La mezquindad en el PRI

ALEJANDRO MORENO. ‘El perro del mal’

El PRI atraviesa el momento más complejo de su historia.

Alejandro Moreno, “Alito”, no es un dechado de virtudes políticas y tampoco su trayectoria en cargos administrativos es para presumirse.

En diversos audios difundidos por la Gobernadora de Campeche, “de manera ilegal, pero eficaz” dijera Ciro Gómez Leyva, se deja ver como un político deshonesto y sin escrúpulos.

Pero de eso a ser el causante de las derrotas del PRI existe un largo trecho, lo que no impide que sean sus propios cofrades quienes lo tienen convertido en “perro del mal”, sin importarles abonar con eso a la campaña en la que el Gobierno Federal utiliza como ariete a Layda Sansores, política de la misma o peor ralea que “Alito” y quienes lo cuestionan.

La mezquindad de personajes como Miguel Ángel Osorio Chong, Claudia Ruiz Massieu, ex gobernadores y algunos legisladores, emerge tratando de arrebatar la dirigencia, ya no para rescatar y reencauzar el partido, sino para convertirse en interlocutores del gobierno y negociar en favor de sus propios intereses.

“Alito” con todo y sus defectos que el gobierno se está encargando de magnificar, se enfrentó con López Obrador desde la Cámara de Diputados e impidió, junto con el PAN, PRD y MC, la reforma constitucional en materia de energía eléctrica.

Su discurso y conducción política fueron sin duda las de un lider opositor, a sabiendas de que esa posición contraria a palacio nacional le iba a acarrear consecuencias, tal y como se lo advirtió Manuel Velasco, por encargo dijo, del Secretario de Gobernación.

Hoy que Alejandro Moreno sufre este acoso, con la consabida aplicación selectiva de la justicia penal, enfrenta también la arremetida política de sus correligionarios que lo quieren dejar solo; defenestrado y entregado en “charola de plata” a ese gobierno del que por definición debían ser opositores, pero con el que están siendo mas bien obsequiosos colaboradores.

Los ex presidentes del PRI, Osorio, Ruiz Massieu y algunos exgobernadores, lejos de mostrar inteligencia enseñan ruindad, falta de nobleza y un desespero por ayudar al gobierno a acabar con el presidente de su partido.

De ellos no van a “aparecer” audios puesto que no tienen ni la más mínima intención de ser opositores y los que ya, más de alguna vez aparecieron, se olvidaron o en otros casos fueron suficientes para someterlos.

¿Alguien puede plantearse con seriedad que saliendo “Alito” del PRI regresarán en cascada los triunfos electorales?

Claudia Ruiz Massieu y Osorio Chong, cabezas visibles de este movimiento, ¿Tendrán los atributos personales y políticos para un liderazgo que haga recuperar al PRI sus viejas glorias?

Es obvio que no, el proceso de degradación y pérdida de fuerza del PRI hasta llegar a este momento, tomó al menos 30 años y si alguna posibilidad de recuperación existe será igualmente lenta y prolongada en el tiempo.

Esto no es dificil de entender y creo que bien lo saben los propios detractores del presidente tricolor, pero es tanta su prisa por sentarse ante la silla del gobierno y ser los nuevos interlocutores, que no les importa arrasar con lo poco que queda del otrora invencible.

Aunado a su interés particular, está por demás demostrado que no existe en el ADN priísta el gen para ser opositores y ni las mutaciones sufridas con su salida; regreso y otra vez salida del poder lograron desarrollarlo.

Estos mismos “connotados” priístas que propalaban la versión de que “Alito” debía dejar la dirigencia porque “se había entregado al gobierno” a cambio del perdón de sus delitos y la gubernatura de Hidalgo y que por ello votaría a favor de la reforma eléctrica, lo vieron actuar como oposición con el voto en contra y de inmediato cambiaron la “justificación” de su salida, ahora con el argumento de las derrotas electorales.

Toda esta caterva del priísmo sirve bien a la intención de boicotear la cruzada opositora e impedir que la coalición para el 2023 y 2024 se concrete. Osorio y sus adláteres escogieron muy bien el peor momento para su revuelta.

Por eso van a insistir, porque lo que persiguen es una causa personal y de superviviencia. No están haciendo política, al menos no de la buena.

Saben que si logran su propósito de dejar a Alejandro Moreno sin protección; sin solidaridad partidista; a merced de la furia del régimen, tendrán como recompensa un amplio canal de comunicación para negociar y ponerse a salvo de persecuciones.

¿Ser oposición?… eso queda para el romanticismo. Ellos se autodefinen como “gente del poder” y quieren estar con el poder.

¿En cuanto al color? ¡Menos les preocupa! En el núcleo del poder no hay colores. Son daltónicos…

Artículo publicado el 10 de julio de 2022 en la edición 1015 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
  • 00
  • Dias de Impunidad
RÍODOCE EDICIÓN 1106
GALERÍA
Más de 120 mil personas, entre locales y de diversas partes de la República se concentraron en el gran malecón de Mazatlán para presenciar el Eclipse Total de Sol.
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.