miércoles, noviembre 30, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Pactos violentos

 

Osiel Cardenas-Guillen, 39, the accused Mexican drug kingpin extradited to the United States last month, leaves the federal courthouse in Houston after pleading not guilty Friday, Feb. 9, 2007, to charges connected to running a cartel that at its height smuggled four to six tons of cocaine per month into the country.   (AP Photo/Pat Sullivan)
Osiel Cardenas-Guillen, 39, the accused Mexican drug kingpin extradited to the United States last month, leaves the federal courthouse in Houston after pleading not guilty Friday, Feb. 9, 2007, to charges connected to running a cartel that at its height smuggled four to six tons of cocaine per month into the country. (AP Photo/Pat Sullivan)

Acuerdos de capos con el gobierno de EU dispara homicidios
 
 
 
Los acuerdos bajo la mesa que logra Estados Unidos con la mayoría de los narcotraficantes extraditados han dado como resultado un incremento en los índices de violencia, producto de la ruptura dentro de los cárteles de la droga en México, revela una investigación realizada por el diario The Dallas Morning.
El rotativo destaca el caso de Osiel Cárdenas Guillén, antiguo líder del Cártel del Golfo, quien tras ser extraditado a Estados Unidos en enero de 2007, llegó a un acuerdo con la fiscalía estadunidense: a cambio de declararse culpable y entregar 50 millones de dólares, explicó cómo operaba la organización que él comandaba, además de entregar a gente de su organización y declarar contra ellos una vez que estuvieran ante el juez.
Esa “entrega” dio como resultado una fractura dentro del Cártel del Golfo, separándose el brazo armado que tenían, Los Zetas, provocando en las regiones de Tamaulipas y Nuevo León una guerra sin precedentes, que dejó como resultado miles de mexicanos muertos, incluyendo gente inocente que no tenía nada que ver con el negocio de las drogas, revela en su investigación el diario texano.
“Todo eso fue el resultado de la negociación, a puertas cerradas, entre  Cárdenas Guillén y la fiscalía estadunidense, y nunca se supo qué realmente se negoció, y nos enteramos de la pena hasta que el capo fue sentenciado a 25 años de prisión, y con posibilidad de salir antes, con buena conducta”, dijo Dane Shiller, periodista del Houston Chronicle, quien realizó investigaciones en torno a ese juicio.
Según una serie de indagaciones hechas por Ríodoce, hasta la fecha se desconoce cuál es el paradero de Cárdenas Guillén, pues en los archivos del Departamento Federal de Prisiones (BOP), no aparece por ninguna parte, y el Departamento de Justicia tampoco pudo explicar mucho aduciendo que el caso estaba sellado, lo cual plantea la posibilidad que el antiguo capo del Cártel del Golfo se haya integrado al programa de Testigos Protegidos.
 
Libertad y justicia para todos
 
Cuando se escucha el juramento en las escuelas primarias, secundarias y preparatorias de Estados Unidos, todos los alumnos dicen un cierre que expone a Estados Unidos como un país “con libertad y justicia para todos”.
Ese lema no es aplicable en todos los casos, al menos no con Cárdenas Guillén, quien fue uno de los capos más sanguinarios de los últimos tiempos, y distribuidor directo para introducir miles de toneladas de droga a Estados Unidos, además de intimidación, violencia, lavado de dinero y homicidio.
Los 25 años de prisión a los que fue sentenciado, con  la posibilidad de salir en 17 años, no se comparan con la cadena perpetua recibida por un sinaloense de nombre David Joel López Campaña, originario de la colonia Morelos, quien tras haber migrado a Estados Unidos a los 16 años, cuatro años después encontró la cárcel acusado de violencia doméstica.
David Joel López Campaña tiene 12 años en una cárcel de mediana seguridad en el Centro California, y aparentemente estará ahí de por vida. Este joven, quien en la actualidad tiene 23 años, nunca introdujo ni un gramo de cocaína a Estados Unidos; tampoco anduvo armado ni lavó dinero ni mató a nadie. A diferencia de Cárdenas Guillén, y muchos otros capos del narcotráfico que han salido en pocos años de una cárcel estadunidense, el principal enemigo de David Joel es la falta de dinero.
Tampoco tuvo los contactos de un gran capo, como ocurrió con el Héctor el Güero Palma, o el mismo Arellano Félix, o Javier Torres, el JT, quienes a pesar de haber sido considerados como los más grandes enemigos de Estados Unidos, acabaron negociando y pagando por su libertad, algo que el joven culichi no pudo hacer.
Osiel Cárdenas pudo negociar con los fiscales, quienes dieron todas las comodidades y facilidades para que el capo tuviera una pena “ligera”, aunque entregaría dinero en efectivo y propiedades, incluyendo ranchos y aeronaves.
Tras cubrir ese pago, la tensión entre el Cártel del Golfo y Los Zetas creció, dando lugar a una nueva organización criminal en que se convirtieron los primeros.
Para cuando Los Zetas descubrieron que Osiel Cárdenas había dado información al gobierno de Estados Unidos, declaró la guerra al Cártel de Golfo, por lo que consideró “una traición”.
El conflicto provocó una explosión de violencia a lo largo de la frontera con Texas, según funcionarios estadunidenses con conocimiento del pacto entre Osiel Cárdenas y el gobierno de ese país.
Aunque según expertos, la información dada por Cárdenas Guillén sirvió para debilitar al Cártel del Golfo como a Los Zetas, muchas personas lamentan que el resultado fue la muerte de miles de mexicanos.
“Todos pensábamos que estábamos haciendo lo correcto, pero la verdad es que no previmos la violencia, y eso nos pesa”, admitió un agente federal que no estaba autorizado para hablar públicamente, según publicó el Dallas Morning.
Algo similar habría de ocurrir con la entrega de Alfredo Beltrán Leyva, actualmente preso en una cárcel de máxima seguridad en Washinton DC, quien tras ser arrestado por elementos del Ejército Mexicano, se desató una guerra sin cuartel al interior del Cártel de Sinaloa, dando como resultado la muerte de miles de personas, incluyendo Édgar Guzmán, hijo de Joaquín el Chapo Guzmán, aunque al final el problema de tráfico de drogas nunca se resolvió.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1035
GALERÍA
Cientos de personas, entre ellas el gobernador Rubén Rocha asistieron a la CdMx a la marcha convocada por el presidente Andrés Manuel López Obrador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.