mayo 18, 2021 10:44 AM

El abismo abrupto de Óscar Valdez

priistas
PRIISTAS. La casa pierde.

 

Pocos partidos, hasta ahora, han estado exentos de escándalos relacionados con el narcotráfico. A nivel nacional pocos se salvan de la quema, pero en Sinaloa es el PRI quien ha tenido que enfrentar trienio tras trienio, sexenio tras sexenio, señalamientos sobre sus cuadros dirigentes y legislativos, directamente o por sus relaciones familiares.

Al partido parece no importarle mucho. Saca sus cuentas en términos de votos y toma decisiones. Costo-beneficio parece ser la ecuación habitual. “Una raya más al tigre no se nota”, dirán.

Por eso ahora es de nuevo diputado Óscar Félix Ochoa, cuñado del narcotraficante preso Javier Torres Félix y hermano de tres hombres que en 2008 fueron detenidos por el ejército y juzgados por posesión de armas y cocaína. Él mismo había hecho campaña para diputado federal en 2003, teniendo como base de operaciones la propiedad de un narcotraficante que luego serviría como casa de seguridad desde la cual una horda de sicarios asesinó a siete policías federales, en uno de los hechos sangrientos más brutales que se recuerden de la guerra contra el narcotráfico en Sinaloa.

Pero con el apoyo de la dirigencia y estructura priista de la comarca agrícola que comprende el valle de San Lorenzo, dominado en todos los términos por el Cártel de Sinaloa —desde los módulos de riego hasta las sindicaturas, pasando por oficinas administrativas estatales, agentes de Tránsito y hasta peluqueros y vendedores ambulantes que sirven de halcones—, este hombrecito de aire tímido, subsecretario de Agricultura en el primer trienio de Mario López Valdez, regresó al Congreso del Estado, fuero incluido.

Si aquí no hay pudor ni vergüenza ni orgullo, para qué hablar de dignidad. Óscar Félix había apoyado a Malova en 2010, pero esa no fue razón para que el PRI le cerrara las puertas a una nueva candidatura. Total, no mandan ellos, sino los otros.

Gómer Monárrez Lara fue otro de los que en 2010 apoyaron al actual gobernador y fungió, también en el primer trienio del mochitense, como subsecretario de ¡Desarrollo Urbano!

Y ahora es diputado por el PRI. Sorteó, en uno y otro caso, las acusaciones que Yudit del Rincón, compañera panista de la LIX Legislatura —igual que ahora—, le hiciera como regente de una red de prostitución hilvanada con jovencitas de preparatoria, exclusiva para funcionarios y legisladores, junto con el ahora diputado federal Jesús Valdez. En la presente legislatura local, es flamante presidente de la comisión de Fiscalización.

Ahora es el diputado, también priista, Óscar Valdez López, quien enfrenta el escarnio de tener un hermano ligado al narcotráfico y también, porque somos muy malpensados, la sospecha de que sus patrocinadores, algunos, podrían pertenecer al Cártel de Sinaloa. Ya se decía en voz baja lo que ahora es público gracias a un manotazo de la Marina.

Antes de ser diputado local fue regidor, pues iba como compañero de fórmula de Enrique Mendívil Flores —un prominente abogado de narcotraficantes— cuando éste fue asesinado en junio de 2010, dos semanas antes de unas elecciones donde gravitó, de manera determinante y criminal, la narcopolítica.

Administrador de profesión, maestro universitario, fue parte de la hornada de regidores —de todos los partidos— que avalaron el gran despojo a la comuna culichi con las famosas permutas de terrenos, donde el desfalco al patrimonio municipal superó los 200 millones de pesos y en cuyas transacciones, por debajo de la mesa, estuvieron personajes ligados al narcotráfico.

Óscar Valdez llegó al Cabildo, en 2011, en una pequeña camioneta Tornado modelo viejo, pero no terminaba ese año cuando ya había estrenado una Grand Cherokee. Y luego otra y más tarde una tercera. Le gustan los autos nuevos y de buen ver. Ostentoso, no se sentaba todavía en la silla del congreso local —compitió y ganó la diputación por el distrito XII— cuando se compró una lujosa camioneta Escalade.

“El dinero se le vio de repente”, cuenta uno de los que compartieron con él la mesa del Cabildo. Presidente de la Comisión de Urbanismo, fue, junto con el tesorero cuenista, Javier Vargas, el principal operador de la millonaria y turbia transacción de las permutas.

Bola y cadena

AUNQUE LOS PRIISTAS han querido minimizar el impacto que esto pueda tener sobre el partido, saben que puede afectar sobre todo las campañas de algunos de sus candidatos. Óscar Valdez, Jesús Valdez, Aarón Rivas, Antonio Castañeda, el propio alcalde Sergio Torres, forman parte de lo que se llama el Grupo Culiacán, que se ha propuesto mantener el control de espacios legislativos y de la alcaldía central como un grupo compacto. A este grupo pertenece también Ricardo Hernández, candidato por el distrito 05, que ya ha perdido el PRI. Pero les cayó el chahuixtle.

Sentido contrario

JESÚS MURILLO KARAM se cansó de veras o el presidente, Enrique Peña Nieto, ya no pudo sostenerlo en el cargo. El caso es que, en medio de la más increíble investigación que haya realizado la dependencia —el caso Ayotzinapa—, deja el cargo para a ser enviado a una secretaría que tiene dos bancos y una silla. Final infeliz para un político de prolífica carrera, uno de los puntales del triunfal regreso del PRI a Los Pinos, que ahora se ha convertido en un infierno del que varios quisieran salir antes de que les caiga encima el techo.

Humo negro

YA SE SABÍA DE ANTEMANO que Marcelo Ebrard renunciaría al PRD. No le dejaron opción. Se fue a Movimiento Ciudadano, que le ha ofrecido una diputación. Es la historia de la izquierda, como dijo el taxista. No hay de qué admirarse.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 955
16 de mayo del 2021
GALERÍA
Ataque israelí en la Franja de Gaza
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.