lunes, junio 27, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Fórmulas lácteas, socavando la lactancia materna: OMS

biberón

Una de las formas más eficaces de garantizar la salud y la supervivencia de los niños es a través de la lactancia materna.

Por sus beneficios, especialmente durante los primeros días de vida, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda al menos seis meses de lactancia materna exclusiva, es decir, que no se complemente con alimentos ni líquidos, incluso agua.

Los bebés deben ser amamantados bajo demanda, con la frecuencia que el niño quiera, día y noche. A partir de los 6 meses de edad, los niños deben comenzar a comer alimentos complementarios seguros y adecuados mientras continúan amamantando hasta por 2 años o más.

La leche materna contiene todos los nutrientes necesarios para el desarrollo de los lactantes, además de que también contiene anticuerpos que son esenciales para su protección en edades tempranas.

Se ha demostrado que los niños amamantados se desempeñan mejor en pruebas de inteligencia, son menos propensos al sobrepeso o la obesidad y a padecer diabetes en la adultez. Las mujeres que amamantan también presentan un menor riesgo de padecer cáncer de mama y de ovario.

Las fórmulas como sustituto de lactancia

El uso de fórmulas para lactantes en sustitución del pecho es cada vez más común, aun cuando su adopción implica un gasto extra.

Ya sea por las ocupaciones de la sociedad moderna, en la que las mamás juegan un rol muy importante en el mercado laboral o simplemente por la comodidad que brindan, los sucedáneos se han popularizado tanto que en la actualidad solo el 41 por ciento de menores de seis meses reciben lactancia materna exclusiva.

Los bebés alimentados exclusivamente con leche materna presentan una mortalidad 14 veces menor que los que no reciben lactancia materna.

Aunque no se recomienda alimentar con sucedáneos si se puede dar pecho, existen algunas razones médicas por las cuales es necesario alimentar solamente con fórmula, por ejemplo, los nacidos con bajo peso (menores a 1 kilo y medio), prematuros, con hipoglicemia o que presenten alergias a uno o más componentes de la leche.

Por parte de la madre también pueden existir afecciones que justifiquen el uso de sucedáneos, como infección por VIH, enfermedad grave que la imposibilite a dar pecho, enfermedad cutánea, el uso de ciertos medicamentos, uso de sustancias o enfermedades contagiosas que pongan en peligro la salud del bebé.

¿Qué contienen las fórmulas infantiles?

Las fórmulas infantiles se constituyen de manera distinta según sea su naturaleza, pero en general podemos encontrar derivados lácteos, ya sea leche de vaca o incluso de cabra, aceites vegetales, almidones, carbohidratos, prebióticos y probióticos, y algunos micronutrientes como ácidos grasos y vitaminas y minerales.

Entre los principales aceites que se utilizan se encuentran el de girasol, cártamo, soya, maíz, palma, canola o coco. La mayoría de estos generan reacciones inflamatorias cuando se consumen.

El carbohidrato que domina es la lactosa, el azúcar natural de la leche, aunque se puede encontrar maltodextrina, un carbohidrato que funciona bien en mezclas de grasas en forma de polvo.

La OMS contra la comercialización incorrecta de fórmulas

Desde 2014, la OMS en conjunto con Unicef, establecieron una red de monitoreo llamada NetCode. La finalidad de este instrumento es empujar para que todos los sectores a nivel mundial estén protegidos contra la comercialización impropia y poco ética de sucedáneos de leche materna.

Esta red de monitoreo además busca que se respete el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna, adoptado por la 34 Asamblea Mundial de la Salud en 1981, y que se desarrolló debido a los informes de casos de malnutrición grave y muerte de lactantes y niños de corta edad como consecuencia del consumo de preparaciones para lactantes contaminadas o diluidas.

La comercialización incorrecta que menciona la OMS es toda aquella práctica que socava la lactancia materna, cuyas tasas van a la baja, mientras que las ventas de sucedáneos cada vez son mayores y resisten cualquier tipo de recesión económica.

El Código prohíbe todo tipo de actividad promocional, incluida la publicidad al público, de los productos que se comercialicen o se representen de otro modo como un sustituto parcial o total de la leche materna.

No debe permitirse la circulación de muestras gratuitas ni la exposición de productos, carteles o material de promoción.

Estas regulaciones buscan disminuir el uso de sucedáneos para sustituir la lactancia materna.

Artículo publicado el 15 de mayo de 2022 en la edición 1007 del semanario Ríodoce.

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
RÍODOCE EDICIÓN 1013
26 de junio del 2022
GALERÍA
Destruye FGR en Culiacán 45.9 mil litros y 15.2 mil kilos de sustancias químicas para elaborar drogas sintéticas
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.