lunes, enero 17, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Esperanza incansable

ayotzi ayuno 1

“Nos arrancaron a nuestros hijos y no descansaremos hasta encontrarlos”: Bertha Nava

 

“Que sepa el presidente Peña Nieto que aquí estamos 43 madres y 43 padres dispuestos a perder hasta la vida en esta lucha por encontrar a nuestros hijos. El mayor miedo que puede enfrentar una madre es perder a su hijo. Así que ni la Marina ni el Ejército ni sus policías nos van a detener. Es por la memoria de nuestros niños. Jamás descansaremos hasta encontrarlos vivos. Así tengan que rodar cabezas de muchos políticos corruptos en este país”, declara Bertha Nava Martínez, la madre de Julio César Ramírez Nava.

Entrevistada minutos antes de concluir el ayuno de 43 horas que iniciaron desde el miércoles por la tarde y concluyó el viernes pasado, la madre del joven de 19 años que estudiaba en la Normal de Ayotzinapa, dice que desde que su hijo no regresa le enciende una veladora a la Virgen de Guadalupe para que le ilumine el camino de regreso a casa, momento que ha visto en sus múltiples sueños, cuando lo ve entrar y lo abraza.

El coraje acumulado le brota cuando se toca el tema de la insensibilidad del presidente Enrique Peña Nieto. Se enfurece y sobre su rostro cansado aparecen lágrimas de dolor e impotencia. Dice que al cumplirse un año de la desaparición de su hijo y los otros 42 compañeros, no se ha hecho nada.

“Ha sido muy desgastante. Pero no sabemos de dónde salen fuerzas y solo sabemos que seguiremos un año o quizá muchos más. De lo que si estamos seguros es que no descansaremos hasta encontrarlos. Entregaremos nuestras vidas a buscarlos con la misma fuerza y la misma esperanza del primer día”, subraya entre sollozos.

“Ahora no solo busco a mi hijo, busco a mis 43 hijos. He aprendido a vivir con mi dolor. La vida nos cambió totalmente a un año de ocurrido este horror. Ya no puedo estar con mi familia, o sentarme con mis hijos y mi esposo como antes. Tengo ahora en mi mente a 43 hijos que necesito buscar y que necesitamos que regresen a nuestras casas. Este dolor nos arrebató nuestra vida de amas de casa. Ahora somos luchadoras sociales que estamos dispuestas a entregar todo, hasta nuestra vida.

Su hijo Julio César, era de los del medio, de cuatro en total. “Tenía la esperanza de ser maestro para ayudarlos a superar la pobreza, pero pues no se pudo. Se ha ido y me he quedado aquí con la esperanza de que algún día vuelva. A veces me deprimo pero me levanto”.

—¿Dónde imagina usted que está su hijo?

—Yo pienso que está junto con sus 42 compañeros. No lo he imaginado enterrado. Para mí ellos están junto y solo sabemos que van a regresar.

—¿Y dónde cree que estén?

—No lo sabemos, pero yo quisiera que estuvieran en Tixtla o en los alrededores. Que no los hayan sacado de Iguala o que estén en ese quinto camión del cual nadie habla, pero que fue tomado y existió y existe. ¿Por qué lo esconde el Gobierno? solo él sabe por qué… ¿Porque estaba repleto de droga? ¿Y por qué involucrar a nuestros muchachitos con esto? No sabemos si en ese camión se hayan llevado a nuestros hijos a Atlanta, a Chicago, no lo sabemos. Solo deseamos que no los hayan sacado de aquí.

—¿Van a seguir en la lucha?

—Claro que sí, el presidente está muy consciente de que somos un peligro para él y sus amigos cercanos. Y a toda costa va a intentar callarnos, pero las madres y padres le hemos dicho que si nos quiere callar solamente matándonos, pero mientras tengamos vida vamos a seguir exigiéndole y exhibiéndolo hasta que nos entregue a nuestros hijos.

“Y ya se lo dijimos, que no nos detendrá porque nosotros vamos con todo. Lo que más nos importaba eran mis hijos completos. Ahora me falta uno y ya nada es igual. Por eso ya no tengo más miedo, ni a morir. Cuando perdí a mi hijo, sentí que empezaba a morir lentamente, pero la lucha de mis compañeras me ha dado una razón para seguir buscándolos, no importa si en esta lucha nos maten, pero que sepa el Gobierno que no nos detendrá.

“Ya se cumplió un año y no hemos visto nada. Dijo en su momento la ocasión anterior que cayera quien cayera, rodara quien rodara y topara con quien topara llegaría hasta el fondo, pero no ha hecho nada”

“Y no nos importa si es así, nos importan nuestros hijos y vamos con todo. No vamos a parar”.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.