junio 24, 2021 6:45 PM

PGJE, cloaca familiar: abogados

La Ley, para beneficio de funcionarios, su familia e incondicionales.
La Ley, para beneficio de funcionarios, su familia e incondicionales.

Trabajo sucio y perdón fast track a la prole
Los Mochis, Sinaloa.-La Procuraduría General de Justicia en el Estado de Sinaloa (PGJE) fue reducida a negocio de parentela, denunciaron criminalistas y abogados independientes locales.
En él, el gobierno de la empresa unifamiliar está en manos del patriarca, Marco Antonio Higuera Gómez, y el principal beneficiado es su junior, Édgar Higuera Beltrán, y sus abogados coadyuvantes, que ayudan a aumentar el capital social del despacho “Higueras y Asociados”.
Adentro del clan, Carlos Enrique Olguín Álvarez, director de averiguaciones previas, es el encargado de realizar el trabajo sucio en favor de Édgar, hijo de Higuera Gómez, coincidieron en señalar Leonel Valenzuela Gastélum, presidente del Instituto de Criminología del Noroeste y Martín López Félix, ex presidente de la Asociación de Abogados Roberto Pérez Jacobo y ex aspirante a la Federación de Abogados de Sinaloa, del ala no alineada como comparsa del gobierno de Mario López Valdez.
Especialistas en derecho penal por la Universidad Autónoma de Sinaloa, ambos criticaron a la PGJE, tras revelarse aquí que Carlos Enrique Olguín Álvarez exoneró de cargos de extorsión a Higuera junior, en una investigación de 10 días en los que incluyó la recepción de la denuncia, ratificación, investigación, resolución, y que ocultó durante más de un mes a los ofendidos, Jesús Enrique Villa Medina y Olegario Lim Villa.
La denuncia había sido presentada por los empresarios dueños de Molinos Siglo XX y no por el abogado, Alberto Robles Domínguez, puesto que este se excusó de la defensa cuando sintió en carne propia las represalias del clan Higuera, al ser acusado de cohecho.
Los dos postgraduados afirmaron que el perdón vía rápida de Olguín Álvarez al hijo del Procurador, su patrón, tiene una causa ilegítima, pues éste rescató aquel cuando fue, a su vez, acusado de cohecho, por exigir dinero a cambio de integrar averiguaciones previas “a modo”.
Martín López Félix aseguró que por ser el acusado el hijo del Procurador, éste no habría de quedarse con los brazos cruzados y rescató a su prole, de una vez por todas, ipso facto, ordenando a Olguín Álvarez hacer el trabajo sucio, puesto que éste es sacrificable y renunciable, no así el propio Higuera Gómez. “Pues ni modo que el Procurador ejecutara a su propio hijo, ni modo que ordenase su consignación. Sería iluso pensar que actuarían apegados a derecho, conociendo cómo Higuera Gómez, sus incondicionales, su hijo y su propio despacho tuercen la ley para beneficio propio”.
Con esa resolución a favor, ahora, los que acusaron a Édgar Higuera deberán de andar con cuidado, porque “las represalias de un Procurador todo poderoso son graves. Aquí, los abogados conocemos varias historias dramáticas, graves, que no son escuchadas ni vistas y mucho menos atendidas por quien protege a Higuera: el gobernador, Mario López Valdez”, dijo.
PGJE. Abuso, prepotencia y violaciones a las normas.
PGJE. Abuso, prepotencia y violaciones a las normas.

Abusos, con la venia del sistema
Criminalistas y abogados independientes denunciaron el hecho de que en 10 días, el hijo del Procurador saca ventaja del trabajo sucio de incondicionales y obtiene el perdón fast track en imputaciones criminales.
El criminólogo Leonel Valenzuela Gastélum, aseguró que en Sinaloa no sorprenden resoluciones al vapor en favor de funcionarios, sus hijos o sus clientes, pues en la entidad “no se respetan las normas del procedimiento”.
“Para un simple ciudadano, la investigación dura bastante tiempo, pero cuando hay hijos de funcionarios se les da celeridad; en consecuencia, tendríamos que ser hijos de políticos, de funcionarios o estar incrustados en la estructura del gobierno para tener celeridad en los procesos”.
El caso de Higuera Junior es un mensaje de abuso de autoridad, prepotencia, violación de garantías individuales o de derechos humanos, de no respeto a las normas de justicia, de opacidad, que debe de resolverse quitando conocer del caso o de su definición a la familia del denunciado.
Sin embargo, afirmó, en Sinaloa no sucede sino empeora, porque la inconformidad que la defensa deberá de plantear contra la exoneración de Higuera junior caerá en manos del padre de éste, el procurador Higuera, por lo que es indudable que ratificará el no ejercicio de la acción penal.
En definitiva, asegura, Valenzuela Gastélum, en el caso de Jesús Enrique Villa Medina y Olegario Lim Villa en contra de Édgar Higuera Beltrán, no existió la transparencia debida, y más grave aún, todavía existe la opacidad en la PGJE de Sinaloa.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 960
20 de junio del 2021
GALERÍA
Afectaciones como árboles caídos y cables de luz, tras el paso de la tormenta 'dolores' por México
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2019 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.