horas arribó una segunda unidad de la Policía Municipal. En los siguientes 12 segundos llegaron dos patrullas de policías municipales más.

De acuerdo con el parte oficial que elaboró el policía ministerial, estas patrullas de la Policía Municipal de Culiacán ya se encontraban en el lugar pero se ubicaban a una distancia de 50 metros y se acercaron sólo hasta que arribó la fuerza estatal.
A las 03:45 horas llegó al lugar el general Moisés Melo García, coordinador de Seguridad Pública del Estado de Sinaloa y siete minutos después una unidad de la Policía Estatal.
A las 03:56 horas arribó una segunda patrulla de la Policía estatal y 20 segundos después llegó otra de la misma corporación. En punto las 4:00 horas acudieron dos patrullas de la Policía Ministerial y tras 15 minutos les siguió una ambulancia de la Cruz Roja que hizo su arribo a las 04:15 horas.
A las 04:28 horas, casi una hora después del reporte, llegaron dos unidades del Ejército mexicano.
El documento entregado a medios de comunicación y organismos empresariales de Sinaloa, también contiene reportes de los ingresos de los heridos al Hospital Civil de Culiacán, al ISSSTE y al IMSS.

De acuerdo con esa información, el ISSSTE reportó el ingreso de cinco pacientes heridos con arma de fuego, cuatro de las Fuerzas Armadas y uno de la Cruz Roja, que fueron recibidos en el hospital a las 04:00 horas aproximadamente. El Hospital Civil informó que los pacientes llegaron entre 03:45 y 04:00 horas, mientras que al IMSS ingresaron a las 04:15 horas.
Según el parte homologado que elaboraron la policías ministeriales por ser los primeros responsables en llegar al lugar, encontraron a once personas heridas y tiradas en el pavimento, cuatro sin vida y tres ilesos, así como un paramédico herido.
“Observando también el lugar, once personas tiradas en el pavimento heridas, y cuatro personas más aparentemente sin vida, mismas que vestían vestimenta tipo militar, quejándose que estaban heridos y pidiendo auxilio. No omitimos que encontramos también tres personas más que igualmente vestían ropa militares quienes resultaron aparentemente ilesos de la agresión. Así como un paramédico herido en su pierna izquierda pidiendo auxilio, tirado como aproximadamente a 10m de distancia de las demás personas antes mencionadas”, señala el parte.
Y agrega “de manera urgente e inmediata subimos a las personas heridas a patrullas de la Policía Municipal para que fueran trasladadas a diferentes hospitales de esta Ciudad, así como también al paramédico en mención que fue trasladado en un taxi hacia un hospital para que recibiera atención médica e inmediatamente se reportó a C4 de los hechos”.
En el parte también se detalla que se encontraron dos vehículos incendiados, una ambulancia de la Cruz Roja y en el carril contrario con dirección al norte un vehículo tipo Pick Up, color blanco, doble cabina con placas UE65352 con impactos de arma de fuego en el cristal delantero. El vehículo tenía las puertas abiertas y en el asiento trasero se observaba una pechera color negra con cargadores y una fornitura.

 

Pero… el testimonio

 

La versión de María, un nombre que ha sido cambiado por su seguridad, es rechazada por el Gobierno de Sinaloa. En la semana que transcurrió, el gobierno de Mario López Valdez emprendió una recia campaña mediática para desmentir los testimonios ciudadanos que cuestionan el por qué la ayuda nunca llegó.

María y su hija amanecieron escondidas debajo de la cama. Esa madrugada, afuera de su hogar, el “combate” se prolongó por más de media hora.

La mujer que habita a tan sólo 300 metros del lugar donde un grupo delictivo emboscó a un convoy de militares, asesinó a cinco soldados y dejó a once heridos, recuerda que esa madrugada monitoreaba el reloj mientras trabajaba en un documento.

María tenía como meta terminar el documento antes de las 04:00 horas, por eso recuerda que la última vez que vio el reloj eran las 03:30 horas del viernes 30 de septiembre, justo cuando un estruendo de balas la hizo correr a refugiarse.

Subió al segundo piso de su hogar y entró al cuarto de su hija de ocho años, la envolvió en un cobertor y  juntas se tiraron debajo de la cama.

Trascurrieron alrededor de 10 minutos y el combate cesó. María bajó al primer piso por su teléfono celular, volvió a subir y despertó a su esposo. Él ordenó regresar abajo de la cama y entonces el combate reinició aunque esta vez con menos fuerza. Pasaron 10 minutos más y hubo una pausa, de nuevo las balas volvieron.

“Para ese entonces yo dije, esto nunca va a terminar. Me levanté por una colchoneta y ahí amanecimos debajo de la cama”.

Y a una semana, la emboscada sigue impune.

 

-.-.-.-.-.

 

RECUADRO…

 

Fotos:

 

Badiraguato 1             HUIXIOPA. El origen de la masacre.

 

Ejército recupera Badiraguato

 

Un destacamento del Ejército está apostado de nueva cuenta en la sierra de Badiraguato, en donde, desde mediados de mayo de este año, el Cártel de los Guzmán y el de los Beltrán Leyva se disputaban la zona en una intensa guerra que provocó el desplazamiento de sus habitantes.

 

La guerra en la sierra del norte de Sinaloa, que fue negada en un primer momento por el Gobierno de Sinaloa, derivó en la emboscada al convoy militar en el acceso a Culiacán, cuando trasladaban a un presunto delincuente herido en un enfrentamiento ocurrido en los altos serranos.

 

En rueda de prensa, Gerardo Vargas Landeros, secretario General de Gobierno, confirmó que después de la emboscada en la capital, el Ejército colocó nuevamente su campamento en el poblado de Huixiopa, Badiraguato, el mismo que había sido recuperado en las últimas semanas por la gente de Joaquín Guzmán Loera.

 

Según publicó Ríodoce, dos semanas antes del ataque a los militares, en Huixopa, Badiraguato,  la gente de los Guzmán había logrado recuperar el territorio que estaba ocupado por los Beltrán Leyva, tras fuertes enfrentamientos que dejarían un número indeterminado de muertos, hasta el momento desconocidos.

 

ENGARZADA…

 

Ok ismael

OK/Judith

Fotos:

La Ciénega 1, la Ciénega 2          LA CIÉNEGA. Guerra en la sierra.

Ojo de agua              OJO DE AGUA DE PALMILLAS. Cinco muertos más.

 

El sigiloso despliegue militar en el sur

Escuinapa, el otro frente atacado

Redacción

A unos 20 kilómetros de distancia de San Miguel de la Atarjea, comisaría ubicada al sur de Escuinapa, donde el Ejército tiene un puesto de revisión carretero, fueron asesinados cinco hombres.

Se le conoce como Ojo de Agua de Palmillas, donde a la orilla de la carretera México 15, los hombres fueron asesinados bajo una enramada donde se vende camarón seco.

Tres de los cuerpos, que llegaron durante la mañana del jueves seis de octubre a la ciudad de Mazatlán, fueron identificados de manera no oficial como Misael “N”, Marco Antonio “N” y Francisco, todos de entre 20 y 25 años de edad.

Apenas hace siete días en La Ciénega, poblado asentado en la sierra escuinapense, otras cinco personas fueron asesinadas.

Las imágenes dan cuenta del hallazgo: cuerpos degollados y con impacto de bala y piel cercenada.

Ya fuentes de gobierno han dado a conocer que es el área donde se refugian con camionetas, armas y drogas los Archivaldos.

La construcción de barricadas en la sierra para emboscar a quienes se resistan a ceder el territorio, ya fueron detectadas por los federales.

La lucha entre los grupos es de resistencia, sicológica y de sangre, donde el más fuerte espera erigirse con el trofeo del control de la zona.

Fuentes de gobierno revelaron que el Cártel de Los Beltrán Leyva y el del Pacífico, buscan sembrar también el miedo entre los habitantes.

En estos días, los mensajes en dispositivos móviles —que en cuestión de horas se hicieron virales— mantienen en alerta a los habitantes de Escuinapa.

Se les advierte respecto a un toque de queda que entra supuestamente en vigor a partir de las 23:00 horas.

La justificación es la presunta llegada del Grupo Corporativo Ántrax y Gente Nueva con la intención de poner orden, procedentes de Culiacán, para trabajar “por los patrones para el Sr. Guzmán Loera e hijos”.

En este contexto, de diez personas muertas en siete días, en un municipio que desde 2010 no registraba ese nivel de asesinatos, militares reforzaron el despliegue en el sur.

Información de gobierno revela que luego del 28 de septiembre, grupos castrenses mantienen en la zona un despliegue sigiloso.

En la edición 713 de Ríodoce, el comandante de la Tercera Región Militar, Alfonso Duarte Múgica habló respecto del blindaje que existe en el sur de Sinaloa.

El Ejército cuenta con información que le permite ubicar el intento de los Beltrán por ingresar a Sinaloa para apoderarse de la plaza, y mantiene el puesto de control en la carretera que une la autopista, en San Miguel de la Atarjea, declaró entonces.

El puesto de revisión, considerado como estratégico por el Ejército para controlar todo lo proveniente del sur del país, principalmente de Nayarit, quedó en medio de ambos ataques.

Perpetrados en La Ciénega y Ojo de Agua de Palmillas, ambos pueblos ubicados en la misma zona, a diferencia de que el primero está sobre la carretera y el segundo en la zona serrana, el Ejército quedó prácticamente en medio de los dos escenarios.

El viernes por la tarde, fuentes locales del sur de Sinaloa revelaron la presencia de más militares, sin embargo las operaciones se estarían llevando a cabo en horarios no perceptibles para la población para evitar daños colaterales.

 

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 959
13 de junio del 2021
GALERÍA
Israel ataca Gaza en respuesta a marchas y globos incendiarios Lanzados
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.