jueves, diciembre 8, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Otro policía a juicio por crímenes en Sanalona

LA EXIGENCIA DE JUSTICIA. Irritación ciudadana.

Luis Antonio está acusado de ser uno de los cuatro elementos del grupo Elite que dispararon contra el vehículo en el que circulaban las jóvenes.

Otro agente del grupo Elite de la Policía Estatal Preventiva será enjuiciado por el asesinato de dos mujeres en Sanalona y el comandante del grupo, también acusado, será testigo.

Lea también: Condenan a 15 años a policía Elite por homicidio en el caso Sanalona

El agente que será llevado a juicio oral es Luis Antonio “B”, detenido en agosto del año pasado.

Las víctimas son las primas Ana Carolina y Andrea Candelaria, por el delito de homicidio; y por homicidio en grado de tentativa, Julio César y Dulce María.

Los cuatro viajaban en un vehículo en el templete de la presa Sanalona cuando elementos del grupo Elite les dispararon sin justificación alguna, entre las 0:30 y las 1:30 horas del 27 de enero de 2020.

Andrea Candelaria murió de un disparo en el tórax y Ana Carolina de un disparo en la cabeza.

En el proceso contra Luis Antonio la semana pasada, la jueza Dulce María Villegas Soto dictó el auto de apertura de juicio oral por los delitos de homicidio con ventaja, homicidio en grado de tentativa, abuso de autoridad y delitos cometidos por servidores públicos.

El primer policía en ser detenido y sentenciado es Joel Noé, condenado a 15 años ocho meses de prisión y cuya sentencia se encuentra apelada por la Fiscalía debido a que la pena mínima es de 16 años seis meses y el juez Sergio Valdez aplicó una menor a la establecida en el Código Penal.

Por el homicidio de las jóvenes tienen órdenes de aprehensión el agente Ismael “A” , quien según los peritajes es quien efectuó la mayoría de los disparos, y el policía Alfredo “D”.

El coordinador del grupo Elite, Carlos Alberto, conocido como comandante Níquel, también fue imputado por los delitos de encubrimiento por favorecimiento y delitos cometidos por servidores públicos, pero el primero se lo retiraron y por el segundo le concedieron una suspensión; y por abuso de autoridad enfrentará un juicio.

En los meses previos, Luis Antonio consideró la posibilidad de aceptar la responsabilidad en un procedimiento abreviado y obtener una condena reducida.

En las negociaciones con la Fiscalía General del Estado el acusado no pudo llegar a un acuerdo sobre la condena que le sería impuesta y desistió el procedimiento abreviado y decidió ser juzgado en un juicio oral.

La semana pasada la FGE presentó la acusación contra Luis Antonio y celebraron la audiencia en la que tanto la Fiscalía como la defensa dieron a conocer las pruebas que presentarán en el juicio.

Al iniciar la abogada defensora, Claudia Torres presentó un documento en el que proponía testimoniales de peritos y peritajes que no había ofrecido en su oportunidad para contestar la acusación de la Fiscalía en abril y la jueza lo rechazó por carecer de fundamento legal.

Luis Antonio está acusado de ser uno de los cuatro elementos del grupo Elite que dispararon contra el vehículo en el que circulaban las jóvenes.

De acuerdo con los peritajes, el vehículo tenía 22 disparos pero en el lugar de la agresión localizaron 23 casquillos de los cuales Luis Antonio disparó tres con su fusil Galil.

Joél Noé, ya sentenciado, disparó uno; Ismael, que se encuentra prófugo, disparó 18 balazos; y Alfredo, también prófugo, disparó uno.

Según los peritajes los fusiles de los agentes fueron limpiados después de la agresión y dieron negativo a la prueba que realizaron para determinar si habían efectuado disparos recientes, pero en el análisis de los casquillos determinaron con cuáles armas dispararon.

Entre los testigos que llevará la Fiscalía se encuentra el comandante Níquel, que hasta hace unos meses era imputado.

Al jefe del grupo la FGE lo acusó de abuso de autoridad, delitos cometidos por servidores públicos y encubrimiento por favorecimiento.

Según la FGE, el comandante permitió que alteraran la escena del crimen para simular que se trató de un enfrentamiento, mantuvo privados de la libertad a los dos sobrevivientes de la agresión y no separó y desarmó a los agentes que dispararon.

Durante la investigación, los peritos establecieron que sí alteraron la escena del crimen pero que el comandante no había tenido intervención por lo que el ministerio público le retiró el delito de encubrimiento.

Por delitos cometidos por servidores públicos en noviembre del año pasado la jueza le concedió una suspensión condicional del proceso con la que evita el juicio oral y debe pagar la reparación del daño a las víctimas.

Por el delito de abuso de autoridad buscó una suspensión pero le fue negada y enfrentará un juicio oral.
Luis Antonio, además del homicidio y homicidio en grado de tentativa, está acusado de alterar la escena del crimen.

De acuerdo con la FGE, el agente y sus compañeros pusieron pólvora en las manos de Andrea y Ana Carolina; sembraron dos casquillos dentro del vehículo y una pistola a un costado de la carretera; e inventaron que un quinto pasajero del vehículo se había dado a la fuga.

Los policías pretendía hacer creer que se desde el vehículo les dispararon y ellos repelieron la agresión.
El día del asesinato, el secretario de Seguridad Pública del Estado, Cristóbal Castañeda Camarillo, convocó a conferencia de prensa y dijo que se había tratado de un enfrentamiento que dejó como saldo dos jóvenes muertas, un hombre y una mujer detenidos y un arma asegurada.

Luis Antonio también es acusado de alterar el informe policía homologado en el que señalan que fue un tiroteo y de retener a los dos sobrevivientes de manera injustificada.

Los sobrevivientes, Julio César y Dulce María, fueron detenidos alrededor de las 2:00 horas y hasta al filo de las 9:00 horas los llevaron al Ministerio Público para ponerlos a disposición pero el fiscal se negó a recibirlos por retención prolongada y entonces los trasladaron al Tribunal de Barandilla por supuestamente alterar el orden público en estado de ebriedad, pero una hora después quedaron en libertad porque no se acreditó la falta.

El policía ya sentenciado, Joel Noé, fue declarado culpable solo del homicidio de Ana Carolina, ya que la ojiva encontrada en el cuerpo de Andrea no coincide con el calibre que disparó el agente
El agente también fue declarado culpable del delito de abuso de autoridad y absuelto de delitos cometidos por servidores públicos y homicidio en grado de tentativa.

El juicio contra Luis Antonio será programado en las próximas semanas.

Artículo publicado el 13 de noviembre de 2022 en la edición 1033 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1036
GALERÍA
Cientos de personas, entre ellas el gobernador Rubén Rocha asistieron a la CdMx a la marcha convocada por el presidente Andrés Manuel López Obrador
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.