jueves, enero 27, 2022
  • 00
  • Dias de Impunidad

Vender libros, un oficio de resistencia

JESÚS TORRES SÁNCHEZ. El librero que resiste los embates tecnológicos en la colonia Tierra Blanca.

A cambio de despensas José de Jesús Torres Sánchez ofrece ejemplares de literatura, historia, medicina

José de Jesús Torres Sánchez es conocido como “El señor de los libros”, pero también como ese personaje ha resistido a los ‘embates’ tecnológicos que desplazan a las publicaciones impresas.

Pero sigue ahí entre decenas de libros de medicina, literatura, historia, que no han encontrado lectores desde que llegó la pandemia. Durante más de 30 años había tenido su puesto al interior de la Escuela de Enfermería, pero tuvo que ampliar sus horizontes y se instaló a un costado, por la calle Josefa Ortiz de Domínguez, en la colonia Tierra Blanca.

Dice que ya son pocos los libreros que quedan en Culiacán, porque no es negocio, además en estos momentos, la gente prefiere comprar medicinas que un libro.

Algo tenía que hacer para seguir trabajando y puse un letrero afuera para intercambiar libros por despensas, así sobrevivo yo y ayudo a otras personas que lo necesitan”, explicó.

“Hay personas que también me donan libros que ya no quieren y yo los pongo ahí afuera para que la gente se los lleve y los lea. Los que de plano no sirven los vendo al reciclaje”.

Seguir el oficio

Desde que tenía 12 años acompañó a su padre Rafael Torres Huppertz, de oficio librero en el puerto de Mazatlán. Años después se mudaron a Culiacán pero siguieron en el mismo negocio. Esa profesión ya le pertenecía.
“Fue algo natural, toda mi vida anduve junto a mi padre entre los libros y fue como la herencia que me dejó, además él mismo me ayudó para tener mi espacio desde que se fundó la Facultad de Medicina hasta que mi tiempo ahí terminó”, contó.

“En realidad nunca ha sido el gran negocio la venta de libros pero hay que hacerlo porque es algo muy bonito, ahora que la situación está difícil la gente viene y me trae despensas y libros”.

Los alumnos actuales, contó que difícilmente compran impresos, el Internet los avasalló, pero aún así considera que los libros no desaparecerán.

“La lectura es el mayor regalo que le podemos dar a la humanidad por eso no hay que dejar de estar presentes con los libros”.

Libros por despensas

En las afueras de la librería de José de Jesús está una carreta blanca, ahí generalmente coloca los libros que circulan entre los curiosos que por ahí pasan. Algunos los regresan y otros no. También pende de ahí un letrero que dice: acopio de libros y cambio libros por despensas.

A partir de entonces los visitantes se tropiezan con los ejemplares, algunos que son para donación y otros para la venta.

“Este ha sido mi mundo toda la vida”, así lo describió el librero. Más adelante en la que debiera ser la sala, el comedor, están los estantes repletos de ejemplares, al fondo se verá sólo su cama.

No necesita más. Aseguró no saber hacer otra cosa aunque estudió una carrera universitaria, que no ejerce.

“Es hacer un bien a la humanidad, si no se fomenta no se logran lectores, viene de todo público. No me sobra dinero para vivir pero tampoco me falta y eso es ganancia”, apuntó.

Una labor espiritual

“No cualquiera resiste o aguanta este oficio, a veces sí he pensado hacer mandados para combinar, porque este es trabajo espiritual. Este es mi espacio a la medida y me gusta mucho estar aquí”, indicó “El señor de los libros”.

Sin considerarse un gran lector, indicó que lo mejor en estos tiempos es darle un libro a los niños, por eso también tiene filas de literatura infantil. Ahí está la clave para mejorar este mundo.

“Yo no salgo de aquí, es mi prisión domiciliaria con mis libros y no pido más. Sé que el libro es infinito y que nunca va a terminar”.

“Llega mucha gente que me conoce y me dona bibliotecas enteras y eso me mantiene activo, esto es mi vida”.
Al atardecer del día mencionó que sigue atento. Su espacio funciona a todas horas y desde adultos hasta niños llegan para conocer el mundo de los libros que ofrece.

Artículo publicado el 09 de enero de 2022 en la edición 989 del semanario Ríodoce.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
RÍODOCE EDICIÓN 991
23 de enero del 2022
GALERÍA
En Culiacán y Mazatlán exigen justicia para los periodistas asesinados en el país
COLUMNAS
OPINIÓN
El Ñacas y el Tacuachi
BOLETÍN NOTICIOSO

Ingresa tu correo electrónico para recibir las noticias al momento de nuestro portal.

cine

DEPORTES

Desaparecidos

2021 © RIODOCE
Todos los derechos Reservados.