domingo, febrero 5, 2023
  • 00
  • Dias de Impunidad

¿Por qué propone Espino negociar con los narcos?

DURANGO, DURANGO, 06NOVIEMBRE2021.- El político Manuel Espino Barrientos dejó temporalmente el cargo de Comisionado del Servicio de Protección Federal (SPF), que venía desempeñando desde febrero de 2020, para contender por la candidatura del partido Morena a la gubernatura de Durango.
FOTO: ESPECIAL /CUARTOSCURO.COM

Le mandó su propuesta al presidente; la guerra ha fracasado y debemos explorar alternativas, dice el ex dirigente nacional del PAN, ahora integrado a Morena

“Hemos llegado al punto en donde el gobierno no puede actuar sin los narcos. Ellos están arraigados en la dinámica política, económica y social de México, nos guste o no, y por eso yo sugerí, hace un año, buscar el diálogo con miembros del crimen organizado en un afán por pacificar al país”, consideró Manuel Espino Barrientos, ex comisionado del Servicio de Protección Federal, en referencia a una “sugerencia” hecha a la Secretaría de Gobernación, el año pasado.

La sugerencia causó controversia en las redes sociales y en medios de comunicación de todo el país, obligando a Espino Barrientos a aclarar lo siguiente:

“Ahora bien, esa es sólo una propuesta que busca mejores alternativas para, dentro de un tiempo, abrir la posibilidad de que este diálogo ofrezca oportunidades de reinserción social a los miembros del crimen organizado y que ello logre que estas personas contribuyan a arreglar el daño que han causado durante los últimos 16 años”, explicó.

“Con ello se buscarían formas para que, legalmente, los miembros del crimen organizado puedan disponer de su dinero, no para comprar armas ni para pagar sicarios o corromper funcionarios, sino para generar negocios lícitos, productivos, que ayuden a la construcción de hospitales, escuelas, carreteras, siempre en acuerdo con el gobierno, pero sin que eso implique perdón a sus delitos”, opinó el ex líder nacional del PAN.

La propuesta de Espino Barrientos no es nada nuevo, pues el recién electo presidente de Colombia, Gustavo Petro, está planteando algo similar para pacificar a su país, luego que la guerra contra el narco fracasara; el dirigente colombiano ofreció negociar con ellos sentencias menos severas a cambio de que dejen las armas.

“Es lo que debemos hacer en México; negociar, porque la guerra con las armas no ha solucionado nada, y lo vimos con el presidente Felipe Calderón y no funcionó, ni tampoco con Peña Nieto, y afortunadamente el presidente Andrés Manuel López Obrador se ha aferrado a su política de abrazos no balazos porque él sabe que la violencia no es el camino”, observó el ex funcionario.

Víctor Gerardo Garay Cadena, ex jefe de Operaciones Especiales de la antigua Policía Federal durante la administración de Felipe Calderón Hinojosa, opinó que la propuesta de Espino Barrientos a la larga va afectar al país más que ayudarlo, porque los grupos criminales no siguen una ideología, sino el color del dinero.

17 DE OCTUBRE EN CULIACÁN. La presencia del monstruo.

“No se trata de grupos que sigan ideologías de ningún tipo, sino de personas que lo único que los mueve es el dinero; en eso se resumen los intereses del crimen organizado. Por eso lo peor que puede hacer el gobierno es buscar la llamada pax narca, porque a la larga nos va a comer a todos”, consideró Garay Cadena.

El presidente López Obrador, por su parte, descartó la idea de negociar con el narco; dijo que en ningún momento Espino Barrientos le propuso negociar con miembros del crimen organizado.

“Hemos definido una política de cero corrupción y cero impunidad, y en el caso del combate a la delincuencia, tanto la organizada como a la de cuello blanco, no hay ningún pacto”, dijo el presidente en una de sus conferencias mañaneras.

Las negociaciones entre gobierno y grupos del crimen organizado ya se habrían dado bajo la mesa, consideraron expertos consultados por este semanario, y uno de los más sonados fue el caso del general Mario Arturo Acosta Chaparro, que en 2007 fue sacado de la prisión por el fallecido Secretario de gobernación, Juan Camilo Mouriño, para que negociara con el crimen organizado. Y tras un “análisis profundo”, entre los dos habrían acordado favorecer al Cártel de Sinaloa y acabar con el resto de los cárteles, ya que de ese modo sería más fácil pacificar al país.

“Muchas personas estuvieron enteradas de ese pacto, y durante algunos años les funcionó, hasta que el cártel con quienes habían negociado, que era el Cártel de Sinaloa, se fracturó y el país entró en un nivel de violencia sin precedente. Por eso pienso que no es buena idea este tipo de negociaciones”, consideró un general brigadier del ejército mexicano, quien habló con Ríodoce bajo la condición de no revelar su identidad.

El planteamiento de Espino Barrientos no tiene tapujos, pues busca que los acuerdos con los cárteles sean dentro de un marco legal, incluso, habría transcendido un supuesto acercamiento entre él y representantes de narcos.

Sobre ese acercamiento, Espino Barrientos explica que no fue él quien los busco, sino que se le acercaron durante el último trienio de 2021, cuando su nombre empezó a sonar como posible candidato de Morena a la gubernatura de Durango: “Había otros aspirantes y yo levanté la mano y dije, yo le entró”, según recuerda.

Fue entonces que lo abordaron miembros del crimen organizado, según narró el mismo durante una llamada telefónica con este semanario, y sin tapujo le preguntaron cómo procedería contra el narco, a lo que el político les contestó: “No puedo estar con ustedes porque sería complicidad, pero tampoco podría actuar como si ustedes no existieran, ya que los narcotraficantes definitivamente están aquí”.

“Yo sabía que eran parte de la realidad social, económica, política, empresarial. Los gobiernos llegan y se van, pero los narcos se quedan, y que por tanto el gobierno no podía tomar decisiones como si no hubiera narcos, pero que tampoco podía tomar decisiones que no fueran de su conveniencia porque estaría la posibilidad de que reaccionaran de manera violenta”, explicó.

–¿Qué quiere decir con eso?–, se le cuestiona.

–Que hemos llegado al punto en donde el gobierno no puede actuar sin los narcos. Ya están arraigados en la dinámica política, económica y social de México, nos guste o no; lo que yo sugerí, de ser gobernador, fue buscar las formas para que legalmente el crimen organizado pueda disponer de su dinero, no para comprar armas, no para pagar sicarios, no para matar gente o reclutar a ciudadanos o corromper funcionarios, sino que mejor se utilicen esos recursos para generar negocios lícitos, productivos, para que ayuden a las víctimas de la violencia, para que ayuden al desarrollo de infraestructuras: hospitales, escuelas, carreteras, siempre en acuerdo con el gobierno pero sin que eso implique perdón a los delitos.

“Tras ese acercamiento que tuvieron conmigo, se dijo que yo soy un interlocutor entre el gobierno y el crimen organizado, o que yo propuse una estrategia para pactar con los narcos, cuando la verdad es que no estoy proponiendo nada en concreto, sino considerar la posibilidad de abrir el diálogo con los grupos de crimen organizado para pacificar al país.

“Lo propuse hace un año a Gobernación y a la secretaria de Seguridad, Rosa Isela Rodríguez, y hasta entregué un documento tratando de justificar el porqué es una alternativa viable. El proponer alternativas no es un delito ni es inmoral; al contrario, la solución a la guerra que nos dejó instalada Felipe Calderón en 2006, ya requiere una solución”, dijo Espino.

“¿Y qué me motiva hacer esto? Primero mi especialidad es seguridad en inteligencia y estrategia. Este tipo de pactos han existido en todo el mundo; por ejemplo, después de la segunda Guerra Mundial, durante la Guerra Fría, por lo menos 50 países recurrieron al diálogo y al perdón para ponerse de acuerdo y acabar con conflictos de mucho tiempo. El diálogo ha funcionado en muchos países, y si ha funcionado en otros lugares, por qué no intentarlo en nuestro país, cuando todo lo que se ha intentado ha fallado.

“La oposición, el PAN, PRI, PRD, MC, anteponen sus intereses políticos por encima del interés nacional de conseguir la paz. Afortunadamente el presidente se ha sostenido en su política de abrazos no balazos, aún cuando recibió un país en llamas, y en lo que va de su sexenio los ha disminuido, lo que significa que su política de no confrontación, funciona”.

Artículo publicado el 06 de noviembre de 2022 en la edición 1032 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1045
GALERÍA
El ex gobernador de Sinaloa, Jesús Aguilar Padilla fue despedido por familiares y políticos. El gobernador Rubén Rocha Moya y su gabinete hicieron guardia durante homenaje póstumo en Palacio de Gobierno.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.