sábado, enero 22, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Pignoración frijolera amañada en el norte

Frijoleros del norte. Que nos paguen.
Frijoleros del norte. Que nos paguen.

Nuevamente, el Gobierno del Estado se burló de los campesinos, de los hombres de huarache que hacen producir la tierra. Y es que el programa de pignoración de 50 mil toneladas de frijol paró en manos de agricultores “cuates” del gobernador Mario López Valdez y en empresas que reciben pago de cuotas por apoyar al “Gobierno del Cambio”.
Furiosos, rumiando su molestia por lo que consideran un engaño, un grupo de productores pidieron cuentas claras a López Valdez, pues miles de toneladas de frijol azufrado quedaron fuera de mercado y a merced de los “coyotes”.
Su molestia la expresaron en una marcha por las calles de la ciudad y un mitin afuera de la Secretaría de Agricultura, en Los Mochis.
Julián López Moreno marchó en ella. No le quedaba de otra, justificó, porque de alguna manera debe exigir el pago de su cosecha de frijol, que está en las bodegas de Cintar (Comercializadora Internacional Arizona).
Él dice, prefiere andar en la calle que enfrentar a sus cobradores, pues ya no le quedan mentiras en la cabeza para ganar tiempo. Debe el agua con la que regó 18 hectáreas de frijol, el crédito que sacó en Financiera Rural, un préstamo para pagar la labranza y la renta de la trilla, y hasta la comida en el abarrote de la esquina.
Vive de lo que le prestan sus hermanos o cualquier vecino, a quienes recurre con pena y vergüenza para poder pasar el día. Anda de arrimado con su suegra o su madre. “Ando como trapeador, todo jodido”, se lamenta.
Julián López señala que la empresa Cintar dice no tener dinero para pagarle su cosecha de frijol que ya tiene en sus bodegas. Pero tampoco se la regresa.
“Nos están chingando, y el gobierno tiene la culpa, porque ofreció pignorar, confiamos en él y ahora aquí estamos, todos jodidos”.
Por eso, él marcha para mostrar su molestia, junto con cien campesinos más.
Jesús García Cota y Rosario Ruiz Ibarra, dirigentes del Frente de Defensa de Productores Agrícolas de Juan José Ríos y del valle de El Carrizo, respectivamente, afirmaron que la pignoración de las 50 mil toneladas de frijol quedó en manos de los amigos del gobernador, Mario López Valdez y que resultan ser grandes productores.
Indicaron que los productores de cinco y diez hectáreas fueron excluidos. Y peor aún, estafados por las empresas a las que Malova cedió la facultad de pignorar el grano. Cintar es una de ellas. Y retaron al titular de la Secretaría de Agricultura, Juan Guerra Ochoa, a revelar el padrón de beneficiados.
García Cota consideró que el gobierno miente en la pignoración, pues éste resultó ser un negocio para unos cuantos que afecta a muchos. Unas pocas empresas venden caro, y compran barato y en ocasiones ni pagan las cosechas. Son peores que los “coyotes”.
Cristhian Burgos Bojórquez, presidente de la Unión de Maquileros de la República Mexicana, quien se sumó a la marcha porque resultan terceros perjudicados con la insolvencia económica de los frijoleros, aseguró que en gira de trabajo por Los Ángeles, California, detectaron que Cintar tiene saturado de frijol los anaqueles de los mercados. “Y no es frijol viejo, es nuevo. Para nuestra percepción, de la cosecha actual. Creemos que Cintar ya colocó en el mercado el frijol pignorado, lo que es una traición. El gobierno debe de investigar a esa empresa”.
Guerra Ochoa, secretario de Agricultura estatal; Rolando Zubía Rivera, presidente de la delegación de Sagarpa (Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación) en Sinaloa, y Germán Escobar Manjarrez, presidente de la Liga de Comunidades Agrarias del estado, han defendido el programa de pignoración, al afirmar que sirvió para regular el precio y garantizar que el consumidor lo adquiera a un precio razonable, a fin de mantener la demanda.
Sin embargo, los tres reconocieron problemas de liquidez en la pignoración, el cual, dicen, se resolverá en los próximos días, cuando la Secretaría de Hacienda libere el presupuesto extraordinario gestionado por el Gobernador.
Guerra Ochoa dijo que el problema actual de la caída de precios y de la falta de colocación se debe a la siembra incontrolada de frijol, que provocó una cosecha abundante. Los productores pequeños se quedaron sin cobertura, y son los que están expuestos a los riesgos.
Anunció la apertura de un nuevo programa de pignoración. Pero las nuevas ofertas de rescate de la cosecha de frijol 2014 nadie las cree.
Ni los líderes Jesús García y Rosario Ruiz, mucho menos, Julián López, que a pleno rayo de sol demanda a pecho abierto: “que me paguen mi frijol”.
Sigue en la marcha. Espera que la movilización sirva de algo, pues además del desinterés de los de huarache, ahora luchan contra los favores que Malova les da a sus “cuates” del frijol y las “cuotas” de pignoración que les da a las empresas grandes, como Cintar.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 990
16 de enero del 2022
GALERÍA
La erupción de un volcán submarino cerca de Tonga, en el Pacífico Sur, provocó un tsunami
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.